CORTES DE CALLEs EN EL CENTRO Y MOVILIZACIONES

Caos en la ciudad tras reclamos salariales del FUSSI y el SOEM

La intersindical que comanda ATE marchó desde su sede hasta la Legislatura y los municipales iniciaron sus medidas de fuerza por separado para "no mezclar las causas". Hubo más de diez cortes de tránsito.
jueves, 6 de agosto de 2020 · 01:08

El Frente de Unidad y Solidaridad Sindical (FUSSI), por un lado, y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), por el otro, provocaron un importante caos vehicular en el centro de la Capital cuando se manifestaron para reclamar en contra de la reforma del Estado, un incremento salarial y la reincorporación y pase a planta de los precarizados capitalinos. Lo hicieron por separado ya que, según explicaron desde el SOEM, no querían que los reclamos se mezclaran.

Los sindicatos nucleados en el FUSSI se concentraron en la sede de ATE, en la esquina de Ayacucho y Prado, y marcharon hacia la Legislatura para dar una vuelta a la manzana antes de apostarse a lanzar las críticas contra las reformas que propone el Gobierno. Allí ya los esperaban varios simpatizantes de los partidos de izquierda MST y Partido Obrero. En un breve acto, todos los gremialistas apuntaron contra el Ejecutivo y denunciaron presiones contra sus compañeros para impedirles la participación en la marcha, y también para intentar dividir al frente de sindicatos estatales.

El secretario general de los trabajadores del IPV, Pablo Machado, fue el primero en pedir un “cambio” en la agenda del Gobierno.

“Es necesario recordarles al Gobernador y los legisladores que estamos cansados de la excusa de la pandemia. Estamos cansados de todas las propuestas de reformas que no son más que cortinas de humo para evitar hablar de las cuestiones urgentes: hoy nos urge hablar de la cuestión alimentaria. Hace siete meses que no se habla de recomposición y la última Asamblea Legislativa fue la única en democracia en la que ni siquiera se mencionó el tema”, disparó.

“Le pedimos a los legisladores que no nos den la espalda. Vemos cómo el Ejecutivo, por acción u omisión, consigue todo lo que se propone. Queremos que hagan lugar a la discusión que nos urge. No nos anima desafiar la enfermedad y no salimos porque nos gusta tomar sol o pasear. Venimos a visibilizar un conflicto que no fue provocado por los trabajadores”, remarcó Machado.
Iván Sarquís, coordinador del FUSSI, denunció que “hubo un interés de la patronal para que seamos pocos” en la marcha, pero destacó que “en este sector hemos defendido nuestros intereses mejor que lo que se defendieron los ministros de la Corte o los intendentes”. “Estamos en un proceso de formación de una Federación de trabajadores estatales, pensando en defender a los que somos la parte más fina del hilo. Por eso venimos a plantear nuestra agenda. Hace ocho meses que no discutimos salarios. No somos irresponsables, sabemos de las dificultades que tiene el Gobierno y la economía, pero hemos sido muy tolerantes ante los embates del Ejecutivo”, sostuvo.

Por su parte, el secretario general de ATE, Ricardo Arévalo, insistió en que la reforma del Estado es "tramposa y un retroceso para toda la clase trabajadora". "Deberían tomar el ejemplo del Gobierno nacional, que hacen todo lo contrario a las actitudes dictatoriales de este Gobierno que parece del macrismo. Este gobernador pretende que todo lo privado sea de él y sus amigos", disparó.

Arévalo llamó a los estatales a "luchar porque esto nos perjudica a todos, incluidos los privados, los activos y los jubilados". "Que no quieran vender lucecitas de colores porque solo vemos oscuridad en nuestro futuro. Le pido a los legisladores que intercedan para que el Gobierno se siente a discutir a los que representan a los trabajadores, que no nos tengan miedo. Somos pacíficos y de diálogo, pero que no nos jodan porque a los pícaros, pícaro y medio", advirtió. Para el sindicalista, el Gobierno "nos lleva a la línea de pobreza" y por eso es momento de discutir paritarias.

Por su parte, el SOEM inició su paro por tiempo indeterminado con un quite de colaboración de dos horas, que incluyó una asamblea en la sede del gremio y la posterior división en nueve pequeños grupos que cortaron las distintas intersecciones de calle Salta, lo que provocó un caos vehicular, con autos que desviaron incluso por la peatonal. En esta línea, para hoy prometían extender el quite de colaboración a tres horas y elevar la cantidad de cortes a catorce en puntos sorpresivos.n