sábado 28 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
La Pandemia

Con precauciones, distintos comercios van abriendo sus puertas en Catamarca

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Los negocios que pueden, los habilitados pese al DNU, van aggiornándose para poder ofrecer sus productos y servicios al público. Para empezar a reactivar su economía y otras pequeñas economías tienen que cumplir con las medidas sanitarias dispuestas por el COE Catamarca y las que son de dominio público. Entonces, servicio de delivery, cadetería y los “café al paso” se hicieron postal en la semana que está terminando, mientras se espera las nuevas propuestas del Gobierno para la etapa que sigue del aislamiento social preventivo y obligatorio por la enfermedad del coronavirus, que buenamente no registra casos en Catamarca.

En la cuadra emblemática de los hoteles y cafeterías, van y vienen los empleados con las bandejas. Guantes, barbijos y gafas de protección se suman a los respectivos uniformes de los cadetes espontáneos.

Y los carteles con ofrecimientos salen a la vereda con información imprescindible de números telefónicos y combos de promoción.

La cuarentena administrada aumentó de manera considerable el flujo de personas en las calles del Valle Central y la urgencia de la economía alentó, junto al paulatino levantamiento de medidas restrictivas, que muchos comerciantes opten por abrir sus locales.

Incluso algunos que no estaban habilitados también abrieron y fueron multados por los inspectores, que también vienen jugando su papel durante esta cuarentena que se va a extender hasta el 10 de mayo, por lo menos.

Propietarios y encargados habilitaron sus locales, sin atención directa al público, pero si tomando pedidos para que después los chicos del delivery puedan concretar las transacciones. Las vidrieras ofrecen los puntos de contacto, direcciones en la web o teléfonos, y algunas han matizado sus maniquíes con barbijos, aludiendo a la época.

Y casi desde el comienzo de la flexibilización han sido un furor los locales de comida rápida. Incluso las cervecerías, que venían funcionando muy bien, logran satisfacer a sus clientes con comida y bebida, claro.

A la espera de más flexibilizaciones y de que la enfermedad siga controlada, fundamentalmente dentro de los límites de Catamarca, pequeñas economías hacen el ensayo de reactivación para sobrevivir.

Mientras, muchísima gente plantea la apertura formal de sus actividades (hay quienes se arriesgan, es la realidad) y así poder circular con la tranquilidad de no necesitar un pretexto a mano.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
jalil entrego aportes para el desarrollo productivo en colonia del valle  

Te Puede Interesar