jueves 11 de julio de 2024
Noa Productivo

Sembrando y reforestando talentos

Economía del Conocimiento: Empresas B, Tecnología, ética, sinergia y datos

Por Redacción El Ancasti

Noaproductivo entrevistó a Rafael Ibáñez, líder de INCLUIT, empresa de tecnología cordobesa que está incorporando, capacitando y acompañando en la provincia a jóvenes talentos y tiene previsto un importante desarrollo local.

La decisión de instalarse en Catamarca obedece a una política empresarial que decidió mirar el interior del país, a experiencias previas y  a encontrar interlocutores locales que acompañaron la idea  y su desarrollo.

En esta etapa, son 17 los jóvenes que ya están trabajando y lo hacen para clientes nacionales e internacionales formando parte de un equipo que los contiene para su crecimiento personal y profesional. Y el proyecto es más grande. Un desafío de tres años y la creación de una centena de puestos de trabajo. 

•    De la pandemia y del encierro también surgieron oportunidades y nuevas experiencias. El mundo, nuestros mundos, se refugiaron, se interconectaron, se abastecieron y se vincularon a partir de la tecnología. 
•    La toma de conciencia del lugar que ocupa en esta realidad nos impulsó también a los que forjamos una comunicación casi artesanal o con básicas herramientas tecnológicas, a entender y utilizar nuevas palabras, comprender que mirar global no se contradice con sentir local y a atender lo que pasa en la intimidad de un sector que tomó las riendas del desarrollo.
•    Catamarca, muchas veces sujeta a las asimetrías de la distribución, puede  disimular su lejanía a los puertos, puede soñar con transformar kilómetros en datos y llegar a mercados distantes y concentrados desde una computadora.  

Oportunidad 

Con la intención de seguir indagando sobre el impacto y significado alcanzado por la tecnología en el día a día, de estos días, tuvimos la oportunidad de dialogar con Rafael Ibáñez, líder de una empresa tecnológica cordobesa, pero de alcance internacional, que está haciendo pie en nuestra provincia, formando jóvenes y proyectando oportunidades. 

Las fronteras, hoy, la marcan el acceso a los “datos”, a nuestra posibilidad de conexión a la red, a nuestra voluntad de entender,  prepararnos y reconocernos con la capacidad necesaria para ser parte de un sector en el cual la demanda de emprendedores o especialistas supera a la oferta. 

“Es bueno conversar  de lo que se quiere hacer, a donde se va y de la oportunidad única que nos está dando la circunstancia; por lo general se vive abrazando el contexto y confundiéndose y hoy se puede abrazar el contexto y aprovecharlo. Se puede tomar ventaja de la situación”. El diálogo comienza con ese análisis contundente. Rafael Ibañez tiene ventajas sobre nosotros, pudo avizorar este proceso unas décadas atrás y entender y prepararse para los tiempos que corren. Lo explica simple, “estas circunstancias nos igualaron en condiciones”. Poco menos de un año atrás pensar que una empresa que brinde servicios de alta calidad y compita internacionalmente no tenga concentradas sus operaciones en el microcentro porteño era una fantasía o una quimera. 

Porque sí

“En este minuto en Catamarca tenemos gente trabajando  para empresas de México,  Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y desde el próximo 15 de noviembre, de EEUU y muchas estas empresas no nos hubiesen dado la oportunidad si no fuera por la pandemia”, lo saben una veintena de jóvenes que se incorporaron a INCLUIT, pero también los que se están sumando a distintas empresas tecnológicas y se desarrollan personal y profesionalmente desde esta tierra norteña. 

“Determinamos que no existe el porque no” sentenció Rafael. En su haber la experiencia previa de instalarse en una localidad de 10 mil habitantes, sin universidad y en medio de la montaña (Mina Clavero) y sin embargo funcionar y detectar talentos abrió la puerta a mirar el interior. “Pudimos conversar con distintos actores de Catamarca, cuando se  encuentra el porque si, una de las cosas más importantes es encontrar un socio local” y lo encontraron. 

La empresa

IncluIT, ofrece y exporta servicios tecnológicos, específicamente software, en el país y el exterior y con un amplio abanico de clientes que va de servicios financieros a logística de transporte. Esa es su definición, pero está acompañada de conceptos: se construye día a día con un desafío claro, ser una Empresa B. “Las empresas deben tener el formato de Empresas B, donde deben existir 3 patas. Lo social, lo económico y lo ecológico, donde no sólo no agredís tu medio,  si no que sos actor de la reparación, por ejemplo no alcanza con ser ecológico, sino trabajar para recuperar lo perdido”. En una charla amena, tecnología y mate de por medio, las definiciones llegan sin pausa, están pensadas y elaboradas, “nuestra compañía tiene misión,  visión, valores y objetivos muy claros y los perseguimos, pero también estamos basados en propósitos. El propósito es crear oportunidades donde no las hay, activar el talento al próximo nivel como eje transformador social en los lugares donde operemos, tenemos un alineamiento con eso y todo el mundo lo entiende”. Crecer económicamente para ayudar, para reparar, para comprometerse. 

No fue ajena INCLUIT de las circunstancias, pero por su naturaleza, estaba preparada. Las flamantes oficinas están vacías, sin embargo son parte de un concepto que se cristalizará cuando todo pase. La compañía tiene su característica en el “workingfromhouse”, es decir, trabajar desde los hogares, después de un proceso que llevó su tiempo pero que les permitió la adaptación al encierro obligado. Sin embargo, y con una línea de acción que se diferencia de la tendencia, ese no es el futuro sentenciado. “Ahora nosotros creemos, tengo la fuerte creencia, porque está todo por escribirse, que la compañía será de “workingfor office”, de volver a trabajar juntos, en el mismo lugar” donde los talentosos se encuentren, “para compartir, para ver que le pasa a otro, para entenderse, para expresarse, para frustrarse y para elaborar juntos la superación de la frustración”.

Recuperar el valor de la mirada y la potencia de la sinergia creativa para superar las limitaciones de lo individual. 

Talentódromo

“Nuestras oficinas, que en Catamarca las tenemos, se transformarán en un talentódromo, un lugar donde la gente se junta para inspirarse, para tirar la vuelta juntos, para chuparse y aprovechar el impulso del otro, como en la bicicleta. Para aprender a tirar el sprint”, apasionado de la bici, los ejemplos del trabajo en equipo del pelotón, no podían faltar.“Somos una de las empresas que más formamos en el país y que más junior tomamos, porque creemos que es la base de la transformación. Tenemos una cultura junior. Cuando entra una persona a la compañía, esa persona trabaja a la sombra de otra (shadow) de una persona con más señority (experiencia), es decir tiene un coach sistémico (metodología y seguimiento)”. Recurro a Google e intento seguir el ritmo de las frases. 

En Catamarca los jóvenes que forman parte de INCLUIT, trabajan para marcas como Sancor, Banco de Córdoba, Pago Fácil, una empresa de seguridad de EE.UU., otra de leyes. “Nosotros empezamos el 10 de junio y ya estamos trabajando para seis empresas diferentes, quiere decir que  esas oportunidades las pudimos focalizar y aprovechar desde Catamarca”. Lo hacen acompañados, “se insertan en equipos que tienen experiencia, entran en un proceso maduro, ya existente y contenidos. Tenemos la necesidad de que mucha gente se capacite y la necesidad de que muchos que se fueron de Catamarca, vuelvan porque hay oportunidades”, lo pregona y lo siente así.

Sembrar capacitaciones

Ibañez ratifica su posición y la deja por escrito. “Es un poco lo que decimos en el libro, “Sembrando y reforestando talentos” haciendo analogías de aquellos lugares donde se cortan las maderas para construir en las grandes ciudades “lo que estamos haciendo es sembrar con capacitaciones. Que aquellos que se fueron vuelvan, porque  desde Catamarca se tienen las mismas oportunidades que en Buenos Aires , San Pablo o NY. Nosotros los  software  que hacemos lo desarrollamos para clientes locales y globales lo que buscamos es aumentar la siembra que lleva tiempo para que crezca el conocimiento”.

Definiciones 

•    “El talento está distribuido y las oportunidades centralizadas esto lo dice mucho la gente de Arbusta y tenemos que abrir las oportunidades”  (Arbusta es otra empresa del sector con fuerte contenido social)
•    “Si hay datos, hay oportunidades, se tiene que garantizar el acceso a la población”

•    “La tecnología tiene que estar basada en ética, vemos como las redes sociales ayudan a ganar elecciones, por ejemplo. Ahora se puede manipular la gente de forma masiva y de forma identificada de manera univoca. La utilización de la tecnología tiene que tener un marco ético que hoy no lo tiene y que los ciudadanos lo deben reclamar. Los usuarios vamos a tener que ser más activos y el poder cívico estar atento en lo que viene, se está jugando ese partido y no es fácil saber cuál va a ser el resultado”.

•    “Mientras haya datos, algo que tenemos que pregonar, para el trabajo, para el estudio, nos encontramos con una posibilidad. Estar donde hay que trasladarse menos, movernos en bicicleta, estar cerca de la naturaleza y los afectos y donde los requerimientos de vida son menos estresantes y donde hay más tiempo para estudiar facilitará el crecimiento. La mala noticia es que en este rubro nunca podés dejar de capacitarte”. 


•    “Cuando uno accede a periodistas o gente que hace investigación nuestro interés es tratar de llegar por capilaridad a la mayor cantidad de personas para brindar una oportunidad,  no estamos buscando clientes en Catamarca, o buscando una ventaja para conseguir clientes. Los medios cumplen un rol social de agregado de valor y en  este minuto estamos canalizando una oportunidad”.

•    “Hay un plan para subir a la gente mayor a la tecnología de manera no compleja, simplemente hay que construir los procesos y los espacios de capacitación. Los talentos están dados, hay que activarlos y visibilizarlos y a través del trabajo es como empoderas la persona para que crea en ella misma y a partir de esa creencia pueda crecer”.
100

“Nosotros somos 17 personas en Catamarca y nuestro plan es ser 100 en tres años, no es un número deseable sino buscable, es un objetivo y venimos muy bien. El equipo formado es muy interesante, el grupo es muy valioso, y este valor hay que  transmitirlo a otros”.

Industria del Conocimiento

Rafael Ibáñez reconoció el trabajo de los socios locales y recomendó a los jóvenes que se acerquen a las capacitaciones que se ofrecen desde el sector público. En su momento, en diálogo con el mg Carlos Acosta Parra, director de Industria de la Economía del Conocimiento,  comentó su deseo de que “La sociedad en general debe interiorizar y tomar esto (tecnología)  como una alternativa, más allá de los esfuerzos de distintos sectores, es muy importante que nos demos cuenta de esta oportunidad”.  

Seguí leyendo

Te Puede Interesar