la infiltración narco. duro planteo del bloque de diputados de la ucr sobre el escándalo en drogas peligrosas

"No queremos que Catamarca se transforme en un narcoestado"

Pidieron el apartamiento de funcionarios que hayan estado en la Policía cuando ocurrieron los hechos.
martes, 28 de enero de 2020 · 01:05

Diputados del bloque de la UCR realizaron una dura reflexión en relación con la detención del ex director de Drogas Peligrosas y ex subjefe de Policía Carlos Kunz y del subcomisario Nolberto Valdez, investigados por la Justicia Federal por los delitos de cohecho, narcotráfico y desaparición de elementos y sustancias en el marco de causas judiciales que se instruyen por narcotráfico. 

En ese sentido, no solo cargaron con dureza contra la política de seguridad de la anterior gestión provincial, sino que pidieron al Gobierno actual la inclusión de la modificación de la Ley de Seguridad Democrática al temario de sesiones extraordinarias y el apartamiento del secretario de Seguridad y ex jefe de la Policía, Orlando Quevedo, y de todo otro jerarca que haya estado anteriormente en la Policía.

Mediante un comunicado, resaltaron que los hechos que trascendieron en los últimos tiempos y que fueron “relativizados o negados en forma sistemática” por las autoridades de Seguridad generaron “serios interrogantes sobre el profesionalismo de la Dirección de Drogas Peligrosas, hasta el punto que tal circunstancia comprometía la real posibilidad de implementar y consolidar políticas públicas de prevención y control del narcotráfico”.

“Frente a ello, entendíamos necesario que el entonces Secretario de Seguridad Democrática, ascendido a Fiscal de Estado recientemente, Marcos Denett, se llamara a la reflexión y rectificara su inconducente trayectoria de autoelogio y estériles enfrentamientos con la Justicia Federal y Provincial, con la oposición y los medios de prensa, buscando conspiraciones o fines electoralistas donde solo había preocupación por el avance del tráfico de drogas”, añadieron.

Resaltaron que "quien debió y debe hoy abordar el tema con seriedad es el Gobierno de la Provincia, antes conducido por Lucía Corpacci y hoy por Raúl Jalil” y en ese marco es que consideraron que desde la Provincia deben admitir “el rotundo fracaso de la ley de Seguridad Democrática impulsada por las usinas ideológicas del kirchnerismo provincial”.
“La citada ley generó megaestructuras que no se implementaron y vacíos legales en la conducción y funcionamiento de la Policía de Catamarca que hasta hoy no se subsanaron”, afirmaron.

En este sentido, pidieron al Ejecutivo que “con carácter urgente” incluya en el temario de sesiones extraordinarias la modificación de la Ley de Seguridad Pública “para poner fin al doble comando de la Policía de la Provincia, a la superposición normativa entre la Ley Orgánica de la Policía de Catamarca y la del Personal Policial y demás normas vinculadas al personal de Seguridad para terminar con los vacíos que generaron el fracaso de esta política de seguridad en la provincia”. 

También, exigieron “la inmediata remoción de todo aquel personal jerárquico o superior que haya desempeñado funciones superiores en la conducción de la Policía de Catamarca, mientras subordinados a sus directivas habrían incurrido en la comisión de estos delitos”.

“Instamos a las instituciones responsables de la seguridad y administración de justicia y a los tres poderes del Estado a asumir con seriedad la infiltración del narcotráfico en la Policía Provincial aunando esfuerzos en el combate frontal a este flagelo, para llevar tranquilidad a los hogares de nuestros comprovincianos y restituir el prestigio de nuestra institución policial y de sus integrantes”, sostuvieron. 

Por otra parte, le solicitaron a la Justicia Federal que, además de esclarecer responsabilidades de los jerarcas policiales presuntamente involucrados en estos hechos, “se investigue si tuvieron cobertura política de funcionarios públicos”.
Finalmente, exigieron al Gobierno "poner a disposición de la justicia todos los elementos necesarios para el esclarecimiento de estos hechos y a que rectifique su política de seguridad para que Catamarca no se transforme en un narcoestado”.