bloquearon los ingresos al departamento

El conflicto chacarero sigue irresuelto y los municipales volvieron a manifestarse

Exigen la intervención de la Provincia para que ofrezca una solución. Los trabajadores indicaron que seguirán con los cortes por el tiempo que sea necesario.
martes, 28 de enero de 2020 · 01:00

Por segunda vez, los empleados municipales a los que se les cuestiona su legalidad por parte de la administración de Susana Zenteno prácticamente aislaron el municipio de Valle Viejo con cortes de ruta.
Los trabajadores estuvieron acompaños por los principales dirigentes del gremio de ATE, quienes vienen acompañando el reclamo de estabilidad. 

Como ya ocurrió el viernes, los municipales cortaron la mayoría de los accesos al departamento, lo que ocasionó un fuerte malestar entre los automovilistas que necesitaban pasar de la Capital a Valle Viejo o viceversa.
Los manifestantes se apostaron en los ingresos de Tres Puentes, Sumalao y el Camino de la Virgen. 
En ese sentido, la Avenida Circunvalación Néstor Kirchner fue el único acceso despejado entre la Capital y el departamento chacarero.

Los cortes siguieron hasta pasado el mediodía. Está previsto que continúen hasta que la intendenta les dé a los trabajadores una solución. En diálogo con El Ancasti, los manifestantes advirtieron que seguirán firmes con la protesta hasta que sus reclamos sean escuchados. 

En ese marco, no se descarta que en próximas asambleas se decida llevar el reclamo a la Capital para manifestarse frente a Casa de Gobierno. Es que, como ya lo advirtieron, los manifestantes exigen que la Provincia intervenga en el problema, confiados en que pueda dar una solución.

Al cierre de esta edición, desde el Municipio no habían informado sobre ninguna propuesta para intentar destrabar el conflicto.
Como en la ocasión anterior, las protestas impidieron el paso de vehículos durante varias horas, pero se levantaban cada 30 minutos o por casos excepcionales que requerían cruzar con urgencia.

Sin acuerdo
El conflicto comenzó el viernes pasado, luego que la Municipalidad notificó que no podría mejorar su último ofrecimiento, que contemplaba el pase a planta permanente de 28 empleados que tenían menos de 60 días de planta pero más de 180 días en calidad de contratados, y el pase a planta permanente de 6 contratados que tenían más de 180 días de antigüedad bajo contrato de carácter temporario.

Respecto del resto de los empleados designados en planta permanente durante los últimos 180 días de la gestión saliente, el municipio se comprometió a no desvincularlos de inmediato: la relación laboral quedaba sujeta al pronunciamiento judicial que se resuelva sobre la acción de lesividad que presentarán al respecto.

Esta última parte es la que el gremio no aceptó, por lo que las partes no llegaron a un acuerdo tras cinco audiencias. En ese sentido es que solicitó a la Dirección de Inspección Laboral liberar las partes y convocar a una asamblea en la que definieron las medidas de fuerza de acción directa que ejecutarán hasta conseguir “una respuesta favorable”.

300 familias
Ayer, durante la protesta, trascendió que la intendenta Zenteno podría recibir a los empleados, pero dicho acercamiento fue desmentido categóricamente por las dos partes involucradas en el conflicto.

El viernes, Zenteno se ofreció a recibir a los empleados uno por uno para escuchar sus planteos. Sin embargo. Desde el gremio se opusieron a esta condición y exigían que la jefa comunal los reciba por, al menos, tandas de 10 a 20 empleados.

Durante la protesta los municipales habían resaltado que no les “sirve” que Zenteno los llame de manera individual porque priorizan “una solución para todos, nada de discriminación positiva”.
Según relataron los manifestantes, “la situación es desesperante” porque hay municipales que necesitan el trabajo por la obra social porque tienen familiares que están atravesando graves problemas de salud.

Desde el gremio habían afirmado que son casi 300 familias las que quedarán sin sustento económico si es que el municipio avanzaba con las bajas. 
“Hay familias que tienen pacientes oncológicos y necesitan la obra social”, aseguró el delegado normalizador de ATE- Valle Viejo, Jonathan Palavecino. 

Otras Noticias