alberto fernández asumió la presidencia y convocó a la unidad

"El Gobierno saliente dejó al país en situación de virtual default"

El Presidente trazó un panorama de devastación y apeló a la solidaridad de quienes están mejor posicionados socialmente para "crear una ética de las prioridades: empezar por los últimos para poder llegar a todos".
miércoles, 11 de diciembre de 2019 · 02:20

Un país estragado, que necesita superar la grieta para salir de la encerrona con un “nuevo contrato ciudadano social, fraterno y solidario”. 

Este fue la médula del primer mensaje de Alberto Fernández como Presidente de la Nación, en el que convocó a la unidad nacional para cumplir con la consigna de Raúl Alfonsín: “con la democracia se come, se educa y se cura”.

Luego de jurar ante la Asamblea Legislativa y de que Mauricio Macri le entregara los atributos del mando, Fernández comenzó a desgranar un discurso en el que subrayó lo pernicioso de los “muros” que separan a los argentinos.

“Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre argentinos. Tenemos que superar el muro del hambre que deja a millones de hombres y mujeres afuera de la mesa que nos es común. Y, finalmente, tenemos que superar el muro del despilfarro de nuestras energías productivas. Estos muros, y no nuestras ideas distintas, son los que nos dividen en este tiempo histórico”, dijo el Presidente, quien convocará a diferentes sectores para “la puesta en marcha de un conjunto de Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia, que constituyan el cimiento sólido a partir del cual se vuelvan a encender los motores de nuestra economía”.

La herencia
La administración Macri tomó una “deuda inmensa” sin fomentar un sistema productivo que generara los dólares necesarios para pagarla.

“Necesitamos aliviar la carga de la deuda para poder cambiar la realidad. Debemos volver a desarrollar una economía productiva que nos permita exportar y así generar capacidad de pago", dijo. 

Luego planteó el escenario de cesación de pagos en caso de que los acreedores no se allanen a una renegociación.

"El gobierno que acaba de terminar su mandato ha dejado al país en una situación de virtual default”, disparó.

La administración Macri, señaló, “propició la fuga de capitales, destruyó la industria y abrumó a las familias argentinas”. 

“No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer. Buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el Fondo Monetario Internacional y con nuestros acreedores. Resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo. Los acreedores tomaron un riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez. Nosotros queremos resolver el problema y para eso necesitamos que todas las partes trabajemos responsablemente.
  
Solidaridad
"El tejido social está en estado de extrema fragilidad por la fuga de capitales. Hemos pasado del estancamiento a una caída libre", consideró, para apelar a la solidaridad de quienes están mejor posicionados.

"Superar el muro de las fracturas implica crear una ética de las prioridades: empezar por los últimos para poder llegar a todos. Toda la Argentina unida le tiene que poner un freno a la catástrofe social: sin pan, no hay democracia ni libertad", sostuvo el flamante mandatario en el Congreso.

Fernández no aplicará el Presupuesto enviado por Macri al Parlamento. 

"No refleja las realidades sociales ni los compromisos de deuda que se han asumido", dijo.

Un presupuesto razonable recién podrá elaborarse cuando se renegocien los términos de la deuda.

  "Nos ha llegado la hora, por eso estoy aquí", subrayó Fernández, que al concluir su mensaje, de casi una hora de duración y transmitido por cadena nacional, remarcó: "Pongámonos de pie y empecemos nuestra marcha".

La Asamblea Legislativa fue presidida por la vicepresidenta saliente, Gabriela Michetti, con quien Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner intercambiaron saludos afectuosos.  Macri ingresó al recinto de la Cámara baja para entregarle el bastón y la banda presidencial. 

Se abrazó con su sucesor, pero hubo momentos incómodos con la ex mandataria, que no ocultó su gesto adusto al saludarlo.

   Finalizada la ceremonia, Fernández se retiró a la Casa Rosada acompañado por su pareja, Fabiola Yáñez, y por su hijo, Estanislao, a bordo de un automóvil y en medio de miles de personas que se acercaron a las inmediaciones del Congreso para celebrar su asunción.
 

Otras Noticias