por la presión de las fuerzas armadas y de la oposición

Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia

La Asamblea Legislativa deberá llamar a una asamblea para decidir cómo será la sucesión en ese país.
lunes, 11 de noviembre de 2019 · 02:08

Presionado por las fuerzas armadas y la oposición, el presidente boliviano, Evo Morales, renunció a su cargo, horas después de convocar a nuevas elecciones tras el resultado de la auditoría de la OEA en los comicios del 20 de octubre que arrojaron “serias irregularidades”. “Estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa”, afirmó Morales en su mensaje televisivo. “Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, expresó.

A la renuncia de Morales le siguió la del vicepresidente, Álvaro García Linera, y la de Adriana Salvatierra, presidenta del Senado y tercera en la línea de sucesión. Antes que dimitiera el líder del MAS había presentado su renuncia el titular de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

Ahora la decisión quedará bajo discusión en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), que debe llamar a una sesión de urgencia donde definirá cómo proceder respecto de quién quedará al mando del país.

Antes que Morales anunciara su decisión, Williams Kaliman, comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, le había aconsejado al presidente que renunciara a su mandato para pacificar el país. “Ante la escalada de conflictos que atraviesa el país sugerimos al presidente Evo Morales que renuncie a su mandato permitiendo la pacificación del país”, dijo Kaliman. A este pedido se sumó el General Comandante de la Policía, Vladimir Yuri Calderón, quien también sugirió a Evo Morales que renunciara al cargo de Presidente de Bolivia.

Por su parte, Luis Fernando Camacho, quien encabeza el Comité Pro Santa Cruz, ingresó al Palacio de Gobierno a dejar la carta donde pide la renuncia de Evo Morales.

El informe de la OEA

Después de tres semanas consecutivas de protestas tras las cuestionadas elecciones, la Organización de los Estados Americanos (OEA) auditó el proceso electoral bolivariano, determinó irregularidades en los comicios de octubre.

En ese informe, sobre el total de las actas, el organismo recopiló una muestra de 894 actas originales, 176 de ellas argentinas. Según determinó la OEA, en el 38,07% de las actas se presentaron “inconsistencias con el número de ciudadanos que sufragaron”, es decir, que las actas reflejaban un mayor número de votos que el total de las listas índice.

Entre las inconsistencias encontradas en los comicios bolivarianos, la OEA encontró “fallas en la cadena de custodia”, errores en la empresa de Software Neotec que “no respetó la integridad del software utilizado”, mezclas entre actas de prueba y actas oficiales, falsificación de firmas y alteración de actas, entre otros.

En ese sentido, indicó: “Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta. Asimismo, determinó que “no puede validar los resultados de la elección” y recomendó “otro proceso electoral” que cuente con nuevas autoridades para poder llevar a cabo comicios “confiables”.
Ante el resultado de la auditoría, Morales convocó hoy en la mañana a nuevas elecciones “que mediante el voto, permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus autoridades”, dijo. Y agregó que renovaría la totalidad de vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Después del anuncio, la Fiscalía General de Bolivia ordenó una investigación sobre los miembros del tribunal electoral y cualquier otro individuo implicado en las irregularidades de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Otras Noticias