dura pelea por la intendencia

Jalile no quiere el desembarco de Juntos por el Cambio en Valle Viejo

Pidió que ningún candidato llegue al departamento. Mientras tanto, trata de sumar más peronismo.
domingo, 13 de octubre de 2019 · 02:07

El intendente de Valle Viejo Gustavo “Gallo” Jalile está apostando lo que tiene y lo que no para su reelección en la intendencia. Los dirigentes de Juntos por el Cambio que transitaron varios años con él coinciden en señalar que se ha tomado este desafío de manera personal y está dispuesto a todo frente a la disputa que tiene con Susana Zenteno (Frente de Todos). En ese marco, decidió “sitiar” Valle Viejo y pidió que nadie de Juntos por el Cambio desembarque en su departamento para hacer campaña. Así se hizo hasta ahora, y el pasado 27 de septiembre, cuando fue el lanzamiento, nadie fue al acto, excepto pocos invitados especiales. Y alguno que se animó a contrariarlo no tuvo lugar en el palco.

Desde el Comité de Campaña escucharon el pedido y pensaron que se trataba de otra locura del “Gallo”, pero con el paso de los días empezó a mostrar su estrategia y ahora solo miran desde lejos la marcha de la campaña. De hecho, Roberto Gómez, el candidato a gobernador de Juntos por el Cambio, todavía no volvió a visitar el municipio.

Éste será el sexto período al que aspira el jefe comunal y en uno de los últimos actos dijo que será ya su último desafío en la política.

En el frente tiene a Susana Zenteno, a quien ya califica como “la bendecida” porque tiene el respaldo de la gobernadora Lucía Corpacci y la ubicó en un lugar de persona extraña al departamento, porque hace poco tiempo que reside en él.
En las PASO, Jalile no tuvo ninguna interna y en ese momento logró 6.056 votos. Ganó en el mano a mano con Zenteno, ya que ella había logrado 5.392. Sin embargo, como el Frente de Todos llevó cuatro propuestas sumó 9.724 votos. En ese momento, el jefe comunal justificó que como no había tenido PASO no había movilizado nada y además observó que el porcentaje de asistencia a las urnas había sido muy bajo (75%).

Dentro de Juntos por el Cambio también hubo algunos pases de factura ya que Jalile obtuvo 6.056 votos, pero el candidato a gobernador Roberto Gómez logró 5.232 , el candidato a senador Jorge Malnis -quien también aspira a la reelección- obtuvo 5.576 y la lista de concejales que encabeza Javier Espinoza y Silvia Barrientos cosechó 5.401. Lo que demostró que funcionó el corte de boletas en el que el "Gallo" fue favorecido.

En las últimas semanas, Jalile reforzó la campaña y apostó a conquistar más peronismo. Realizó dos asados multitudinarios (uno en su propia finca) en los que trató de diferenciarse del presidente Mauricio Macri y en los que no habla de "Juntos por el Cambio", aunque sí menciona al radicalismo, pero al tradicional, al que él pertenece.

"Hay políticas nacionales equivocadas. Los bancos se llenaron de plata y los gobiernos provinciales se hicieron ricos gracias a Macri, pero la gente está sufriendo y esto se tiene que corregir sea quien sea el gobierno”, expresó. Y como en la película "Cadena de Favores", le pidió a cada uno que salga a convencer a 10 de sus familiares, amigos y vecinos para lograr los 9 mil votos que se necesitan para el triunfo. "A lo mejor, la próxima vez el candidato a intendente es un compañero", prometió. Pero además premió el respaldo peronista con nuevos nombramientos en el municipio que tienen un destino incierto.

Por su parte, Zenteno también replicó la estrategia y organizó una cena en la que trató de mostrar radicales y dirigentes de otras fuerzas políticas que apoyan su candidatura.

Jalile no está solo en la estrategia y contrató algunas consultoras de campaña que le realizaron recomendaciones. Es por eso que decidió bajar una gigantografía que estaba en Tres Puentes en la que aparecía su hija Samira Jalile, candidata a senadora suplente. Es que Jalile, por su historia y trayectoria, tiene mayor aceptación, pero las encuestas le mostraron que hay resistencia cuando se trata de sus hijos. De hecho, Jair Jalile perdió la pulseada con Natalia Soria en las elecciones de 2011. Otra de sus debilidades es la relación con los empleados municipales con quienes ha tenido varios conflictos durante su última gestión. No se descarta una medida sorpresa en la última semana de campaña.  Según trascendió, se había mostrado conforme con la llegada de Miguel Ángel Pichetto y había ofrecido organizar el almuerzo, pero el acto con el candidato a vicepresidente será en Fray Mamerto Esquiú.

Con este panorama, la elección en Valle Viejo tiene final abierto y es uno de los distritos más interesantes para el domingo 27 de octubre.