LA INSTITUCIÓN RECIBE ASISTENCIA DE NACIÓN, PROVINCIA Y MUNICIPIOS

La Iglesia ratificó que resignarán beneficios que reciben del Estado

El vocero de la CEA admitió que se buscarán otras alternativas para el sostenimiento del culto católico.
domingo, 26 de agosto de 2018 · 04:00

El responsable de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), presbítero Máximo Jurcinovic, ratificó que resignarán en forma gradual las asignaciones que los obispos reciben del Estado.

  "Hay un trabajo conjunto entre la Iglesia argentina y la Jefatura de Gabinete, a través de la Secretaría de Culto, para ir buscando nuevas alternativas en el sostenimiento del culto católico. De un modo gradual, el Episcopado irá resignando estas asignaciones históricas", indicó Jurcinovic.

El vocero de la CEA confirmó que "se está viendo especialmente todo lo que tiene que ver con las asignaciones que reciben los obispos, quienes ya han dado a conocer que se encuentran analizando las alternativas sobre este tema".
  "De un modo gradual, el Episcopado irá resignando estas asignaciones históricas. Cuando haya mayores precisiones sobre todo esto, se dará a conocer", manifestó.

  El sacerdote recordó que éste fue uno de los temas abordados durante la 180° reunión de la Comisión Permanente de la CEA que se realizó esta semana en Buenos Aires.
  El Estado Nacional destina más de 130 millones de pesos al año para el sostenimiento del culto católico, una acción contemplada en el artículo 2 de la Constitución Nacional. 

  Además, la Ley 21.950 establece que los arzobispos y obispos deben gozar de una asignación mensual equivalente al 80 por ciento del salario de un juez nacional de primera instancia.
 

Este tema quedó en el centro de la escena cuando comenzó a discutirse la legalización del aborto y un conjunto de personas empezó a reclamar la separación definitiva de la Iglesia y el Estado, cuyo punto central es este aporte económico.

El último miércoles los obispos recibieron un informe de la comisión integrada por la Jefatura de Gabinete, la Secretaría de Culto y la Conferencia Episcopal Argentina, que está analizando "nuevas alternativas al actual sistema de sostenimiento del culto".
  "Se acordó seguir profundizando dichas alternativas y estudiar propuestas, con el fin de ir resignando de manera gradual, las asignaciones que reciben los obispos de parte del Estado Nacional", informó el Episcopado. 

Apostasía 
Cuatro mil argentinos iniciaron en el último mes los trámites para abandonar la Iglesia Católica y ya fueron presentados ante el Episcopado.
  La Coalición Argentina por un Estado Laico (CAEL) entregó los cuatro mil trámites de apostasía que fueron iniciados en todo el país en medio de una campaña que fue ganando fuerza.

  Apostatar significa desligarse institucionalmente de la Iglesia Católica Apostólica Romana y, según la CAEL, si bien la Iglesia no recibe financiamiento en relación a la cantidad de personas bautizadas, sí utiliza las cifras para "hacer valer su poder de lobby".
 "La Iglesia se ha opuesto a todas las iniciativas de reconocimiento y ampliación de derechos, como el voto femenino, el divorcio vincular, el matrimonio civil y el igualitario, la identidad de género, la fertilización asistida y la legalización del aborto. El Estado laico es el único que garantiza que la ciudadanía pueda desarrollar el plan de vida que considere más apropiado para sí", indicó un comunicado de la Coalición, que el viernes presentó las apostasías en la Conferencia Episcopal Argentina.

 Analía Más, integrante de la CAEL, explicó que la Coalición se formó en 2009 y desde entonces trabajaron en varias presentaciones para que la Iglesia sea separada del Estado. 
 Las apostasías colectivas se realizan desde la creación de la Coalición, pero la masividad, según explicó Más, se produjo el pasado 8 de agosto, durante la vigilia del debate de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Otras Noticias