Desfile del Bicentenario

Más repudios a la presencia de Carrizo Salvadores

La participación del genocida en los actos patrios generó fuertes rechazos oficiales y de distintos organismos y agrupaciones.
martes, 12 de julio de 2016 · 12:10

Carlos Carrizo Salvadores, que en 2013 fue condenado por la masacre de Capilla del Rosario, fue uno de los represores que participó del desfile por el Bicentenario en Tucumán, en un grupo autodenominado "ex combatientes del Operativo Independencia”. La condena fue anulada por la Cámara Federal de Casación Penal sala III, en un fallo que ya fue apelado y que probablemente llegue hasta la Corte Suprema de Justicia.  

La Dirección de Derechos Humanos de la provincia, a cargo de Hernán Velárdez Vaca, manifestó su repudio: "Entendemos que estos actos constituyen una provocación hacia las víctimas del genocidio sufrido en nuestro país como también hacia sus familiares y a los diversos organismos de DDHH que día a día desde hace 40 años luchan por más Memoria, Verdad y Justicia”, indica el comunicad.

"La unidad de los argentinos nunca se logrará mediante el silencio cómplice, mucho menos mediante la falta de justicia. El genocidio no necesita olvido ni perdón sino lo contrario, necesitamos memoria para nunca más sufrir persecuciones, desapariciones e identidades robadas”. 

Desde la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), señalaron como "inadmisible” la presencia de autodenominados"excombatientes del Operativo Independencia” entre las filas de los que desfilaron en Tucumán. Del mismo modo, repudió también "la presencia de Carrizo Salvadores, responsable del fusilamiento de la Masacre de Capilla del Rosario, en Catamarca; la del carapintada Aldo Rico, quien se alzó contra la democracia, y la de Emilio Nani, quien actuó en la represión de los hechos de La Tablada en el año 1989, donde ha sido demostrado que se cometieron graves violaciones a los derechos humanos”. 

Para la Comisión, presidida por Adolfo Pérez Esquivel, la presencia de estas personas fue una "afrenta a la memoria, al dolor de miles y miles de víctimas y de familias que sufrieron en carne propia la represión, a los excombatientes de Malvinas que padecieron sus torturas, y a todo el pueblo argentino que ha luchado incansablemente por la democracia y los derechos humanos”.  

Desde la agrupación H.I.J.O.S. expresarpn el "más enérgico repudio a las expresiones desarrolladas durante el desfile cívico-militar llevado a cabo en  el marco de los festejos por el Bicentenario de la Independencia Argentina. "Nos referimos concretamente el permitir desfilar a personas bajo la consigna Soldados del Operativo Independencia, con indumentaria militar y estandartes, denominándose a sí mismos como ex combatientes, en clara reivindicación del terrorismo de estado, haciéndolo incluso mezclados con ex combatientes de Malvinas pretendiendo, canallescamente, ponerse en pie de igualdad”, expresan.

"Este episodio –agrega el parte-, tuvo su correlato en CABA, con una columna de desfile encabezada por el ex carapintada Aldo Rico, quien atentó contra la Democracia Argentina en finales de la década del 80. También desfiló el genocida condenado y recientemente liberado por la Cámara de Casación, Carlos Carrizo Salvadores, responsable de la Masacre de Capilla del Rosario”.

Desde el Frente Kirchnerista, el dirigente Roberto Diaz manifestó: "repudiamos totalmente que quienes atentaron contra el estado de derecho, la democracia y cometieron actos delictivos tipificados como delitos de lesa humanidad participaran el desfile del Bicentenario. Tamaña reivindicación del terrorismo de estado es una provocación a toda la sociedad por parte de un minúsculo grupo de fanáticos. Lamentamos profundamente que se coloque en el mismo lugar a quienes fueron héroes de la independencia, con vulgares delincuentes”.

Para finalizar lanzó duras críticas contra el ministro de Defensa, el radical riojano Julio Cesar Martinez de quien consideró que debería renunciar a su cargo, toda vez que reconoció que el Ministerio no habría facilitado la presencia de los represores en los actos oficiales.

En tanto, la Correpi se sumó en términos similares a la denuncia.