viernes 25 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
ALREDEDOR DE 40 PLANTAS HOY SIGUEN FUNCIONANDO

El Pantanillo muestra señales del abandono de las industrias

La situación del parque industrial es crítica. Aunque algunas empresas están próximas a instalarse, la postal es de total desamparo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
Incluso el ministro de Producción, Raúl Chico, admitió que las empresas "no están en un buen momento". La crisis golpea con fuerza a los industriales, que ven con preocupación cómo el conflicto económico nacional afecta también a las industrias locales.

El parque industrial El Pantanillo, desde hace unos años, es la postal del desamparo. Grandes parcelas de monte, edificios abandonados y saqueados. Todos conviven con las cerca de 40 empresas que hoy se mantienen en el lugar, donde en algún momento brillaron casi 100 industrias.

A modo de auxilio, el municipio de la Capital anunció que eximirá de impuestos a las empresas en crisis. Hasta la fecha, en el Concejo Deliberante desconocen tal proyecto que deberá aprobarse por ordenanza. Por ahora, la esperanzada Unión Industrial de Catamarca (UICA) agradece el gesto.

El relevamiento de El Ancasti se encontró con la paradoja de El Pantanillo. Muchos de los galpones que alguna vez supieron dar trabajo a mano de obra catamarqueña hoy se confunden con el paisaje, ocultos en medio del monte. Solo quedan los esqueletos de varios de ellos, quizás porque sus viejos dueños decidieron retirarse con todo o quizás porque ya ni vándalos se apiadan de su nicho de muerte.

La gravedad de la situación no es ajena al Gobierno. El ministro Chico dijo que "a las empresas se las está acompañando porque no están en un buen momento" e incluso el director de Industria, Bernardo Yazbek, admitió que a esta gestión "se le fueron unas cinco empresas".
El principal conflicto con el que deben lidiar los industriales locales es la desventaja para ingresar al mercado nacional. Prácticamente todo lo que se produce en Catamarca es enviado a otras provincias para ser insertado en el circuito comercial.
El sobrestock también es una complicación. En los últimos tiempos, las industrias locales han visto deprimidas sus ventas, por lo que hoy tienen sus galpones abarrotados a la espera de planes de salvataje y reactivación del mercado.

La Municipalidad de la Capital lanzó la semana pasada un plan con el que eximirá de impuestos municipales a las industrias que están en El Pantanillo y atraviesan una situación de crisis. El dato duro surgirá de un relevamiento que encabezará el propio municipio, pero necesita de la autorización del Concejo Deliberante.
Toda exención de impuestos debe ser autorizada por el CD mediante una ordenanza. Los concejales esperan que esta semana tome estado parlamentario el proyecto que enviará el intendente Raúl Jalil, y aunque en la previa algunos se muestran a favor de la medida, otros creen que se trata solo de una maniobra políticamente correcta.

Es que, al parecer, las tasas municipales no significan un gran gasto para las industrias, y eso lo confirma el propio titular de la UICA, Raúl Colombo, quien advirtió que no puede hacerse un estimativo del ahorro que tendrá cada empresa. "No es posible conocer un monto estimativo, ya que el impuesto varía según cada industria. Lo cierto es que es un aporte que suma y al sector le viene muy bien", le explicó a El Ancasti.

En ese sentido, será difícil cuantificar el beneficio que busca otorgar la Municipalidad, ya que no solamente dependerá de cada empresa, sino también de la cantidad de empresas que se vean beneficiadas luego del registro previo.

Con todo, algunas empresas piensan instalarse en El Pantanillo. Es el caso de ISACONS, una de las constructoras que ganó varias licitaciones de obra pública en la provincia.
 

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Invitados. El gobernador Raúl Jalil, el intendente Gustavo Saadi y la senadora Lucía Corpacci acompañaron en el evento para la reinauguración.

Te Puede Interesar