viernes 20 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo confirmó el ministro de Seguridad

Por decreto, el curso para entrar a la Policía será de dos años

"Queremos que quienes ingresen sea porque tienen una vocación y porque están capacitados para llevar el uniforme".

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de marzo de 2022 - 20:55

El ministro de Seguridad Gustavo Aguirre confirmó que, en una decisión política conjunta con el gobernador Raúl Jalil, el ingreso a la Policía de la provincia pasará a ser una carrera intermedia de dos años de duración. “La sociedad de hoy exige nuevas condiciones, otra formación para ser policía, se jerarquiza la carrera. Queremos que los que ingresen sea porque tienen una vocación y porque están capacitados para llevar el uniforme”, indicó Aguirre. Hasta la actualidad, se realizaba un curso de seis meses.

El ministro dijo que esto va a ser “a partir de la próxima convocatoria. Va a ser una carrera con titulo intermedio, con el foco en cuestiones sensibles como la perspectiva de género. Es una cuestión que debe ser transversal en todas las materias que se cursan. Tenemos una visión sobre las fuerzas de Seguridad y tenemos que ir a un modelo de policía comunitaria, de proximidad, con herramientas de mediación ante el nivel de violencia que se vive”.

Dio un detalle que no es menor: esta determinación será instrumentada por un decreto, por lo que “no lo puede modificar un jefe de policía ni un ministro”.

Las fuerzas de Seguridad y la violencia de género

Naturalmente, en la entrevista de esta mañana se abordaron temáticas referidas a la violencia de género dentro de las fuerzas de Seguridad. Aguirre reconoció el flagelo, pero resaltó que desde que asumió en la cartera hubo decisiones fuertes para contrarrestar esta realidad, como la implementación de las “alertas tempranas” y la creación de equipos interdisciplinarios, y la condición que emparenta la perspectiva de género y los ascensos.

“Todos los sistemas no son infalibles, más cuando hablamos de personas. Y aun así tengamos el sistema más perfecto de control nunca escapa a la posibilidad de que alguna persona pueda cometer un hecho como el que no queremos y como los que están sucediendo. Lo que estamos buscando es reducir los niveles de riesgo. Nosotros lanzamos un ‘programa de detección de alertas tempranas de violencia’ que está recorriendo la provincia. En principio es voluntario: que se siente el policía o la mujer policía, o algún familiar que ve y detecta esa situación tiene un lugar dónde llamar y hay un cuerpo interdisciplinario para acompañarlo”, explicó.

Aguirre declaró que “estamos trabajando con los jefes de destacamento para que vean y se hagan cargo. Detectar decir acá está pasando algo, antes incluso de una denuncia”.

Estas medidas “forman parte de eslabones de una misma cadena” que ayudan a generar condiciones para construir “una fuerza de Seguridad oxigenada, sana”.

“Somos parte de una sociedad que lamentablemente está enferma de violencia. Cómo resolvemos esto sin tirar la pelota fuera de la cancha y que se haga cargo la Justicia o la Policía. Esto es un problema social”, razonó.

“Por supuesto que las fuerzas de Seguridad tienen una responsabilidad mayor. Entonces es importante profundizar en esto, tienen el rol de cuidar a la gente y la sociedad le pone a su merced un arma y un uniforme. Eso implica una doble responsabilidad”.

seguridad equipamiento jalil aguirre aguero.jpg

El interior

Como se sabe, salvo en Capital, Fray Mamerto Esquiú y Valle Viejo, las denuncias deben ser tomadas en las comisarías y dependencias policiales en el interior. Y es conocido que esto suele representar una barrera para quienes deseen denunciar violencia de género, intrafamiliar, o acciones que pudieran haber cometido los mismos policías.

“En el caso concreto de Saujil hemos tomado una decisión muy drástica, que es trasladar a 19 policías. Pasamos a disponibilidad y están en un proceso sumarial todos los jefes de la comisaría; entendemos que tienen un nivel de responsabilidad de garantizar que se apliquen las normas dentro de ese ámbito”, graficó, al respecto del femicidio de Cinthia Aranda a manos de su expareja, el policía Diego Ortega.

Aseguró que el año pasado se capacitó a más de 400 policías para la toma de denuncias en formularios de violencia de género o intrafamiliar.

“Las denuncias son radicadas en las comisarías, a diferencia de Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú. Entiendo que se debería avanzar de forma progresiva y alcanzar toda la provincia. Es una garantía distinta; si es un policía el que me violentó, me maltrató, yo voy al poder Judicial a hacer la denuncia. Es un problema sistémico que se debería debatir para avanzar”, opinó.

“En lo que a nosotros nos corresponde desde el ámbito del Poder Judicial hemos hecho capacitaciones en donde los propios fiscales capacitan a los policías en cómo recibir las denuncias, la obligación y la responsabilidad que le cabe a cada policía por no recibirla. Alertamos lo que significa un caso donde se dice ‘es mi amigo no le voy a tomar la denuncia’. Se están perjudicando en su carrera policial el que no la toma”.

Además, indicó que “hay un proyecto que implica una fuerte inversión”, que es la creación de la comisaria de la mujer en el interior. Señaló que está en la agenda y es un objetivo conseguir el financiamiento correspondiente.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar