jueves 18 de abril de 2024
Presentaron un recurso extraordinario federal

Los dos condenados por "el juego de los papelitos" van por la última instancia

En diciembre, la Corte de Justicia confirmó las penas de 10 y 14 años para “Socio” Cardozo y “Roly” Acosta.

En marzo del año pasado, la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación declaró culpable a Roberto “Roly” Acosta en los delitos de “promoción a la prostitución de menores agravada por el abuso de una situación de vulnerabilidad y la edad de la víctima en concurso ideal con abuso sexual gravemente ultrajante y, promoción a la prostitución de menores agravada por el abuso de una situación de vulnerabilidad y la edad de la víctima” y lo condenó a 10 años de prisión. En tanto que a Jorge “Socio” Cardozo se lo condenó a 14 años por los delitos de “promoción a la prostitución de menores agravada por el abuso de una situación de vulnerabilidad y la edad de la víctima y por el uso de estupefacientes para facilitarla continuada y promoción a la prostitución de menores agravada por el abuso de una situación de vulnerabilidad y la edad de la víctima y por el uso de estupefacientes para facilitarla”.

En diciembre, la Sala Penal de la Corte de Justicia de Catamarca confirmó la condena de la Cámara de Sentencia. “Estas adolescentes eran menores de 18 años. Acosta no puede exculparse de responsabilidad penal achacando la conducta de las víctimas menores de edad. Los encartados, personas mayores de edad, padre de familia e incluso abuelo, debían haber tomado los recaudos que el caso ameritaba, cerciorándose de la edad de las víctimas”, remarcaron los ministros de esta Sala, Hernán Martel, Fernanda Rosales Andreotti y Verónica Saldaño.

“Socio” Cardozo y “Roly” Acosta son los condenados de la causa que mediáticamente se conoció como “el juego de los papelitos”. La investigación inició a mediados de 2017 y fue encabezada por la Fiscalía de Instrucción de Tercera Nominación, por entonces con el fiscal Javier Herrera. De la investigación surgió que “Roly” Acosta, un exempleado del Tribunal de Cuentas, alquilaba una casa en Villa Parque Chacabuco, en donde se llevaban a cabo las orgías sexuales con adolescentes que previamente eran reclutadas supuestamente por una joven. El otro inmueble en donde tenían lugar las fiestas era un departamento del barrio Fray Mamerto Esquiú, en el que residía “Socio” Cardozo. Las adolescentes eran seducidas y "contratadas" bajo la promesa de recibir dinero y estupefacientes, a cambio de tener relaciones sexuales con adultos.

Pese a la condena, mantienen la libertad hasta que la sentencia quede firme. A principios de mes, una vez reanudada la actividad judicial tras la feria, Cardozo y Acosta presentaron un recurso extraordinario federal, a fin de revertir su situación en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Delito

En los delitos contra la integridad sexual -los que se eligen por la vulnerabilidad de las víctimas- resulta difícil conocer lo verdaderamente acontecido, pues es una característica del ofensor actuar con sigilo y a escondidas, precisamente, para no ser descubierto, se precisó. Sin embargo, al ser hechos cometidos en perjuicio de personas menores de edad, resulta necesario ser extremadamente cuidadoso en la valoración de la prueba, pues se encuentra en juego la protección de los derechos del niño. “Se entiende por prostitución a la prestación onerosa de un servicio sexual, la cual no se limita exclusivamente al dinero, sino extendida a cualquier tipo de prestación o beneficio, incluida la entrega de bienes en general, sustancias tóxicas o la obtención de un beneficio por el tercero contratante del servicio sexual. Todos los testimonios, dan cuenta de la existencia de drogas en el domicilio de Cardozo y el consumo por todas las adolescentes víctimas, padeciendo éstas de adicción a los estupefacientes”, se remarcó en los fundamentos de la confirmación de la sentencia.

Además, la Sala Penal tuvo presente que a esa edad tan temprana el ofrecimiento de dinero por un adulto puede considerarse suficientemente influente sobre la voluntad del chico, para determinarlo a realizar el acto de prostitución solicitado, estimularlo o arraigando su dedicación a dicha actividad.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
el hombre que abuso a su hijastra durante siete anos cree que el es victima

Te Puede Interesar