viernes 2 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Justicia Federal

"Lo verdaderamente difícil de la actividad judicial es que debemos ser independientes"

El juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Carlos Rosenkrat abrió el XXII Encuentro de Jueces de Tribunales Orales.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Catamarca se convirtió en la sede del XXII Encuentro de Jueces de Tribunales Orales. La actividad inició hace instantes. En la apertura, el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) Carlos Rosenkrantz pronunció las palabras alusivas. En la ocasión, estuvieron presentes autoridades provinciales, los jueces del Fuero Federal catamarqueño Enrique Lilljedahl, Juan Carlos Reynaga, Federico Bothamley y Guillermo Díaz Martínez, el fiscal Federal Rafael Vehils Ruiz, la fiscal Federal auxiliar María Correa, magistrados y funcionarios Federales de otras provincias, el vicegobernador Rubén Dusso, legisladores provinciales y la ministra de la Corte de Justicia de Catamarca Verónica Saldaño. El Encuentro finalizará mañana, con la participación del presidente de la CSJN y Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación Horacio Rosatti.

“El Poder Judicial –no debemos olvidarnos nunca- es un poder del Estado caracterizado por un ‘ethos’ tanto individual como colectivo. Nuestro cometido es esencialmente diferente al de los demás poderes del Estado en tanto somos los responsables últimos de la custodia de los derechos consagrados en la Constitución mediante el ejercicio de la función jurisdiccional. Eso se traduce en una necesidad motivacional que otros poderes no necesitan con la misma intensidad. Para ser jueces es preciso aplicar el Derecho y aplicar el Derecho exige poner a un costado nuestra opinión personal sobre cuál sería, más allá del Derecho, la mejor manera de resolver un caso. Lo verdaderamente difícil de la actividad judicial, a diferencia de otras actividades, es que debemos ser independiente, no solamente de sectores sociales, políticos o económicos, sino también de nosotros mismos”, advirtió.

A la vez, consideró que para ser juez, hay que saber disociarse. Hay que desvincularse de las condiciones personales y ver en el Derecho la única guía y convicción.

“La función de los Tribunales Penales es que deben averiguar la verdad pero no lo pueden hacer de cualquier modo. En un estado democrático debe importar más el proceso para llegar a la verdad que la verdad. En la búsqueda de la verdad, es preciso honrar siempre las restricciones que constituyen las garantías procesales. Las garantías procesales expresan una convicción de que el deber domina. El delito, sin duda, constituye una amenaza constante a la paz y tranquilidad de los ciudadanos honestos. La paz y la tranquilidad son mucho más amenazadas por el Estado cuando actúa con prepotencia y falta de controles adecuados para salvaguardar valores encaminados en formas constitucionales y legales”, sostuvo.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Imputado. Leonardo Olás, en la audiencia por el femicidio de Anyelén Gallo Arias.

Te Puede Interesar