domingo 15 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Habrá un acto

A 2 años del crimen de Fernando Báez Sosa: cómo está la investigación

Hay ocho detenidos que serán juzgados. Hoy a las 19 se recordará al joven en el lugar donde le arrebataron la vida.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de enero de 2022 - 10:21

Este martes 18 de enero se cumplen dos años del asesinato de Fernando Báez Sosa, el estudiante de Derecho que fue atacado a golpes de puño y patadas en la puerta de un boliche por cerca de una decena de rugbiers que permanecen detenidos a la espera del juicio.

El ataque a Fernando Báez Sosa se produjo en plena temporada de verano en Villa Gesell, minutos después de que la víctima y los acusados fueran echados de un boliche sobre la Avenida 3, donde ambos grupos habían tenido una riña, en la que Fernando intervino para separar.

El homicidio generó un fuerte impacto a nivel nacional y volvió a poner el foco en la participación de jóvenes vinculados al rugby en hechos de violencia. Según registraron cámaras de seguridad de aquella madrugada, el joven fue golpeado entre las 4.41 y las 5.

El estudiante conversaba con sus amigos en la vereda frente al boliche Le Brique, momentos antes de la golpiza. Recibió trompadas y patadas en el cuerpo y en la cabeza. Quedó inconsciente y fue asistido en el lugar por personal policial.

Junto a ello, una turista le realizó maniobras de reanimación cardiopulmonar, tras lo cual fue trasladado en ambulancia al Hospital Arturo Illia, donde finalmente falleció. La autopsia determinó "un paro cardíaco producido por shock debido a traumatismo de cráneo".

En base a información aportada por testigos, efectivos de las Jefaturas Departamentales de Villa Gesell y Pinamar encabezaron horas más tarde un procedimiento en una vivienda ubicada en la Alameda 202, a dos cuadras del boliche.

Allí se hospedaban diez rugbiers oriundos de la localidad bonaerense de Zárate, quienes fueron aprehendidos en el marco de una causa iniciada en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6, a cargo de la fiscal Verónica Zamboni.

Los jóvenes, imputados luego por el delito de "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas", fueron identificados como Máximo Thomsen (21), Ciro Pertossi (21), Luciano Pertossi (20), Lucas Pertossi (22), Enzo Comelli (21), Matías Benicelli (22), Blas Cinalli (20), Ayrton Viollaz (22), Juan Pedro Guarino (20) y Alejo Milanesi (20).

crimen de fernando baez sosa 1.jpg

Fueron sometidos a ruedas de reconocimiento, y ocho de ellos fueron identificados entre los agresores por parte de los amigos de la víctima. El 29 de enero, los individuos presuntamente involucrados fueron trasladados a la Penitenciaria 6 de Dolores.

Acto seguido, el 10 de febrero recuperaron la libertad Guarino y Milanesi -los únicos que no fueron reconocidos-, aunque continúan imputados como partícipes necesarios. Los ocho restantes permanecieron con prisión preventiva en esa unidad.

El 13 de marzo, fueron derivados a la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, en La Plata, seis días antes de que se declarara la cuarentena a nivel nacional por la pandemia del coronavirus. En los meses siguentes, se continuó con la investigación del caso.

Se estableció que los acusados intercambiaron mensajes tras el ataque, a través del grupo de un WhatsApp. En uno de ellos, enviado a las 4.55, Lucas Pertossi escribió: "Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía".

En otro mensaje, Ciro Pertossi advirtió a las 6.06: "Chicos no se cuenta nada de esto a nadie". Según la fiscal, "esta conversación podría tratarse de un planteo o pacto para guardar silencio entre ellos mismos sobre lo sucedido".

Del celular de Lucas Pertossi se incorporó además un video en el que "se ve cuando la víctima cae al piso, por haber recibido un fuerte golpe", según consta en la causa. Por otra parte, se llevaron a cabo también una serie de cotejos en búsqueda de ADN.

Estos mismo determinaron el hallazgo de sangre de Fernando en la camisa de Benicelli, y material genético compatible con Cinalli en la uña del dedo meñique de la víctima, lo que "denota que al defenderse durante la agresión lastimó" a ese imputado.

A su vez, una pericia escopométrica estableció que una huella identificada durante la autopsia en el rostro del joven asesinado correspondía con la impronta del calzado secuestrado a Thomsen, luego de procederse con su correspondiente detención.

A partir de estos elementos, testimonios y material fílmico, Zamboni solicitó el 17 de noviembre que sean sometidos a juicio los ocho rugbiers que continúan detenidos por el hecho, y que los dos que se encuentran en libertad sean sobreseídos.

Luego, durante el mes de abril, La Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores ratificó la preventiva dichos ochos jóvenes. Asimismo mantuvo la carátula de homicidio doblemente agravado y respaldó el trabajo de la fiscal Zamboni.

Actualmente, se está a la espera del juicio oral, que fue fijado para el 2 de enero de 2023 en el Tribunal Criminal N°1 de Dolores, en el cual declararán más de 130 testigos, y algunos de los acusados podrían ser sentenciados a cadena perpetua.

ACTO EN LA ESCENA DEL CRIMEN

Dos años después, sus padres irán hoy por primera vez al lugar del crimen y lo recordarán en un acto que se llevará a cabo bajo el lema "amor para todos, odio para nadie".

Silvino Báez y Graciela Sosa llegaron ayer a Villa Gesell en un micro de larga distancia y se hospedaron en la casa de unos amigos, padres de un amigo del colegio primario de Fernando.

"Fue la primera vez que vi el mar, hubiera sido distinto si estuviera Fernando", dijo conmovida Graciela, quien agregó que aún no fue a la puerta del boliche Le Brique, situado en paseo 102 y avenida 3, donde su hijo fue atacado a golpes el 18 de enero de 2020.

Los papás de Fernando pisarán por primera vez ese sitio a las 19, cuando está previsto el inicio del acto interreligioso convocado para recordar al joven, del que participarán representantes de cinco religiones: la católica apostólica, la anglicana, el judaísmo, la musulmana y la mormona.

Cada líder hablará y presentará una cita o referencia religiosa por "paz, justicia y contra la violencia" y luego Silvino y Graciela dirán unas palabras, según informaron a Télam desde la organización del acto.

"El lema será ´Amor para todos, odio para nadie´, y vamos a rezar por Fernando y por la paz, para condenar la violencia y el odio", dijo a Télam el Imam Gill, uno de los convocantes.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
accidente fatal en huillapima

Te Puede Interesar