un acusado de robar en la escuela N°88

Nueva denuncia por brutalidad policial, esta vez contra efectivos de Lavalle

Dijo que fue arrestado junto con seis hombres y torturado para que dé detalles sobre el ilícito en el que, aseguró, no tuvo nada que ver. Indicó que fue señalado porque recientemente trabajó en el colegio.
sábado, 24 de julio de 2021 · 01:07

Un hombre de apellido Lobos denunció penalmente a personal de la Comisaría de Lavalle y efectivos de la División Investigaciones por supuestas torturas mientras le adjudicaban la autoría de un robo en la Escuela Secundaria N°88 de esa localidad, ocurrido recientemente.

De acuerdo con la información a la que pudo acceder El Ancasti, junto con otros seis individuos fue arrestado la semana pasada. Tras la negativa en las dependencias judiciales y policiales de la zona para tomarle la denuncia penal, esta semana viajó a la Capital y realizó la presentación en la Unidad Judicial N°1.

Explicó que la semana pasada recibió un mensaje por Whatsapp donde le notificaban que debía presentarse voluntariamente en la comisaría de Lavalle. Admitió que hace meses fue contratado por Obras Públicas para realizar un trabajo en la escuela, por lo que junto con otros trabajadores se desplazó hasta la dependencia donde terminó arrestado. 

Recordó que le exigieron información sobre un robo en el colegio -del que no tenía conocimiento-, y que cuatro individuos que se presentaron como personal de la División Investigaciones, dijeron que se harían cargo de la investigación.

Siempre de acuerdo con su versión, los policías le colocaron esposas y precintos en las muñecas y una bolsa en la cabeza. Lo patearon y golpearon con las manos abiertas en el rostro y los oídos, y puñetazos en el bajo vientre, mientras le pedían información sobre el destino de los elementos sustraídos.

Indicó que cuatro detenidos fueron trasladados a Los Altos por falta de espacio en Lavalle y que en un momento fue presentado al médico de policía, quien al no ver los hematomas consideró que no estaba lesionado. "Finalmente me mandaron a la casa, como si no hubiera pasado nada", lamentó.

Esta semana y en compañía de otra víctima viajó a la Capital y tras radicar la denuncia fue revisado en el Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF),  donde se constató la presencia de las heridas, hematomas y una marca en el cuello que habría sido provocada por la bolsa que le colocaron en la cabeza. Al cierre de esta edición se supo que por los persistentes dolores se le indicó la realización de radiografías y estudios secundarios, para determinar si sufrió fisuras en las costillas y hernia de ombligo. 

Se pudo conocer que los sospechosos realizaron trabajos de albañilería en la escuela a principios de año y que habrían sido sindicados por directivos de la institución. 
 

Solo sumarios 
El advenimiento de la pandemia y las restricciones dispuestas por el Gobierno nacional, replicadas localmente por el Gobernador y los intendentes, dio lugar a que la Policía potencie su presencia en las calles, lo que derivó en una avalancha de denuncias por brutales apremios. Desde principios de 2020 las acusaciones por golpizas e insultos dieron paso a denuncias por quebraduras y torturas.

En todos los casos se iniciaron sumarios administrativos, trámite administrativo obligatorio para la investigación interna de la fuerza de seguridad y se desconoce si en algún caso se logró establecer las responsabilidades de los denunciados, las medidas dispuestas por la Jefatura y las derivaciones legales. 

Más denuncias, más graves
A pesar de la falta de información oficial sobre la cantidad de denuncias por brutalidad policial, de acuerdo con las estadísticas de este diario, en 2019 fueron radicadas ocho denuncias por apremios solamente contra adolescentes.
En el 2020 y en contexto de pandemia, fueron registradas al menos 16 denuncias penales contra efectivos de las comisarías: Tinogasta 5, Valle Viejo 2, Primera, Tercera, Quinta, Sexta, Séptima y Novena, más las dependencias de San Martín, departamento Capayán, de Andalgalá y Aconquija, todas con al menos una denuncia, cada una.

Entre las acusaciones destacadas están las realizada en septiembre por hombres y mujeres de Tinogasta, quienes denunciaron varias veces al personal de la Comisaría por agresiones y lesiones durante un procedimiento realizado para poner fin a una presunta reunión privada. Por la gravedad de los hechos hubo manifestaciones de la Dirección de Derechos Humanos, el INADI y diversos colectivos a nivel nacional entre ellos la fundación “La Luciérnaga”. 

Ese mes pero en Valle Viejo, policías de la Comisaría Departamental fueron registrados en un video cuando maltrataban a integrantes del colectivo LGBT+, durante un procedimiento para hacer cumplir los decretos de ASPO y DISPO. Los videos, donde se ve claramente la ridiculización y degradación dispensada a las víctimas, se viralizaron provocando la reacción de la Asamblea Ni Una Menos y de diputados provinciales.    

En lo que va de 2021 se conoció que fueron radicadas al menos 12 denuncias contra las comisarías: Primera 1, Tercera 1, Sexta 1 (9 según la madre de dos adolescentes) Séptima 1, Octava 2, Belén y Andalgalá 1 cada una, Tinogasta 2 y Chumbicha 2. 
Esta semana se sumó la denuncia del diputado nacional Rubén Manzi en contra de efectivos policiales por supuestas agresiones contra su nieto, cuando se realizaba el desalojo de una fiesta privada. En este marco, una oficial denunció a un médico de la Policía por falsear un informe médico realizado a la víctima.

 

Quebradura expuesta y hasta una fractura de cráneo

A principios de mayo de este año un chico de 17 años sufrió doble quebradura expuesta de tibia y peroné, al tiempo que su pareja de 17 fue agredida por tres policías durante un procedimiento policial realizado en el paraje "Cachiyuyo", ubicado en un camino que conduce a la Cuesta de Zapata, que une Tinogasta con Belén.

Por la gravedad del hecho y el antecedente de los vejámenes registrados a mediados del año pasado, el jefe de Policía, Ángel Agüero, se desplazó hasta Tinogasta y comisionó a un comisario para que especialmente se aboque a la investigación de lo sucedido, incluyendo en las pesquisas a todos los jerarcas departamentales.

Otro grave episodio tuvo como víctima a un hombre de apellido Rearte, en Chumbicha, quien aseguró haber sido atacado por policías, quienes le provocaron fractura y hundimiento de cráneo, fracturas de costillas y graves lesiones en un ojo al ser atacado. Esa dependencia fue acusada en marzo por vejámenes sexuales contra un hombre de 24 años.

Otras Noticias