Estaba acusada junto a los captores

Fue a juicio por venta de drogas y la sobreseyeron por ser víctima de trata

El Tribunal dispuso que sea incorporada a los programas de asistencia de víctimas de trata de personas.
jueves, 10 de junio de 2021 · 01:07

La historia de JR es un retrato descarnado del submundo de la trata de personas con fines de explotación sexual. Ayer obtuvo un gran alivio luego que el Tribunal Oral Federal (TOF) la sobreseyera en una causa que había sido enviada a juicio por narcotráfico, y en la que estaba imputada junto a sus captores.

JR, como será identificada para resguardar su integridad fue sobreseída ayer por los jueces del TOF, Enrique Lilljedahl, Juan Carlos Reynaga y José Camilo Quiroga Uriburu en una causa que había llegado imputada por “tenencia de estupefacientes y transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas”, en la que también están imputados Elsa Hidalgo y Luis David Perea, este último con condenas previas por violación a la ley de estupefacientes.

Durante el proceso judicial JR denunció ser víctima de abuso sexual, trata de personas y violencia de género desde que tenía doce años, cuando fue captada por Hidalgo. De acuerdo al relato de la víctima ante la fiscalía, Hidalgo la llevó a Tucumán supuestamente a comprar ropa, pero la hizo quedar en una casa perteneciente a Rodrigo Figueroa, uno de sus presuntos captores, junto con su esposa, Andrea Roldán, y el hermano de ella, Alexis Roldán, imputado por el homicidio de Sergio Olmos y con condena por venta de drogas. 

Luego, la víctima fue encerrada en una pieza bajo llave junto a otra menor de edad, donde ambas eran golpeadas y explotadas sexualmente. Dos años después fue liberada.

"A los 14 la abandonaron cerca del CAPE. Le dijeron que no se diera vuelta, que siguiera caminando", expresó a este diario la abogada Silvia Barrientos, defensora de JR. 

La joven intentó sobrevivir y se puso en pareja. Al poco tiempo quedó embarazada y a causa de la violencia que sufría por parte de su pareja abandonó esa vivienda.

El destino parecía jugar a su favor cuando consiguió ingresar al programa "Ellas Hacen". Sin embargo, en una reunión se cruzó con Hidalgo y volvió al infierno. Recibió amenazas de la mujer y otras personas que la hostigaban en el domicilio de su madre hasta que durante un ataque en la casa, la madre de JR sufrió un infarto y murió.

Estas personas la buscaban para que las siga sirviendo, no solo sexualmente sino también en el tráfico de estupefacientes. 

En el 2014, JR denunció en la Unidad Judicial N° 1 que Figueroa, uno de sus captores la abusó sexualmente para luego llevarla por la fuerza en auto hasta un hotel en La Cocha. "Una vez allí, abusó de ella, la maltrató y le propinó un golpe que la desmayó.

Cuando recuperó la conciencia, estaba sola en la habitación con una mochila, dinero en efectivo y una nota que indicaba que debía volver a Catamarca, donde iban a estar esperándola en la terminal de micros", informaron en fiscales.gob.ar.

La joven llegó a esta ciudad y como no había nadie esperándola fue hasta la casa de su cuñada que estaba al cuidado de sus hijas. Luego hizo la denuncia e hizo entrega de la mochila con kilos de marihuana y dinero.

De la investigación realizada por la Justicia Federal surgía que la acusada JR era víctima de trata de personas y que a lo largo de los años había radicado denuncias por abuso sexual y violencia, las cuales fueron cajoneadas.

"No venía denunciando, sino clamando. Estaba claro que no vendía. Era más que palpable en la causa", le comentó a El Ancasti el fiscal Rafael Vehils Ruiz, quien hizo la presentación con el apoyo de Marcelo Colombo, cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), y trabajó junto a la auxiliar fiscal María Correa y la jefa de despacho Natalia Colombo, del equipo de la fiscalía general. 

Para Vehils Ruiz, en el caso es aplicable el artículo 5 de la ley 26364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas, que establece que las víctimas de trata no son punibles por la comisión de cualquier delito que sea el resultado directo de haber sido objeto de trata y, en el caso en cuestión, también querellante en una denuncia por violación. Por ello, solicitó el sobreseimiento de JR sin la realización del debate oral y público, ya que llevarlo a cabo significaría su revictimización.

"No existe registro de que se haya protegido debidamente a la víctima y que no ingresó al programa de víctimas, a pesar de que se solicitó oportunamente, ni tampoco se investigaron los hechos que ella denunció".

En el fallo unánime, además de sobreseer a JR, los jueces ordenaron que sea incorporada a los programas de asistencia a víctimas del delito de trata de personas dependientes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y de la Dirección de Derechos Humanos de la Provincia de Catamarca, "a efectos de garantizar a la misma asistencia física, psicológica, medica de reinserción social, manutención, protección, capacitación laboral y ayuda en la búsqueda de empleo".

Además, ordenaron que sea custodiado su domicilio por Policía Federal y Gendarmería Nacional.n

Otras Noticias