jueves 11 de julio de 2024
se inició el debate en la cámara penal N°1

Naim Vera: "Quiero pedirle perdón a la familia de Brenda, amigos y a mi familia"

Fueron las únicas palabras del acusado cuando el juez le preguntó si declararía. Se leyó la declaración que realizó durante la investigación. El juicio continúa hoy. Hubo un estricto operativo de seguridad.

Por Redacción El Ancasti

"Quiero pedirle perdón a la familia de Brenda, amigos y a mi familia", fueron las palabras de Naim Vera (20) acusado del femicidio de Brenda Micaela Gordillo frente al tribunal de la Cámara Penal N°1 en donde ayer se inició el debate.

Vera (20) ingresó al recinto de la Cámara alrededor de las 7.30 bajo un amplio operativo policial, hora y media después los jueces Fernando Esteban, Mauricio Navarro Foressi y Carlos Moreno abrieron el debate.

En la sala el ingreso fue cumplimentando los protocolos sanitarios impuestos para evitar  la propagación del virus COVID-19.   En el interior se encontraban los representantes del Ministerio Público Fiscal el fiscal de cámara Jorge Silva Molina y el fiscal coadyuvante Hugo Costilla, quien investigó el hecho.

También, María Espeche, la madre de la víctima, y sus abogados Sebastián Ibáñez y Bruno Jerez; Naim Vera y su  abogado, el cordobés Gonzalo Ferreras, y en el sector del público estuvieron los padres y un hermano del acusado, el hermano y otras dos familiares de la víctima y la prensa.

El hecho

El juez abrió el debate y solicitó al secretario la lectura de la requisitoria fiscal en la que se detalló el hecho, cómo y cuándo ocurrió en base a los elementos de pruebas reunidos por el fiscal investigador.

El relato detallado del dictamen leído señala: "Que el día 1 de marzo del 2020,  a la 1.48, Naim Vera junto a Brenda Micaela Gordillo -a quien había conocido en la madrugada del 24 de noviembre del 2019 y con la cual había iniciado a posterior una relación de pareja-, se hicieron  presentes en Avenida Maestro Quiroga Nº 68, dúplex Nº 03, de esta Ciudad. La única finalidad que Vera tenía en su mente, al citarla y llevarla a dicho inmueble esa noche a Gordillo, era la de dar muerte a ésta debido a que en diciembre del año 2019 ella le había manifestado que se encontraba embarazada sobre el cual ésta había decidido continuarlo, haciéndole saber que no tenía la intención de realizarse prácticas abortivas en su cuerpo para interrumpir el estado de preñez como Vera le insistía manifestándole a ésta, (...) que esa persona por nacer le entorpecería su proyección de vida por no tener aún la edad suficiente para asumir la responsabilidad de ser padre y que ese hijo “le cagaría la vida” (sic.)" (...)

"Ya en el interior del inmueble aludido, Vera, motivado por la finalidad de no asumir una paternidad no deseada la cual iba en contra de su estereotipo de proyección de vida personal, formada en base a su rasgo egocéntrico, narcisista, egoísta de desjerarquización -y por ende el de superioridad- del hombre hacia la mujer,  no colocándose nunca en el lugar de Brenda considerando a ella una cosa que podía disponer de su vida, y del consecuente embarazo, previo a tomar éste un pedazo de remera y una prenda interior femenina (...) se abalanzó detrás de ésta y envolviendo con su brazo el cuello de Brenda, logra reducirla colocándole en el interior de la boca dichas prendas de vestir, hasta que, con ese medio y mecánica, Vera cumple su designio criminoso y le ocasiona la muerte de Gordillo. (...)

"Luego Vera procedió a trasladar el cuerpo a la parte posterior del inmueble y colocarlo sobre la plataforma del asador para luego arrojarle un líquido inflamable y con la acción del fuego logra así encender un incendio que provoca que las extremidades se desmiembren. Finalmente colocó dichas partes en un canasto de mimbre que lo arrojó en un contenedor de basura ubicado frente al domicilio. Posteriormente, a las 8.57, busca la camioneta de su padre y se dirige a ruta provincial Nº 4 y arroja el cuerpo en el margen nor-este de ésta, para luego marchase del lugar”. Luego se le dio la palabra al imputado.

La declaración de Vera realizada en 2020 fue leída en el recinto

El presidente del Tribunal, Fernando Esteban, tras la lectura de la requisitoria fiscal le dio la palabra a Vera, quien decidió declarar. Brevemente dijo: "Quiero pedirle perdón a Brenda, a su familia y amigos. También a mi familia". Posteriormente expresó que no respondería preguntas. 

En base a eso el juez señaló que se ingrese por lectura la declaración realizada por Vera al momento de la instrucción.
Meses atrás El Ancasti había accedido a esa declaración en la que Vera contó cómo conoció a Brenda y el inicio de la relación aclarando que nunca habían sido novios.

Al referirse al momento del crimen dijo: "Ya en el departamento ella me empezó a decir que teníamos que hablar con mis papás por el tema de la cuota alimentaria; yo le insistía que tenga paciencia, que todavía no era el momento; de ahí ella me empezó a decir que era un cagón de mierda, un pendejo que no sabe nada de la vida, que no me la iba a llevar de arriba; nunca la había visto así, me decía que todo iba a terminar en la justicia, que mis  papás se iban a enterar por un juez de que yo la había embarazado y que no me quería hacer cargo; le pedí muchas veces que se tranquilizara, pero cada vez se ponía más agresiva; yo no sabía qué hacer, le rogaba que tenga paciencia y en un momento me largue a llorar, no sabía cómo decirle que no me animaba a hablar con los padres; allí es cuando ella se empieza a reír, toma su celular y me dice que soy un pendejo pelotudo, que cómo no me iba a dar cuenta que no estaba embarazada y me decía que me iba a escrachar para que todo el mundo se me reía, me decía que era un salame, pendejo mariconcito, muchas cosas que ya ni me acuerdo; me sentí acorralado, abrumado; se me nubló la mente; sentí el corazón a mil; ella no paraba de insultarme y me pegó una patada en la zona genital, eso me hizo estallar; realmente no sé qué me pasó, no me puedo acordar, reaccione mal, pero no estaba consciente, no sé cómo explicarlo, fueron instantes. Todo lo que hice después fue por desesperación, no sabía qué hacer; intenté reanimarla pero no reaccionaba, no tenía a quién llamar o comunicarme; lo que hice fue realmente impensado".

Tras la lectura, el juez le dio la palabra al defensor de Vera y antes de pasar a un cuarto intermedio la madre de Brenda pidió un minuto de silencio en la memoria de su hija.

Ferreras: "No venimos a justificar una muerte" 

El abogado de Vera, Gonzalo Ferreras, solicitó la palabra a los jueces antes del cierre.
Le fue concedido y señaló que “observó en distintos medios de comunicación un sinnúmero de maniobras de informaciones que han tergiversado la realidad de los hechos. No hay ninguna constancia judicial a lo largo de la tramitación de los 14 meses de instrucción que lleva la causa que indique que el acusado o su defensor hayan llevado adelante alguna actividad o alguna estrategia o maniobra tendiente a desincriminar al acusado. Es por ello, su señoría, que el caso en sí no reviste ningún grado de complejidad. Por eso corresponde poner de manifiesto y ya tal cual lo ha expresado el acusado en su declaración, que acá la defensa no viene a buscar impunidad. Nosotros no venimos a justificar una muerte. Nosotros venimos a explicar lo que realmente sucedió a los fines de que vuestra señoría pueda incorporar elementos de convicción suficientes para dar una correcta y justa solución al caso”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar