HORROR EN LAFERRERE

Acusó a su amigo de ser amante de su novia y lo quemó en su colectivo

martes, 30 de junio de 2020 · 01:05

El colectivero Daniel Contreras agonizó durante una semana en una cama de la clínica Fitz Roy, en el barrio porteño de Palermo. La mitad de su cuerpo ardió. Las quemaduras que había sufrido no lo dejaron continuar, su cuerpo se apagaba día a día con las llagas, quemaduras calculadas por los médicos literalmente en un 50%. El jueves pasado, Contreras no resistió más y murió.

Su muerte tiene un imputado: Adrián Fajardo, alias “El Tano”, de 49 años, un excompañero de la empresa para la que trabajaban, la línea 325 que une el barrio porteño de Liniers con Laferrere. “El Tano”, según la acusación en su contra, lo roció con alcohol etílico en el interior de un colectivo y al grito de “traidor” le arrojó un fósforo y lo vio arder.

Después, “El Tano” intentó quitarse la vida, degollarse con cuchillo mientras partes de su cuerpo también se quemaban. Falló en su intento. Hoy, continúa internado e imputado por el crimen de Contreras, en un expediente investigado inicialmente por el fiscal Fernando Garate, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de Gregorio de Laferrere.

La historia que envuelve el crimen del colectivero está atravesada por una trama de violencia de género y una presunta traición amorosa entre compañeros de trabajo que Contreras pagó con su vida. El macabro desenlace comenzó a tejerse seis meses atrás. Según relataron las fuentes judiciales, “El Tano” aún se encontraba en pareja con Solange, una enfermera de 29 años oriunda de Laferrere, en la zona oeste del conurbano bonaerense. Un día de noviembre pasado, Fajardo oyó en boca de su pareja algo que él un poco ya sospechaba. Sus celos enfermizos se lo anticiparon o quizá de tanto que lo pensó se hizo realidad. Solange se quería separar y comenzó a amenazarla. “Vos vas a ser solo mía”, solía repetirle de modo enfermizo.

El Tano” masticaba odio y comenzó a publicar frases amenazantes en sus estados de WhatsApp: “Tiene que pagar por todo lo que hizo”, fueron sus amenazas. Así, cumplió con su promesa.

El 19 de junio pasado a la madrugada, Contreras se encontraba sentado en el colectivo interno 118 de la línea. Había finalizado su recorrido en la terminal ubicada en el Barrio San Juan, en la localidad de Laferrere, cuando Fajardo subió a la unidad y luego de una fuerte discusión lo roció con alcohol y lo prendió fuego. Contreras fue trasladado de inmediato a un centro de salud y Fajardo también herido fue derivado al Hospital Paroissien, donde permanece internado en grave estado en la sala de terapia intensiva. Ante el fallecimiento de Contreras, la causa se recalificará porque un femicidio vincular –matar a un tercero para afectar a su víctima de violencia de género-. 

Otras Noticias