De acuerdo con datos del Sistema de Protección

Las denuncias por maltrato a niños van en notable aumento

De 834 llamados a la Línea 102, en los últimos 40 días, 42 fueron para denunciar situaciones de violencia.
domingo, 24 de mayo de 2020 · 01:11

Los chirlos, “correctivos”, palizas y cachetadas ya no tienen lugar en la crianza actual de niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, estas prácticas “tradicionales” para algunos continúan naturalizadas. La Línea 102 de Ayuda al Niño, en los últimos 40 días, registró un notable incremento en el registro de denuncias por maltrato a chicos.

La Línea funciona en la órbita de la Secretaría de Familia, organismo a cargo del Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, y se advirtió que en este último tiempo se registraron 834 ingresos al Registro Único Nominal de Niñez de Catamarca (RUNNCAT). En detalle, ocho ingresos fueron por situaciones de abuso sexual en la infancia (ASI), 10 por atravesar una situación de salud, 20 llamadas fueron por consultas sobre la habilitación de permisos para niños de padres no convivientes y asistencia alimentaria. También se comunicaron para consultar por 10 niños con autismo, por cuatro denuncias por impedimento de contacto y hubo tres casos emergentes. Al mismo tiempo, hubo 50 registros por falta de hábitos de higiene, consultas sobre Asignación Universal por Hijo (AUH) o sobre cuota alimentaria, entre otras cuestiones. No obstante, se remarcó que la situación más preocupante está relacionada con la violencia que sufren chicos y chicas.

María Carrizo, secretaria de Familia, aseveró que en el contexto de cuarentena por la pandemia se ha duplicado la cantidad de casos a trabajar de maltrato infantil. Se registraron 42 llamadas. Por ello, recomendó extremar los recaudos con chicos y chicas. Al mismo tiempo, indicó que antes de la pandemia entraba una demanda en el Sistema de Protección por día. Durante el período de pandemia, ingresan entre seis y siete casos remarcó.

“El aislamiento aumentó la vulnerabilidad de niños, niñas y adolescentes. El hogar familiar en muchos casos pasó a ser del lugar más seguro al lugar más peligroso. Se sugiere agudizar la mirada, pedir a las personas cercanas a los niños denunciar cualquier situación que se observe, agudizar la mirada ahora que en esta etapa de la pandemia se puede salir con los niños. Para eso, se viene impulsando que los propios niños puedan denunciar a la Línea 102”, indicó.

Además, la referente hizo hincapié en evitar la revictimización de los chicos y chicas. Al mismo tiempo, remarcó que los métodos de crianza violentos continúan “naturalizados”, pese a que el Código Civil advierte en el artículo 647 establece la prohibición de malos tratos y del castigo corporal en cualquiera de sus formas. “No se debe naturalizar el maltrato como parte de la crianza. Por ello, se trabaja con la voz de los chicos y una de las funciones es fomentar los derechos de la niñez y la adolescencia”, expresó.
“Los malos tratos y todo hecho que lesione o menoscabe física o psíquicamente a los niños o adolescentes, por más moderados que puedan ser, están prohibidos”, reza la norma.

La funcionaria indicó que el maltrato en la infancia es una causa de sufrimiento para los niños y las familias, a la vez que advirtió que "puede dejar huella durante toda la vida. Puede derivar en estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral y físico”. A través de este accionar se reflejan consecuencias en la conducta y la salud mental porque este maltrato puede contribuir a las enfermedades del corazón, al cáncer, al suicidio y a las infecciones de transmisión sexual.

Por ello, para María, la función de madres, padres y de cuidadores es generar el clima y las condiciones emocionales adecuadas para el desarrollo de su personalidad, contenerlos, brindarles confianza, respetarlos, dar respuestas a sus angustias para poder ayudarlos a crecer e independizarse.

“Los adultos utilizan métodos de crianza violentos porque aprendieron a relacionarse de esa forma. Conocen un modelo en el cual fueron criados y, sin cuestionarlo, vuelven a aplicarlo. Debemos reflexionar sobre esas formas y reeducarnos en una nueva crianza, teniendo a los chicos y chicas como sujetos de derechos. Muchas veces, los adultos no tienen intención de maltratar. La impaciencia, el apuro y la impulsividad a veces les impiden buscar el lenguaje adecuado para hablar. Entonces, lo que nace impulsivamente es el grito, la agresión, el maltrato", consideró.

Servicio

La secretaria consideró, por la cantidad de llamadas registradas, que la Línea 102 es reconocida socialmente. “Es surtida la línea. Ya se pregunta de todo. Hay respuesta. Hubo cuatro denuncias pidiendo contención para chicos autistas. Cuando decíamos que estaban habilitados para salir, algunos desconocían. En las entrevistas, los chicos dicen ‘no quiero volver a mi casa porque mi padre o madre me maltrata’. Saben lo que es; ha cambiado totalmente; los chicos entienden todo. Cuando van los padres y madres a las entrevistas dicen que solo aplican ‘correctivos’”, advirtió. También destacó que los acusados de maltratos son jóvenes pero los abuelos, los que supuestamente criaron con correctivos, apoyan a sus nietos, los ‘demandantes’. “Se presentan para hacerse cargo. Cuando el niño se queda con la abuela, la tía o la madrina es positivo”, reconoció.

Línea abierta

  • La Línea 102 de Ayuda al Niño funciona las 24 horas.
  • De los 834 llamados que se realizaron, se registraron 42 hechos de maltrato.
  • También hubo ocho ingresos por situaciones de abuso sexual en la infancia (ASI),
  • Mensualmente, antes de la cuarentena por el COVID-19, se registraban 35 llamadas.
  • En los primeros 15 días de aislamiento, se concretaron 45 llamados.

Otras Noticias