Crimen de ricardo peñaflor

Prorrogan preventiva para los hermanos Pinto

Los cinco imputados continuarán detenidos. La causa sería elevada a juicio antes de finde año.
sábado, 23 de mayo de 2020 · 01:08

La jueza de Control de Detención y Garantías de Frías, Marta Cejas, no hizo lugar al pedido de libertad de los hermanos  Jesús Osmar Pinto (47) y Daniel Ramón Pinto (38), imputados por el crimen del pequeño productor agropecuario catamarqueño Ricardo Peñaflor, y les prorrogó la prisión preventiva por el plazo de ley hasta completar los dos años. 

Con este fallo, los cinco imputados en el marco de la investigación, por presunto “homicidio calificado con el concurso premeditado de dos o más personas”, continuarán detenidos y según informaron fuentes judiciales, la causa podría ser elevada a juicio en julio o agosto.

A los Pinto se suman el policía retirado Lindor Alfredo Rodríguez (56), y su esposa y docente -con quien Peñaflor habría mantenido un romance-, Claudia Viviana Pereyra (51).  El quinto sospechoso es Saul Jeréz (74), quien a principios de noviembre de 2019 dio su versión sobre los hechos colocando en la escena del crimen a los otros cuatro sospechosos. Según fuentes judiciales  Jeréz declaró que el 6 de agosto del año pasado, Peñaflor lo buscó en su casa con la intención de ir ante un escribano y concretar la trasferencia de un terreno que Jeréz le había prometido.

Pero Jeréz se negó, se arrepintió, lo que dio lugar a una discusión. 

Siempre según su relato, en esos momentos habrían llegado los hermanos Pinto, con armas en su poder, y habrían intentado golpear a Peñaflor. Ante el ataque el productor catamarqueño le pidió a Jeréz -con quien compartía negocios de tierras y cría de animales y quien además era su compadre-, que interceda para evitar la gresca. 

Tras una serie de golpes uno de los hermanos lo habría sujetado fuertemente y una vez en el suelo, le habría atado las manos a la espalda con guantes de goma, para reducirlo. 

En medio de los forcejeos, poco después llegaron Pereyra y Rodríguez. 

Presuntamente Pereyra le dio $20.000 a uno de los Pinto a quien le dijo: “Aquí te tengo lo que hemos hablado, con eso ya estamos”. 

Entre los Pinto y Rodríguez lo inmovilizaron definitivamente sujetándolo de pies y manos con tiras de goma, y tras envolverlo en nylon lo ataron con alambres y lo arrojaron en la caja de su propia camioneta.

Acompañando a Peñaflor iban los Pinto, mientras que Rodríguez conducía, acompañado por Jerez.

El catamarqueño fue trasladado y torturado a golpes hasta un paraje ubicado al norte de la ciudad de Frías, camino a Brea Chimpana, cerca de la actual ruta nacional 157, a unos a 70 metros del límite con Catamarca. 

En el lugar, según Jerez, uno de los Pinto le habría descerrajado tres disparos, pero como no se moría, Rodríguez lo terminó ejecutando con un tiro en la cabeza.

El cuerpo y la camioneta fueron rociados por Rodríguez con combustible de reserva que Peñaflor acostumbraba trasladar en su camioneta, y luego les prendió fuego. 

Presuntamente los hermanos Pinto habrían actuado motivados por el dinero que les habría pagado la pareja y si bien conocían a la víctima, no habrían mantenido rencillas o una enemistad previa. 

La querella, a cargo de Abel Mauas se mostró optimista con los avances en la investigación que llevaron adelante los fiscales Gustavo Montenegro y Gustavo Zavalía,  quienes según se informó, podrían solicitar su elevación a juicio antes de fin de año. 

Finalmente se supo que los Pinto y Jeréz son oriundos de Catamarca, y que la pareja es de la ciudad de Frías.

Otras Noticias