se hizo una marcha frente al colegio quintana

Grooming: otra denuncia contra el docente

La tercera denuncia fue realizada en la Unidad Judicial de Violencia de Género por una exalumna. El Obispado rechazó los "escraches".
jueves, 26 de noviembre de 2020 · 01:10

El docente imputado por "grooming" sumó una tercera denuncia en su contra, ya que ayer se conoció que una exalumna se presentó en sede judicial para acusarlo por un hecho que habría ocurrido cuando era menor de edad.

Fuentes judiciales consultadas por El Ancasti confirmaron que la deposición se presentó en la Unidad Judicial Especializada de Violencia Familiar y de Género. Aunque no trascendieron más detalles del contenido de la denuncia, se supo que sería anexada a la presentación realizada el martes a la noche por otro joven (ver relacionado).

El martes, Olivera había sido imputado por "grooming continuado" tras la denuncia realizada por un joven de 18 años que señaló que tres años antes había sido contactado por Olivera por primera vez y que en los últimos meses volvió a escribirle. El acusado, defendido por el abogado Fernando Contreras, se había presentado espontáneamente en Fiscalía Penal para ser indagado y se abstuvo de prestar declaración. 

El fiscal Hugo Costilla resolvió mantener la libertad pero le impuso una serie de restricciones.

Tras las dos denuncias realizadas ayer, la Fiscalía ordenó que se lleve adelante una serie de medidas de prueba.

Protesta

Frente al ingreso al Colegio Quintana, un grupo de exalumnas y alumnos de este Colegio, acompañados por familiares y otras organizaciones sociales, se manifestaron ruidosamente durante la mañana de ayer.

El "escrache" no fue solamente dirigido al imputado Olivera sino también a otros docentes que fueron individualizados y acusados de hechos de acoso.

“El silencio los hace cómplices", "No nos callamos más", "Basta de abusadores en las aulas", "Nunca más vas a tener la comodidad de nuestro silencio” rezaban los carteles y formaban parte del grito de protesta.

Los testimonios de chicas y chicos se conocieron durante la mañana de ayer. "Estaba normalizado. Teníamos miedo de decir no me lo digas, me molesta. Siempre con una sonrisa tímida. Nunca pensamos que pasó más de eso", dijo una joven.

"No nos sentimos acompañadas por nadie. Solo entre nosotros, somos los únicos que nos entendemos" explicó la joven acerca de la actitud del Colegio.

En relación con el caso de Olivera, manifestó que les sorprendió la renuncia. "Nos llamó la atención que haya renunciado, no sabíamos por qué. Nos habían dicho que eran por motivos personales".

Otras situaciones personales fueron ventiladas a través de cuentas de Facebook e Instagram, que fueron creadas para denunciar situaciones de acoso y hostigamiento.

Contra los escraches

El Obispado se pronunció al respecto y lo hizo a través de la Comisión Interdisciplinaria de Prevención de Abuso Sexual Infantil, de la Vicaría Episcopal de Educación de la Diócesis de Catamarca.

En el comunicado se manifestó el apoyo a la "comunidad educativa", "a la familia del joven denunciante, a toda la familia educativa, a la familia del docente denunciado y a toda la sociedad en general".

"No nos parece oportuno utilizar las redes sociales para exponer denuncias, sino que deben hacerse, si correspondiere, ante las autoridades pertinentes, para no incurrir en la difamación y la calumnia" señalaron en el comunicado.n

Otras Noticias