el sacerdote Está acusado por el delito de "abuso sexual"

Renunció Guillermo Narváez como defensor del cura Gutiérrez

viernes, 13 de septiembre de 2019 · 02:00

La situación judicial del sacerdote Juan de Dios Gutiérrez se complica. El cura está acusado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser ministro de un culto religioso” y recientemente quedó sin abogado defensor.

El abogado Guillermo Narváez había asumido la defensa del religioso, que fue denunciado a finales de octubre de 2015, en Belén. La causa fue elevada a debate y el expediente se encuentra en la Cámara Penal de Tercera Nominación. Gutiérrez podría ser el primer sacerdote acusado por un delito contra la integridad sexual en ser juzgado.

No obstante, Narváez decidió declinar la defensa, dado que la Cámara de Senadores le dio el acuerdo, días pasados, para ocupar el cargo de fiscal Penal Juvenil. En breve, la Corte de Justicia podría tomarle juramento para que asuma la nueva función.

Al momento de la denuncia Gutiérrez tenía 28 años. Una madre lo denunció por haber abusado de su hija de 16 años.
La causa pasó por varias instancias y en noviembre del año pasado la Cámara de Apelaciones, integrada por los jueces Juan Pablo Morales, Edgardo Rubén Álvarez y Raúl Da Prá, consideró que quedó demostrada en la investigación la manipulación que ejerció el sacerdote sobre la víctima de 16 años. Sin embargo, la defensa casó el fallo por lo que la causa pasó a la Corte de Justicia y a finales de marzo de este año, quedó firme la elevación.

Los jueces del Tribunal de Alzada pusieron foco en los informes de las pericias psicológicas y psiquiátricas del  sacerdote y de la víctima.

Sobre Gutiérrez se recordó textualmente el resultado de aquellas al señalar en el expediente que “…llama la atención la falta de angustia (de Gutiérrez)  y predominan rasgos obsesivos y un nivel de ansiedad paranoide”.

En tanto recuerda que de la pericia psiquiátrica surge que el acusado muestra “al momento de la evaluación rasgos de personalidad narcisista y de tipo psicopática”, según el informe de la profesional que realizó las entrevistas.

Pericias

Para la elevación a juicio, entre los elementos probatorios había más de 8.000 mensajes entre el sacerdote y la adolescente, que tras las pericias –la clave de esta investigación- se convirtieron en prueba material contundente del abuso. En la fundamentación, el magistrado de Belén indicó que tales mensajes eran en ‘tono amoroso’ y los intercambiaban por las redes sociales, como Facebook o por celular. Los informes describieron a Gutiérrez como un “manipulador al punto de destruir la subjetividad del otro”. Para este Tribunal fue  por este motivo que el acusado pudo lograr su cometido.

Otras Noticias