En la Cámara Penal 3

El sacerdote Juan de Dios Gutiérrez finalmente será juzgado por abuso sexual

Se confirmó la elevación a juicio de la causa en su contra por el abuso de una adolescente. Será el primer religioso juzgado en la provincia.
viernes, 22 de marzo de 2019 · 09:20

Finalmente el sacerdote Juan de Dios Gutiérrez irá al banquillo de los acusados. Hoy se confirmó que la elevación a juicio de la causa por abuso sexual que lo tiene como imputado y deberá comparecer ante la justicia. 


Desde el Juzgado de Control de Garantías, a cargo de la jueza Sabrina Rodas Tizon, se notificó que no se dio lugar a la última apelación presentada por el abogado defensor Guillermo Narváez, por lo que indefectiblemente la causa irá a juicio, el cual se realizará en la Cámara Penal 3. 


En noviembre del año pasado se había confirmado la elevación a juicio, sin embargo, la defensa casó el fallo por lo que la causa pasó a la Corte de Justicia y hoy finalmente quedó firme la elevación. 


El sacerdote está imputado por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser ministro de un culto religioso” y será el primer religioso juzgado por este tipo de delitos en la provincia ya que días atrás la Cámara de Apelaciones revocó la elevación a juicio de la causa contra el cura Renato Rasguido, otro de los curas acusados de abuso, que ahora espera por una nueva presentación de la Fiscalía.

Sorpresa para la defensa 

Narváez, defensor del cura, se mostró sorprendido por la confirmación de la elevación a juicio debido a que considera que no se resolvió el planteo de nulidad que había presentado. "Solicitaré que sea remitida nuevamente la causa a la Cámara de Apelaciones para resolver el incidente de nulidad. No hay elevación a juicio de la causa". 

También adelantó que pedirá sanciones a los empleados de la Cámara de Apelaciones que realizaron el trámite de notificación a las partes que intervienen en el caso.   

 

El caso   

La causa contra Gutiérrez se originó a fines de octubre de 2015 cuando la madre de una adolescente, de 16 años, advirtió que su hija había sido abusada sexualmente por el cura, quien tenía a cargo un movimiento juvenil de la Iglesia en la ciudad de Belén. Tras la denuncia radicada por la mamá de la víctima, la Fiscalía de Belén ordenó la inmediata detención contra el religioso. Su captura tuvo una gran repercusión en grandes medios del país.
Tras un mes detenido, fue liberado.