José C. Paz

Mató a su marido de 185 puñaladas porque lo encontró abusando de su hija

Por la muerte del hombre fueron detenidas su esposa y una de sus hijas, de 18 años. La hermana de la mujer denuncia que vivían un calvario.
martes, 12 de marzo de 2019 · 08:41

Una mujer y una de sus hijas fueron detenidas el sábado luego de asesinar de 185 puñaladas a su marido en el partido bonaerense de José C. Paz. La víctima, identificada como Alberto Elvio Naiaretti (46), fue sometida a la autopsia y allí los médicos constataron esa cantidad inédita de puñaladas.

El hecho ocurrió cuando Paola Córdoba, de 38 años, volvió a su casa y se encontró con una imagen impensada para ella: su marido, Alberto Naiaretti, exempleado de una empresa de plásticos, intentaba abusar sexualmente de su hija de 18 años. Cuando llegó la Policía Bonaerense, Paola confesó el asesinato.

Según explicaron fuentes de la investigación, a cargo de la fiscal Silvia González Bazzani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 23 descentralizada de Malvinas Argentinas, a Télam, la mayoría de las 185 puñaladas que detectaron los forenses en el cadáver estaban agrupadas en la región del tórax y el resto distribuidas en el abdomen, el cuello, la cabeza, los brazos y una en la espalda.

Los médicos de la Policía Científica de San Martín le informaron a la fiscal que la mayoría de la puñaladas eran superficiales salvo cuatro que eran profundas y afectaron el corazón y el pulmón izquierdo y que fueron la causa de la muerte.

Por el crimen, quedaron detenidas la esposa de la víctima, Paola Córdoba (38), y la mayor de las cuatro hijas del matrimonio, Paula Milagros Naiaretti (18), quienes ya fueron indagadas y permanecían hoy en prisión acusadas de “homicidio agravado por el vínculo”, delito que prevé prisión perpetua.

La víctima presentaba numerosos antecedentes policiales. En 2006 tuvo una causa por “encubrimiento”, en 2007 una “contravención” y en 2014 una “tentativa de hurto agravado”. Además de varias denuncias en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Malvinas Argentinas por “violencia familiar”.

Familiares, amigos y vecinos de las mujeres detenidas por el crimen marcharon este lunes por tarde a la comisaría primera de José C. Paz para pedir por la libertad de ambas mujeres detenidas.

"Fueron 22 años de calvario el que vivieron mi hermana y mi sobrina, de torturas. Hasta la obligaba a Paola a prostituirse en la ruta 8... por eso pedimos que sean liberadas", afirmó María, la hermana de Paola Córdoba, al asegurar que tanto su hermana como su sobrina eran víctimas de violencia de género.

Según María, el hombre tenía un almacén y un lavadero de autos y obligaba a su hermana a lavar los vehículos y se quedaba con el dinero del trabajo realizado por ella.

"Tiene muchas denuncias porque la golpeaba siempre, ella se escapaba pero volvía con él por los hijos, con quienes también era violento", sostuvo la mujer.

En tanto, Olga, otra hermana de la mujer, dijo por C5N que Paola lo mató a su marido "pero él la mató a ella hace 22 años. La mató a ella y a los chicos. Nos arruinó la vida". Y añadió: "Él la obligaba a prostituirse, y le decía constantemente: no te duermas porque te mato a vos y a los chicos".

Al respecto, los voceros policiales y judiciales ya habían informado el mismo día del hecho que el crimen se había producido tras una fuerte discusión en la que la mujer le reclamaba a su pareja que dejara de someterla a prostituirse.

Voceros judiciales indicaron que madre e hija fueron indagadas anoche por la fiscal del caso y en ambos casos declararon y dieron su versión de los hechos.

"En sus indagatorias hablaron y contaron que eran víctimas de violencia de género. Ahora la fiscal trabaja para evacuar citas. Se está analizando si existen denuncias o causas previas que tenían al fallecido de este hecho como imputado", dijo una fuente judicial.

Luego de las indagatorias de anoche, la fiscal González Bazzani pidió que las aprehensiones de Córdoba y Naiaretti hija se conviertan en detenciones, lo que fue convalidado hoy por el juzgado de Garantías que entiende en la causa, según señalaros los voceros.

Las 185 puñaladas de este crimen superan la cantidad de heridas de arma blanca de otros casos emblemáticos de la historia criminal argentina, como las 120 puñaladas con las que en el 2000 las hermanas Silvina y Gabriela asesinaron a su padre Juan Carlos Vázquez en un aparente ritual satánico en el barrio porteño de Saavedra, y las 113 con las que el femicida Fabián Tablado asesinó a su novia Carolina Aló en 1996 en el partido bonaerense de Tigre.

 

 

Otras Noticias