Debate abreviado

Confesó que volvió a delinquir por su adicción a las drogas

Fue condenado a dos años de prisión efectiva, pero como tiene una condena en suspenso se unificó la condena.
viernes, 15 de noviembre de 2019 · 02:15

Un hombre de apellido Santucho llegó a la Cámara Penal de Segunda Nominación para responder por el delito de “hurto”. De acuerdo con información a la que accedió este diario, su abogado defensor, Pedro Justiniano Vélez, había solicitado un debate abreviado.

Según se indicó, meses atrás, el acusado había sustraído, de manera ilegítima, unos elementos de un domicilio. En la audiencia, presidida por el juez Luis Guillamondegui, el acusado confesó su participación en el hecho. En la investigación penal, sus huellas digitales fueron halladas en la escena del robo. Una vez tomada la prueba papiloscópica, se cotejaron los datos y el resultado indicó al acusado.

Además, el imputado reconoció que “no tenía que hacerlo pero las pastillas me llevaron a cometer este hecho”.
Dada su confesión, el fiscal de Cámara, Gustavo Bergesio, solicitó una pena de dos años de prisión en efectivo, debido a que el imputado contaba con una pena en suspenso de dos años, dictada por la Cámara Penal de Tercera Nominación. A su turno, el defensor adhirió al pedido del representante del Ministerio Público Fiscal.

Tras los alegatos, el juez Guillamondegui condenó al acusado a dos años de prisión efectiva y unificó la pena. De esta manera, deberá purgar un castigo de tres años de prisión efectiva. Al mismo tiempo, dispuso que el acusado realice un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación en el Servicio Penitenciario Provincial.

Lugares comunes

En las sentencias de las cámaras penales cada vez más se hace evidente el avance del consumo problemático de sustancias estupefacientes. “Me traicionó la droga, la vida. Desde hacía unos días venía consumiendo cocaína”, había confesado el imputado por un “homicidio en ocasión de robo”. Un joven acusado de “robo calificado por el uso de armas” y de “lesiones leves” declaró que el conflicto se había originado porque lo confundieron con un vendedor de droga.

Algunos acusados reconocen su consumo problemático de sustancias como alcohol, pastillas, cocaína y marihuana y en las sentencias suele quedar asentado que realicen un tratamiento para lidiar con la adicción. Desde el Fuero de Familia alertaron que al consumo problemático de sustancias se suman el desempleo y la falta de educación para que se genere un ambiente violento.
La reincidencia es otra característica que comparten algunos imputados. Por abrumadora mayoría, indicaron fuentes consultadas, los reincidentes o personas que sin serlo vuelven a ser procesados o juzgados lo hacen por delitos en contra de la propiedad –es decir, hurtos y robos simples-, amenazas, y lesiones, muchas veces en contra de sus parientes, parejas en general y quizá por estafas. 

También se indicó que sin dudas que en los delitos contra la propiedad existe un trasfondo social y económico. “La falta de educación, trabajo y adicción a los estupefacientes y al alcohol son detonantes casi exclusivos de este tipo de infracciones a la ley penal. En el caso de violencia de género hay bastante repetición, aunque no reincidencia”, se advirtió.

Otras Noticias