Fue asesinada en marzo, en fiambalá

No se logró establecer la paternidad del embrión que gestaba Elba Ibáñez

Esta semana llegarían los resultados de estudios realizados a elementos secuestrados durante los allanamientos.
lunes, 21 de octubre de 2019 · 02:02

A ocho meses del crimen de Elba Ibáñez (35) -quien cursaba un embarazo de aproximadamente un mes y medio, y cuyo cuerpo fue hallado en un canal de riego en la ciudad de Fiambalá, en el departamento Tinogasta-, se pudo conocer que no se logró establecer la paternidad del embrión que gestaba. 

Fuentes vinculadas a la investigación informaron que a pesar de los esfuerzos realizados por los especialistas al momento de efectuar la autopsia no se pudieron reunir muestras de placenta o de otros tejidos para realizar un estudio de ADN, que permita posteriores cotejos. 

Se pudo conocer que la dificultad  para colectar la muestra estuvo vinculada al estado de descomposición del cadáver y la poca maduración del embrión o feto que habría sido de aproximadamente 45 días. Mientras Lorenzo Antonio “Tito” Quiroga (74), único sospechoso por el crimen permanece alojado en el Servicio Penitenciario Provincial, la Justicia espera el arribo de los estudios efectuados a una serie de elementos remitidos a la provincia de Jujuy, donde se encuentra el Laboratorio de Genética Forense del NOA.

Se trata de materiales secuestrados durante los allanamientos y procedimientos solicitados por la Fiscalía de la Quinta Circunscripción Judicial, a cargo de Jorge Barros Risatti, con la colaboración de personal de la División Criminalística, de Homicidios y de la Unidad Regional 5,  que depende del comisario Oscar Barrios.

El asesinato conmovió a la comunidad tinogasteña, ya que la víctima y el presunto victimario, fueron empleados de la Municipalidad de Fiambalá.  

En este contexto y tras una decena de marchas realizadas por familiares, amigos y vecinos pidiendo Justicia, se supo que el pedido de la defensa de Quiroga solicitando el beneficio de prisión domiciliaria por presuntos problemas de salud sería respondido en los próximos días por el Juzgado de Control de Garantías de Tinogasta. 

Elba Ibáñez era oriunda de Fiambalá y madre de dos hijos de 7 y 18 años. La mataron el 28 de marzo y el cuerpo fue hallado a orillas de la ruta nacional 60 -que conduce al Paso Internacional San Francisco-, a pocos metros de la salida del barrio Barrialitos de la ciudad de Fiambalá, dentro de un canal de riego. 

La autopsia arrojó que tuvo una muerte traumática y violenta, y que el deceso fue causado por desnucamiento y un golpe en la cabeza.

Un mes después del hecho se produjo la detención de Quiroga, quien fue  imputado por el delito de “homicidio simple”. 

Aborto clandestino

A las pocas horas de su detención, Quiroga manifestó que tuvo relación con la muerte de la mujer. 

El hombre declaró que Elba le pidió la semana previa al crimen -y en reiteradas ocasiones-, que le realice un aborto porque no podía tener más hijos y contaba con un empleo precario de una beca municipal.

Dijo que tras una serie de conversaciones, el 28 de marzo la recogió en su camioneta Kangoo gris y la trasladó a su casa, donde le introdujo una sonda en la vagina, por la que le inyectó una mezcla de jabón neutro diluido en agua, con aceite comestible. 
Siempre según su relato, a los pocos minutos Elba comenzó a descomponerse y murió. Quiroga reconoció que optó por depositar el cuerpo en el canal donde fue hallado, y negó haberla golpeado.  

Quiroga quedó alojado en la dependencia policial de Tinogasta y en junio, el juez de Control de Garantías, Marcelo González, hizo lugar al pedido de prisión preventiva realizado por el fiscal de la causa, y Quiroga fue trasladado al penal de Miraflores donde permanece alojado. 

Al poco tiempo de ingresar al Penal debió realizarse estudios por presuntas descompensaciones causadas por diabetes e hipertensión arterial.n

Otras Noticias