A LA SALIDA DE LA SEGUNDA AUDIENCIA, EN LA CALLE

Otra vez las familias Ponce y Castro se enfrentaron

El debate se reanudará la próxima semana con la declaración de uno de los imputados y los alegatos.
jueves, 06 de septiembre de 2018 · 04:12

La segunda jornada del debate por “homicidio preterintencional” que se desarrolla en la Cámara Penal de Segunda Nominación y que tiene como imputados a los hermanos Gabriel y Ángel Ponce se había desarrollado con total normalidad. Sin embargo, a la salida nuevamente se vivieron momentos de tensión y violencia. En inmediaciones de este Tribunal, los familiares de Gastón Castro –la víctima fatal- y de los hermanos Ponce se cruzaron y volvieron a agredirse físicamente.

Cerca del mediodía, cuando finalizó la audiencia, tanto los acusados como sus familiares y los familiares de la víctima habían abandonado la sala. A escasos metros de la Cámara, sobre calle Junín casi esquina de calle República, se produjo el enfrentamiento. De acuerdo con lo que testigos presenciales vieron, familiares de los hermanos Ponce se habrían acercado a un tío de Gastón Castro, la víctima fatal. Dijeron que lo increpó y que hubo golpes con palos. Luego, los familiares de los Ponce se fueron hacia una playa de estacionamiento de República al 200 y allí siguió la discusión. Debió intervenir la Policía para que esta situación no pasara a mayores.

Ángel y Gabriel Ponce llegaron a debate en libertad. El martes la primera audiencia debió suspenderse por un disturbio. En el pasillo del Tribunal intercambiaron agresiones a los gritos y volaron algunos elementos.

Debate
En esta audiencia se presentaron a declarar cinco testigos, entre ellos un tercer hermano Ponce y el padre de ellos. Lucas Carrizo Álvarez, el perito oficial que revisó el rifle de aire comprimido con el que se hirió mortalmente a Castro, finalizó su declaración.

Luego se presentó un adolescente de 15 años, que había estado la madrugada del 18 de abril del año pasado, cuando se produjo el crimen, con Castro y otro chico más. Recordó que Gastón había abierto la puerta del auto de la familia Ponce y que luego lo persiguieron. “Me fui a mi casa y al otro día me enteré que había muerto. Andaban con un rifle. No sacamos nada del auto. Está mal lo que hicimos. A Gastón lo encararon y lo corretearon. ‘Pillalo, pillalo’ dijeron”, recordó el chico.

A su turno, declaró Marcos Rojas, un policía que intervino aquella madrugada. Contó que le habían informado que había una persona demorada y le indicaron una dirección. Al llegar, vio a alguien tirado en la calle, aparentemente sin vida, “en el medio de la calle, frente a la casa de los Ponce. Noté nerviosismo por el hecho pero no ofrecieron resistencia”, advirtió. A la pregunta de la defensa, respondió que Castro era “conocido del ambiente delictivo”. 

Luego fue el turno de Agustín Ponce, padre de los jóvenes imputados. Recordó que estaba en su casa durmiendo y que escuchó el grito de su hija, quien dio la voz de alerta por un presunto robo. “Salí descalzo y en short. No observé nada. Cuando volví, encontré a mis hijos. ‘Pillamos a uno’, dijeron. Se sentó (Castro) por sus propios medios y llamaron a la Policía”, detalló. 

Contó que no tenía armas de fuego pero sí el rifle de aire comprimido, que pocas veces lo utilizaba, como cuando se iba a cazar palomas. “Solamente yo la manipulaba. Siempre estuvo guardada”, expresó. También destacó que sus hijos no intentaron escapar, que no se resistieron y que siempre trataron de ayudar.

Franco Ponce aseguró que nunca hubo una intención de “salir a buscarlo, pillarlo y entregarlo”, tampoco hubo una intención de matarlo. “No sé por qué salieron con el arma”, dijo.

Luego de este último testimonio, la defensa adelantó que Gabriel Ponce tiene intenciones de declarar. El debate pasó a cuarto intermedio para el miércoles de la semana próxima. Las partes formularán sus alegatos y posiblemente los magistrados den a conocer un veredicto.

Ángel y Gabriel Ponce son hermanos y ocupan en banquillo de los acusados. Ambos están imputados por el delito de “homicidio preterintencional”. La víctima era Gastón Castro (19) y la muerte se produjo en abril del año pasado en la zona sur de la Capital. El joven habría sido golpeado y un arma de aire comprimido habría resultado fatal.

En mayo, ambos acusados habían ofrecido $80.000 para acceder el beneficio de la suspensión del juicio a prueba pero el fiscal Gustavo Bergesio se opuso al pedido y se fijó una nueva fecha de debate. En esa oportunidad, la familia Ponce aseguró que había sido agredida en su casa por la familia Castro. 

Los hermanos Ponce recuperaron la libertad a finales del año pasado. El fiscal Luis Baracat los había imputado por “homicidio simple” y estuvieron privados de la libertad, pero en noviembre el juez de Control de Garantía cambió la imputación por “homicidio preterintencional” y recuperaron la libertad.

Otras Noticias