SU EX, LA MADRE DE LA NIÑA DE TRES AÑOS, LO HABÍA DENUNCIADO

Lo absolvieron porque no se acreditó que hubiera abusado de su propia hija

Estaba imputado por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo”.
lunes, 03 de septiembre de 2018 · 04:05

Había llegado esposado a la Cámara Penal de Tercera Nominación; estaba privado de la libertad desde enero del año pasado. Sobre él pesaba una imputación por “abuso sexual gravemente ultrajante por la circunstancia de su realización agravado por el vínculo”. El pasado 11 de julio fue absuelto por los jueces de este Tribunal, Marcelo Soria, Jorge Palacios y Patricia Olmi.

Su ex pareja había denunciado que entre el 25 de marzo y el 10 de junio de 2016 había abusado de la hija de ambos, una niña que por entonces tenía tres años. Sin embargo, el fiscal Alejandro Gober –encargo de la acusación- había solicitado la absolución y tanto el asesor de Menores, Eduardo Walther, como el abogado defensor, Luis Tula, adhirieron al pedido. Por ello, los magistrados fallaron en consecuencia.

De acuerdo con el fundamento del veredicto, “no ha quedado acreditada la existencia material del acontecimiento fáctico y, por ende, la participación del acusado en el hecho”. La elaboración del voto estuvo a cargo de la jueza Olmi y adhirieron sus pares, Soria y Palacios. Se consideró que “la mayor parte de los extremos fácticos fijados en la acusación resultan discutibles. Más aún, ya que al momento de los alegatos el representante del Ministerio Público Fiscal solicitó la absolución lisa y llana del imputado”.

Se advirtió que la fecha del hecho por el que se lo acusó no coincide en el plazo de tiempo establecido. La denunciante espontáneamente dijo en la sala de audiencias que el acusado estuvo con su hija por última vez un fin de semana de agosto de 2015, situación que se mantiene hasta la actualidad. Lo dicho se corroboró con las exposiciones realizadas por ella misma, que fueron incorporadas a debate.

“La prueba de cargo de la madre de la niña careció de congruencia toda vez que en varias partes de su exposición hizo deducciones de lo expresado por su hija con apreciaciones propias. Resulta curioso que la madre se haya enterado de la vulneración de su hija a principios del mes de junio del 2016 y que dejara pasar aproximadamente veinte días para recién interponer la denuncia en contra del padre, que tiene fecha 29 de junio de 2016”, se recalcó.

Además se puso foco en la pericia de la Cámara Gesell y se observó que el relato de la niña no fue espontáneo, ya que la psicóloga (la entrevistadora), introdujo elementos que no fueron narrados por la nena, sino mencionados por la profesional. En tanto que el examen médico de la niña, el que se agrega en el Protocolo de Abuso Sexual de fecha 1 de agosto de 2016, refirió que la nena se encuentra en buen estado de salud, sin indicadores físicos de abuso sexual al momento del examen. Es ésta una prueba independiente y que no avala el relato de la niña en Cámara Gesell ni el de su madre, más aún teniendo en cuenta la edad de la niña, sin lugar a dudas, alguna secuela física debería haber quedado, se consideró.

“Como parte integrante del Protocolo se encuentra el informe psicológico que indica que la niña, al momento de la entrevista, se encuentra dormida luego de haber sido revisada por la ginecóloga”, se detalló y fue la madre quien había contado lo supuestamente sucedido. “Como se aprecia, dicho informe se basa en los dichos de la progenitora y no de la niña, quien estaba durmiendo, no obstante lo cual la misma profesional dice textualmente ‘a pesar de lo sucedido no se registra secuelas severas de trauma’, con lo cual le asiste razón al fiscal. No se han tomado todos los recaudos necesarios para efectuar una buen estudio psicológico a la niña, pues en el momento de la entrevista se encontraba durmiendo y por lo tanto el relato allí referido es de la madre”, se detalló.

“La acusación originaria no cuenta con el respaldo probatorio suficiente, pues son los dichos de la accionante los que señalan al acusado como el autor del hecho pero ese testimonio no es compatible con las pericias e informes médicos”, concluyeron.

Otras Noticias