Sucedió en noviembre de 2010, en Nueva Coneta

Dos años por una golpiza con lesiones graves

miércoles, 29 de agosto de 2018 · 04:00

Luego de atender a un último testigo y de escuchar los alegatos, el juez Jorge Álvarez Morales de la Cámara Penal de Segunda Nominación dio a conocer su veredicto. Sergio Tanfani había llegado al banquillo de los acusados imputado por el delito de “lesiones graves” y para el magistrado era culpable. Por ello, lo condenó a dos años de prisión en suspenso.

El debate había comenzado la semana pasada y se había previsto que continuara el lunes último, con la presencia de más testigos pero, debido a que no se presentaron, la audiencia se postergó y se reanudó ayer. De los testigos citados, solamente el médico de policía, quien constató las lesiones, se presentó. Uno de los testigos falleció y otro no pudo ser ubicado. 

Tras escuchar al único testigo que pudo presentarse en la audiencia, las partes formularon sus alegatos. El fiscal Gustavo Bergesio sostuvo la acusación y solicitó dos años de prisión y el abogado de la querella, Héctor Gómez, adhirió al pedido del representante del Ministerio Público Fiscal. 
En tanto que Lucio Montero, abogado de la defensa, se opuso al pedido. Cuestionó la investigación penal preparatoria y resaltó que su defendido fue reconocido, por su descripción física, en rueda de reconocimiento. Por ello, pidió la absolución. Luego de deliberar, Álvarez Morales falló en consonancia con lo pedido por el fiscal y la querella.

Golpiza
En noviembre de 2010, Luis Alberto Del Bosque vendía planes de ahorro para una automotriz en la localidad de Nueva Coneta, Capayán. Había denunciado que cuatro hombres lo habían golpeado, acusándolo de ‘invadir’ la zona. Según un informe médico, los golpes le demandaron 60 días de curaciones y 40 días de incapacidad laboral. Solamente Sergio Tanfani ocupó el banquillo de los acusados. 

Del Bosque contó que entre cinco personas lo habían golpeado y, además, le habían dañado su vehículo. El joven vendedor indicó que aparentemente sus agresores pensaron que se trataba de un vendedor de La Rioja, cuando, realidad, Del Bosque vino desde Buenos Aires, donde trabaja para la misma firma.

Entre los testigos, uno de los policías comisionados, remarcó que “hubo una gresca”. Otro de los testigos, Pablo Farías, aseguró que “fui pero no participé”. Reconoció que existió esa pelea, que hubo una discusión y un forcejeo entre dos personas. 
Ese día, Tanfani, acompañado por tres hombres, compañeros de trabajo, habían viajado desde la Capital a Nueva Coneta. “Tanfani dijo que hubo una ‘invasión de zona’”, declaró el testigo.
A su turno, Juan Carlos Guzmán recordó que fueron a ver a unos ‘potenciales clientes’ y señaló que el acusado Tanfani tenía un cargo jerárquico. “No me bajé del vehículo. Vi una discusión. Tanfani salió del vehículo a separar”, detalló. El testigo señaló que Farías le había dado una patada a Del Bosque y que Tanfani les pidió que lo dejaran y lo asistió.

Otras Noticias