Entrevista exclusiva al joven que denunció los abusos sexuales del ex párroco de andalgalá

"Rasguido me amenazaba por si decía algo, tenía miedo"

Casi cuatro años después de la denuncia, espera que la causa llegue a juicio. 'Quiero que se sepa la verdad'.
domingo, 25 de febrero de 2018 · 04:11

"Yo tuve varios intentos de suicidio. El más fuerte, fue el que me hizo decidir para contarlo" explica J - nombre ficticio - a El Ancasti. El joven, que ahora tiene 18 años, es la víctima de los supuestos abusos sexuales por los que está imputado el cura Renato Rasguido, ex párroco de Andalgalá quien en todo momento estuvo en libertad.

En marzo se van a cumplir cuatro años de que su madre hizo la denuncia. El primero en saberlo fue su hermano mayor, quien conmocionado le contó a su madre. 

Dos meses después el párroco andalgalense desfilaba por los pasillos de Fiscalía. Había sido imputado por cuatro hechos de abuso sexual - simples y con acceso carnal - todos agravados por su condición de ministro de culto. Ante la fiscal Marta Nieva, el religioso se abstuvo de declarar. Dos años después se le añadió una acusación por "corrupción de menores".

Según el criminólogo Antonio Beristain Ipiña, experto en Derecho Penal, la revictimización o victimización secundaria es "la mala o inadecuada atención que recibe la víctima una vez que entra en contacto con el sistema de justicia. J lo sabe. Perdió la cuenta de las veces que tuvo que declarar en la causa y volver a relatar y revivir la traumática situación sufrida desde los 14 años. "Casi siempre era decir lo mismo, las mismas preguntas", contó. 

El joven, que ahora tiene 18 años, explicó que se acercó a la iglesia cuando comenzó con las clases de catecismo. "Me sumé al grupo juvenil que ayudaba en la iglesia. Iba casi todos los días a ornamentar. En mi casa preferían que esté ahí, antes que en la calle". 

La víctima contó que tras los abusos, Rasguido lo amedrentaba para que no le contara a nadie lo ocurrido. "Tenía miedo, él me amenazaba si decía algo. Tenía miedo que lo hiciera". Por esa razón J se recluyó en soledad y eso lo llevó a intentar quitarse la vida en más de una ocasión.

"Tenía miedo de salir, miedo de que digan algo, de escuchar, de que sepan que era yo. Andalgalá es un pueblo chico y todos se enteran de todo". A raíz de esto, el joven perdió un año de la secundaria . 
Tras la denuncia hubo otros chicos que se acercaron para contarle que habían sufrido abusos, pero no lo denunciaron. "Por ahora me siento bien. Gracias a esto hay algunos chicos que se animaron a hablar de lo que pasó conmigo y de lo que les pasó a ellos. Hay algunos que no quisieron denunciar, pero que sí sabían", contó.

Nunca detenido
Rasguido no estuvo nunca arrestado pese a la grave imputación en su contra y los reiterados pedidos de la abogada querellante, Silvia Barrientos, para que se detenga a Rasguido quien tras ser imputado, fue trasladado a San Fernando del Valle y quedó asilado en la sede del Obispado.

La familia de J tuvo que separarse ya que su madre tuvo que abandonar Andalgalá por el hostigamiento que sufrió. "Mi madre se tuvo que ir a Buenos Aires porque fue escrachada". 

El joven, vive con su padre a quien le ayuda en su labor como herrero. El año pasado terminó la secundaria y se prepara para comenzar su carrera en el profesorado de Tecnología.

"Siempre tengo la esperanza de que se hará justicia y que se sepa toda la verdad. Nunca pensé en dejar de lado esto", manifestó el joven. 

Bronca e impotencia

J le contó a El Ancasti que solo una vez volvió a cruzarse con Rasguido.
"Fue hace dos meses, en Andalgalá, cuando fue a declarar. Lo vi cuando salió. Estaba con mi papá. Sentí impotencia, dolor y bronca, porque está en libertad y porque ahora dice que no me conoce", comentó.

La víctima aguarda expectante que la causa sea enviada a juicio y que se realice el debate. "Cada día pienso y lo planeo. Quiero que él diga la verdad frente a todos".
J presenció el año pasado la audiencia realizada en la Cámara de Apelaciones y al cumplir la mayoría de edad, se constituyó como querellante en el caso.

Más de