Boudou prepara la apelación para intentar evitar la cárcel

La defensa del ex vicepresidente apelará mañana la detención en la Cámara Federal de Casación Penal
martes, 07 de agosto de 2018 · 19:46

Amado Boudou volvió a la cárcel de Ezeiza, donde se reencontrará con muchas caras conocidas: Ricardo Jaime, Carlos Zannini y Julio De Vido, entre otros. El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 condenó al ex vicepresidente a 5 años y 10 meses de prisión al encontrarlo culpable de los delitos de cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública en la causa por la venta de la calcográfica Ciccone. Ante esto, la defensa del exfuncionario ya prepara su siguiente jugada: según pudo saber TN.com.ar, este jueves presentará la apelación a la prisión inmediata.

No son muchas las herramientas que le quedan a Boudou para intentar recuperar la libertad. Es que la sentencia que leyó el juez Pablo Bertuzzi, presidente del TOF, a quien el exfuncionario recusó sin éxito, fue contundente. El objetivo de la operación, de la que participó Núñez Carmona, Alejandro Vandenbroele, Nicolás Ciccone, Rafael Resnick Brenner y César Guido Forcieri, fue "contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial". El exfuncionario quedará alojado en el penal de Ezeiza.

Ahora, el abogado de Boudou, Alejandro Rúa, recurrirá a la Cámara Federal de Casación Penal en donde apelará el fallo del tribunal, que abarca, además de la condena, el cumplimiento inmediato y la prisión efectiva. La Cámara puede revocar parcialmente la sentencia o dejarla firme, y en caso de no darle la razón al ex vicepresidente, éste puede utilizar un recurso extraordinario federal, es decir, presentar su reclamo ante la Corte Suprema de Justicia.

Los integrantes del TOF consideraron que de acuerdo al elevado monto de la pena hace presumir que los culpables puedan darse a la fuga. Por este motivo, el exfuncionario deberá demostrar que no hay riesgo de abandonar el país ni entorpecer en la investigación.

Lo cierto es que Boudou también podría pedir que le morigeren las condiciones de detención, es decir, una prisión domiciliaria. Sin embargo, ese beneficio suele darse, sobre todo, cuando el detenido tiene riesgos de salud, algo que no aplica a este caso.