Caso de corrupción

El Papa Francisco ordenó investigar a la Iglesia en Honduras

Un cardenal hondureño habría cobrado grande sumas de dinero de la Universidad Católica.
domingo, 24 de diciembre de 2017 · 04:04

Un nuevo escándalo que embiste también en pleno el prestigio del Papa Francisco estalló al reconocer el Vaticano que por orden del pontífice argentino se está investigando la actuación del cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) y figura de primer plano de la Iglesia como coordinador del Grupo de los Nueve cardenales que ayudan a Jorge Bergoglio a gobernar la Iglesia.

Maradiaga es muy cercano a Francisco, que lo nombró en ese cargo cuando concluyó su trabajo como director mundial de Caritas, el principal organismo de ayuda a los necesitados de la Iglesia. El sacerdote habría recibido 600 mil dólares al año de la Universidad Católica de Tegucigalpa, pese a ser un tenaz defensor de la iglesia pobre y para los pobres, además de realizado inversiones millonarias en empresas financieras de Londres, como Leman Wealth Management, “que parecen haber desaparecido en el aire”.

El escándalo tomó estado público hace dos días cuando el semanario L’Espresso anunció que en su edición publicaba una investigación de su periodista Emiliano Fittipaldi, especializado en destapar escándalos en el Vaticano, que en los últimos años ha escrito varios libros de gran éxito. Fittipaldi fue incluso procesado por la justicia vaticana por filtraciones de documentos pero resultó absuelto.

“Hubo una investigación ordenada por el mismo Santo Padre”, informó el portavoz pontificio Greg Burke.

En su largo artículo, Fittipaldi dice que el Papa se agarró la cabeza cuando hace seis meses recibió el informe que le entregó el obispo argentino Jorge Casaretto, uno de sus colaboradores de mayor confianza, a quien Jorge Bergoglio, tras recibir varias denuncias, envió en mayo para saber qué pasaba en Honduras con las andanzas de uno de sus más cercanos e importantes cardenales.
El caso podría tener una salida inmediata que apagaría al menos en parte un incendio destinado a durar. El 29 de diciembre el cardenal Maradiaga cumple 75 años y debe renunciar a sus cargos por límites de edad, como marcan las normas canónicas. El Papa podría aceptar su dimisión y quitar al personaje de circulación, sobre todo del embarazador cargo de coordinador del Grupo de los Nueve cardenales que se reúnen periódicamente con el Papa para afrontar la renovación orgánica de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia.

El escándalo Rodríguez Maradiaga lesiona el prestigio del Papa porque el acusado es uno de sus principales colaboradores y defensor de las reformas de Francisco.