jueves 26 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sería una salida transitoria ante la fecha límite del 30 de julio

Cristina analizó con Kicillof un posible default técnico

La Argentina haría un depósito judicial para los bonistas que aceptaron el megacanje.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
La presidenta Cristina Fernández se reunió ayer por la tarde con el ministro de Economía, Axel Kicillof, para continuar analizando la compleja negociación entre la Argentina y los fondos buitre por la deuda en default.

Durante el encuentro habrían tomado contacto con la delegación que participó en Nueva York de una reunión con el mediador designado por el juez Thomas Griesa, Daniell Pollack, donde no se habrían producido avances.
El gobierno argentino estaría evaluando ya los pasos a dar luego del 30 de julio próximo, cuando el país caería en default técnico.

En un comunicado, el fondo NML Elliott de Paul Singer dijo, tras el encuentro en Nueva York, que "el Gobierno argentino dejó en claro que elige ir al default la semana próxima".

"Los argentinos sólo dijeron que la solución es imposible. Este resultado es desafortunado y completamente innecesario", advirtió.

Según Infobae, en el entorno de Kicillof afirman que no hay posibilidades de pagar en estas circunstancias ya que tanto el ministro como los funcionarios que actuaron en los canjes I y II de la deuda podrían ser enjuiciados en el futuro.

"Axel no quiere pasar la misma situación que vive el ex ministro de Economía Domingo Cavallo por la causa del megacanje", dicen fuentes de la cartera. Hay que recordar que anteayer la presidente Cristina Fernández manifestó que no negociará bajo extorsión.

Daniel Pollack urgió a los representantes del gobierno argentino para conversar directamente con los holdouts para acordar una forma de pago de la sentencia. Aunque se sabe que la Presidente ya tendría decidido no pagar hasta el 1 de enero de 2015, cuando vence la cláusula RUFO que exige un tratamiento igualitario a todos los bonistas afectados por el default de 2001.

Al parecer, Kicillof se prepara para un escenario de "default técnico transitorio", en el cual el Estado continuará cumpliendo con los pagos de la deuda bajo legislación local, a la vez que seguirá depositando los montos correspondientes a los vencimientos de capital e intereses de los títulos públicos reestructurados con legislación extranjera, con el riesgo de que estos giros continúen siendo bloqueados por decisión judicial en los EE.UU.

"Argentina pagó"
En tanto, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer a través de la red social Twitter que "en default entran los que no pagan, y Argentina pagó", en referencia al depósito realizado por el Gobierno en el Banco de Nueva York para pagarle a los bonistas que adhirieron a la reestructuración de la deuda.

La Presidenta aseguró que la Argentina "no va a estar en default por una razón muy sencilla, elemental, obvia, porque en default entran los que no pagan, y Argentina pagó".

"Como Presidenta, no voy a dejar que nos embarguen la soberanía, hemos dejado mucho en esto, hemos dejado cuero, hemos dejado años... yo he dejado a mi compañero para vivir en una Argentina diferente y en honor a todo eso no vamos a traicionar lo hecho hasta ahora", sostuvo. 
 
Para el FMI, la situación es de alarma

El economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, consideró ayer que el costo de un default sería "considerable" para la Argentina, enfrentada a fondos especulativos en un tribunal estadounidense, y también para el sistema financiero en su conjunto.
"Si Argentina llega a un default, eso podría tener costos considerables" para el país, "principalmente privándolo de acceso a los mercados financieros por un cierto tiempo", recordó Blanchard en una conferencia de prensa sobre previsiones económicas del FMI.
Argentina está autoexcluida de los mercados de capitales tras el default de 2001, el más grande de la historia sobre 100.000 millones de dólares. El país tiene hasta el miércoles para comenzar a pagar a fondos especulativos en función de un fallo judicial favorable a estos inversores que rechazaron canjear sus títulos por otros de menor valor.
Blanchard reiteró la postura del FMI, de que una moratoria argentina tendría un "costo" para todo el sistema financiero al crear "incertidumbre" sobre la posibilidad de reestructuraciones futuras de deudas de países en crisis.

Te Puede Interesar