Coronavirus

Santiago de Chile y Lima se acercan al dilema ético de la “última cama”

Por el colapso del sistema de salud, las autoridades y equipos médicos chilenos y peruanos se preguntan qué hacer frente al problema ético de priorizar a un paciente crítico por sobre otro.
lunes, 18 de mayo de 2020 · 20:21

Una falla multiorgánica, una disfunción pulmonar, cardíaca y renal, sumado a la sospecha de contagio de coronavirus. Pese a tener solo 40 años y no padecer otras enfermedades, la paciente que llegó de urgencia la mañana del 9 de mayo al Hospital Clínico de la Universidad Católica de Chile, derivada desde el San José, tenía un pronóstico desalentador, relata el diario La Tercera de Santiago. Agravado por una neumonía y una inflamación en los tejidos del corazón, el equipo del doctor Sebastián Bravo la recibió en la UCI para realizar una última maniobra: conectarla a respiración artificial.

“Fue una decisión difícil, porque ese es un insumo que económicamente es caro, consume mucho personal y, por otro lado, pudiese haber quedado fuera un paciente que necesitara mucho más esa cama, con un pronóstico más rescatable. Pero después de evaluarlo, decidimos conectarla sabiendo que el resultado probablemente iba a ser negativo... Y lo fue”, relata Bravo, que es el médico jefe de la UCI. Tras la muerte de la paciente, el examen de PCR arrojó positivo de coronavirus. Y aunque no murió a causa del virus, haberla conectado a la máquina de oxigenación trajo algo de paz para Bravo y su equipo, pues, dice, agotaron todas las opciones para salvarla.

En Lima, el presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, Jesús Valverde, afirmó que en los hospitales de la capital peruana ya se está haciendo una selección de pacientes graves por el COVID-19 y no se atiende a los adultos mayores que requieren de unidades de cuidados intensivos (UCI). "Lo que ya no estamos permitiendo es que ingresen adultos mayores a las UCI, porque su pronóstico de recuperación es bastante bajo frente a un adulto joven, y también por el riesgo de morbilidad que tienen", declaró Valverde en una entrevista publicada este domingo por el diario Correo.

El último reporte del Ministerio de Salud señaló que los casos detectados de la epidemia en Perú son 88.541, de los cuales 57.473 se presentan en Lima, donde imágenes publicadas en redes sociales muestran diariamente las salas de emergencia de los hospitales abarrotadas por pacientes que en muchos casos requieren oxígeno. Según las cifras oficiales, en los hospitales del país hay actualmente 7.275 personas internadas por la enfermedad, 840 de ellos en UCI, de las cuales quedan aún 196 disponibles.

En Chile, en tanto, el Ministerio de Salud de Chile informó este domingo de 29 muertos por coronavirus en las últimas 24 horas contabilizadas, un nuevo máximo diario, para sumar 450 en total. El viernes ya se informó de 26 muertos y el sábado de 27, lo que también supuso un máximo en la serie. El total de contagiados en Chile llegó a 43.781, de los cuales 19.213 se han recuperado de la enfermedad y 24.118 permanecen como casos activos. Hasta 769 pacientes están internados en unidades de cuidados intensivos, de los cuales 624 se encuentran con respiración mecánica y 131 en estado crítico.

Casos como el que debió atender el equipo del doctor Bravo en la Universidad Católica de Chile se replican en distintos hospitales del país. Sobre todo ahora, cuando se enfrentan a la disminución de camas disponibles para tratar a pacientes críticos tras el aumento de contagios y alta ocupación de camas UCI que, al viernes, llegaban al 80% a nivel nacional y en Santiago superaban el 90%. Ante un eventual colapso de esta unidad, quizás la paciente del doctor Bravo no habría sido la prioridad. Este problema no es nuevo en el mundo. Bien lo saben en países como Italia, España, EE.UU., donde médicos tuvieron que tomar la decisión diaria de optar entre un paciente y otro.

Otras Noticias