YA SON 34 LOS MUERTOS

Empecinada búsqueda de sobrevivientes de la tragedia minera en Brasil

sábado, 26 de enero de 2019 · 19:59

Pese a la lluvia, los socorristas persistían en la búsqueda de los cerca de 300 desaparecidos en la trágica ruptura de un dique de residuos mineros en el sudeste de Brasil, que hasta el momento deja 34 muertos.

 "Son 34 cuerpos retirados de los residuos", informó el Cuerpo de Bomberos del estado de Minas Gerais elevando un balance anterior de 11 fallecidos, en tanto no actualizó el número de desaparecidas por las riadas de lodo, que en el anterior balance era de 296.

La catástrofe ocurrió cerca de las 13H00 locales (15H00 GMT) del viernes en el municipio de Brumadinho, a 60 km de Belo Horizonte (capital de Minas Gerais), sepultando buena parte de las instalaciones del complejo minero Córrego do Feijão, perteneciente a Vale, una empresa gigante del sector minero, así como otras áreas aledañas.

El gobernador del estado, Romeu Zema, dijo que las chances de rescatar sobrevivientes eran "mínimas", pero el Cuerpo de Bomberos informó que tres personas fueron halladas con vida y afirmó que "hay posibilidades de encontrar más".

Según las autoridades, prácticamente todos los desaparecidos son funcionarios o trabajadores tercerizados de Vale. De las 170 personas rescatadas, 23 fueron hospitalizadas.

Pasadas más de 24 horas, la desesperación se apodera de quienes perdieron o desconocen el paradero de familiares y amigos.

"Había gente aquí, casas, estoy devastada con esta tragedia", dijo a la AFP Rosilene Aganetti, de 57 años, señalando el río de lodo que desciende con furia por una localidad vecina.

Imágenes aéreas muestran casas arrasadas, estructuras destruidas y vehículos cubiertos por la impresionante marea marrón que también se traga la vegetación de la zona.

Personas deambulan con fotos de familiares y amigos desaparecidos.

Una imagen de un fotógrafo de la AFP muestra una vaca empantanada, con el lodo hasta el cuello.

Las labores "se prolongarán durante semanas, para que podamos dar noticias a todas las familias de los desaparecidos", dijo el coronel Edgard Estevo, comandante de los bomberos de Minas Gerais.

El día amaneció soleado en Brumadinho, una localidad de 39.000 habitantes, pero por la tarde hubo lluvias torrenciales que, de proseguir, podrían complicar las tareas de búsqueda.

Ayuda de Israel 

El presidente Jair Bolsonaro, que por la mañana sobrevoló la zona en helicóptero, afirmó en twitter que su gobierno hará todo lo posible "para atender a las víctimas, minimizar daños, investigar los hechos, reclamar justicia y prevenir nuevas tragedias como las de Mariana y Brumadinho".

En un tuit posterior, el mandatario ultraderechista, que en un abrupto giro diplomático está trabando una estrecha alianza con Israel, dijo que aceptó la ayuda tecnológica ofrecida por el primer ministro Benjamin Netanyahu "para la búsqueda de desaparecidos".

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, expresó en tanto sus condolencias "a las víctimas y al gobierno de Brasil" y dijo que el organismo está liso para ayudar "en las acciones de emergencia".

En noviembre de 2015 la represa de Fundao, en el municipio de Mariana, a 125 km de Brumadinho, dejó 19 muertos y generó una corriente de residuos que llegó hasta el mar a lo largo del Río Doce, surcando dos estados brasileños. Esa represa pertenecía a Samarco, una empresa controlada por Vale y la anglo-australiana BHP Billiton.

El gobierno anunció el sábado la aplicación de una primera multa a Vale, por 250 millones de reales (66,5 millones de dólares).

La secretaría de Medio Ambiente del gobierno de Minas Gerais está levantando un informe y prepara otra multa, indicó a la AFP un responsable del área.

La justicia de Minas Gerais decretó además el bloqueo de cuentas bancarias de la compañía por un valor de 1.000 millones de reales, para ser usados en el resarcimiento de las víctimas.

Según el presidente de Vale, Fábio Schvartsman, la represa no era usada desde hacía tres años y había sido verificada regularmente.

"Es increíble: tres años y dos meses después de Mariana, otro accidente en la misma región y con las mismas características.

Podemos decir que no hubo ningún avance respecto a las medidas de gobierno ni a prácticas empresariales", dijo el director de campaña de Greenpeace Brasil, Nilo DAvila.

"Que la tragedia de Brumadinho abra los ojos del gobierno. Medio ambiente no es cosa de izquierda: es respeto a la vida de las personas y del planeta. El gobierno debe regular y fiscalizar con más energía sin diabolizar a quien de eso se ocupa", tuiteó el expresidente Fernando Henrique Cardoso (2005-2012).

Bolsonaro llegó al gobierno este mes con un programa ultraconservador en lo social y liberal en lo económico, partidario de una flexibilización de las normas de protección ambientales.
 

Más de

Otras Noticias