Trump pide a miles de trabajadores que vuelvan a sus puestos sin cobrar

miércoles, 16 de enero de 2019 · 12:15

El cierre parcial del gobierno de Estados Unidos, el ya conocido shutdown, está cerca de llegar a su primer mes y los avances no parecen muy notorios. El presidente Donald Trump sigue con su postura de demandar 5700 millones de dólares para cumplir con su famosa promesa de campaña y construir un muro en la frontera con México y la oposición, los demócratas, no ceden. Por eso la administración no se reabre.

Sin embargo, los problemas que provoca son cada vez mayores. Ayer circuló una foto algo graciosa del republicano, quien había recibido en la Casa Blanca a un grupo de deportistas y que como no tenía cocineros (son parte de los empleados públicos cuyas
tareas están suspendidas) tuvo que pedir hamburguesas. La imagen es pintoresca pero el trasfondo, preocupante. También se conoció una lista amplia de espacios turísticos el inicio oficial de la temporada de declaraciones de impuestos, la administración llamó a sus empleados que no pueden ser visitados porque no tienen personal y entonces no abren. 

Ahora, de acuerdo a lo publicado por The Washington Post, los inconvenientes los tiene el Servicio Interno de Impuestos de Estados Unidos. Es que las declaraciones de impuesto y la paga de los reembolsos no pueden tomarse días. Cerca del 75% de los contribuyentes reciben reembolsos anuales, lo que les da un incentivo para presentar sus declaraciones con anticipación. Para muchas personas de bajos recursos los reembolsos son su mayor ingreso del año, por lo que las autoridades del servicio pidieron ayer a 46 mil de sus empleados que fueron cesados por el cierre del gobierno que regresen a trabajar. Sin cobrar.

Con el inicio oficial de la temporada de declaraciones de impuestos el 28 de enero, y ante una preocupación extendida, el gobierno de Trump prometió que los contribuyentes que tengan saldo a favor recibirán su dinero a tiempo, pese a que los servicios del gobierno se encuentran interrumpidos por el shutdown. La semana pasada, el gobierno dijo que las políticas de cierre habituales se revertirán para que el servicio funcione. 

Estos miles de empleados federales que deben regresar a sus puestos son parte de los 800 mil que no reciben sus cheques de pago por el cierre, que afecta a docenas de agencias federales grandes y chicas. Ayer, incluso, un juez federal rechazó una oferta de los sindicatos que representan a los controladores de tránsito aéreo para obligar al gobierno a pagarles si se les exige trabajar. Y pese a los claros inconvenientes provocados, el presidente estadounidense no muestra señales de retractarse en su demanda. 

"Estaremos cerrados mucho tiempo si tenemos que hacerlo -dijo-. Estaremos cerrados mucho tiempo". De hecho, ayer Trump dejó entrever que el cierre parcial no genera contratiempos, aun cuando ya causó congestionamientos en las filas de seguridad en los aeropuertos: "La gente está muy impresionada de lo bien que el gobierno está trabajando pese a las circunstancias en las que nos encontramos".

 Sin embargo, tras bambalinas, el gobierno y sus aliados en el Congreso tienen la expectativa de alcanzar un acuerdo antes del martes de la próxima semana, cuando necesitan preparar la tanda de cheques para los empleados que no cobraron. En Estados Unidos, la mayoría de la población tiene sus casas gracias a las hipotecas que deben pagar mensualmente, por lo que no contar con el sueldo de un mes puede ser complicado para miles y miles de ciudadanos.
 

Más de