jueves 26 de mayo de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Enfrentamientos en marcha de los estudiantes de Chile

La policía reprimió a los alumnos. Hubo más de 300 detenciones. El gobierno calificó los hechos como “incidentes menores”.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
19 de octubre de 2006 - 00:00
Santiago.- La protesta nacional realizada ayer por los estudiantes chilenos en demanda de reformas educativas terminó con la represión policial y más de 300 detenciones, que el gobierno calificó como "incidentes menores".

Miles de jóvenes marcharon ayer en distintas localidades del país para exigir la derogación de la Ley Orgánica Constitucional Educacional, heredada de la dictadura, y como manera de endurecer la demanda, que entre el lunes y martes motivó el desalojo de los colegios secundarios más importantes de Santiago, que habían sido ocupados por los estudiantes por entender que el gobierno actúa con lentitud ante el reclamo.

El paro había sido convocado el fin de semana por la Asamblea coordinadora de Estudiantes Secundarios de Chile (ACES), pero los dirigentes estudiantiles anunciaron el martes que ayer la protesta se endurecería con marchas en todo el país por los episodios de los días previos.

Entre lunes y el martes, la policía desalojó varios colegios de

Santiago, en los que hubo un centenar de detenidos, a los que se acusó de "usurpación", en tanto algunos estudiantes que concretaban la toma fueron sancionados con la no renovación de sus matrículas.

En respuesta, miles de jóvenes marcharon ayer en varias localidades chilenas, e insistieron con el cambio por mejorar la calidad de la enseñanza, protesta que derivó en enfrentamientos con la policía cuando unos 500 estudiantes intentaron llegar a la Secretaría Regional Ministerial en Santiado y fueron reprimidos por la policía con gases lacrimógenos y carros hidrantes.

Otro frente se registró en una columna que se dirigía a la sede del Ministerio de Educación.

El resultado fue un número incierto de detenidos, que según la prensa chilena rondó los 400, en tanto agencias internacionales contabilizaron 114 en Santiago y 15 en Puerto Montt, mientras que el intendente metropolitano, Víctor Barrueto, dijo 316 en Santiago y por lo menos 50 en el interior del país. No obstante, el gobierno señaló que en la protesta se produjeron "incidentes menores", pero varios jóvenes afirmaron que se vivieron situaciones que hacen recordar a la dictadura de Augusto Pinochet, de acuerdo con testimonio recogidos por DPA.

Además, las autoridades intentaron descalificar la protesta al asegurar que "no se justifica", ya que se entregaron soluciones concretas a los reclamos.

El vocero del gobierno, Ricardo Lagos Weber, afirmó que en la ciudadanía y el alumnado ya comienza a haber "cansancio" por la violencia de pequeños grupos, y apoyó a la Policía al decir que "su deber es mantener el orden".

De igual modo, el presidente del Consejo Asesor Presidencial para la Educación, Juan Eduardo García Huidobro, consideró que el movimiento estudiantil "se está delegitimando" y que "nadie sabe mucho por qué son y para qué son" las protestas, ya que el Ministerio de Educación dio "pleno" cumplimiento a las peticiones de los estudiantes.



A Berlín

Las protestas se trasladaron ayer a Berlín, donde la presidenta, Michelle Bachelet, en visita oficial, fue interceptada por un grupo de manifestantes al grito de "?Libertad a los presos políticos mapuches!", "No a la represión contra los estudiantes!", mientras paseaba por la Puerta de Brandemburgo con el alcalde de la capital alemana, Klaus Wowereit.

"Hoy es el momento que los estudiantes prudentemente vuelvan a sus estudios", dijo luego Bachelet, quien insistió en que las demandas inmediatas fueron resueltas, como la gratuidad de la prueba de selección universitaria, el pase escolar, el aumento de becas y de raciones alimenticias y el mejoramiento de infraestructura, según consignó la agencia Ansa.

Pero la petición de fondo de los secundarios es la reforma de la Ley Orgánica, que consideran "mercantilizó" la educación, y que los colegios municipales vuelvan a la órbita del Estado nacional.

Ante la posición gubernamental, la vocera de la Asamblea, María Jesús Sanhueza, anunció hoy que "seguirán las movilizaciones" mientras no tengan respuesta.

La movilización de los estudiantes, que tuvo su máxima expresión en los últimos 30 años durante mayo y junio pasados, cuando convocó hasta un millón de secundarios, universitarios y profesores, es el mayor problema que enfrentó el gobierno de Bachelet, desde que asumió en marzo de este año.

El movimiento causó la salida de varios ministros, la creación del Consejo Asesor y el anuncio presidencial de millonarias medidas.
Seguí leyendo

Te Puede Interesar