martes 28 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Del dolor a la esperanza

"Le rogaba a la Virgen que se apruebe la ley de cannabis medicinal"

El testimonio de Graciela Amaya, una catamarqueña de 84 años que sufre de artritis reumatoidea y mejoró su calidad de vida por el cannabis medicinal.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de mayo de 2022 - 19:06

Días atrás, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que establece el marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal.

El objetivo es brindar un marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y complementar la actual legislación, la Ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

En ese marco, una gran parte de la sociedad que depende de ello para una mejor calidad de vida celebró con emoción esta noticia. Una de ellas es Graciela Justina Amaya, quien con sus 84 años recién cumplidos se abrazó a esta medida. La mujer, catamarqueña que vive en Santiago del Estero, padece una artritis reumatoidea deformante que no la dejaba llevar una vida normal.

“Yo no podía ni hablar del dolor y de esas permanentes puntadas que me hacían sentir como que me estaban crucificando, mis articulaciones me quemaban y no podía mover mis brazos ni piernas, sentía que mis huesos se quebraban, lloraba de dolor cada vez que intentaba hacer un movimiento”, relató Graciela.

Hace poco Graciela festejó su cumpleaños, junto a su hijo Jorge y su familia, Silvana Suárez, Killari, Jesús y Jeremías. Justamente él fue quien la invitó a experimentar otras formas de vida para llevar adelante su enfermedad.

image.png
El cannabis medicinal le cambió la vida a Graciela.

El cannabis medicinal le cambió la vida a Graciela.

“Siempre fui una mujer muy activa, independiente de hacer mis cosas por mi cuenta y de pronto esta enfermedad me inmoviliza por completo, mis pies y mis manos no me responden, solo siento muchísimo dolor que me deja de cama, ya nada era lo mismo en mi vida, hasta sentía que el remedio era peor que la enfermedad. Mi vida cambió rotundamente cuando comencé a tomar las gotitas de aceite de cannabis, al fin descansaba de esas terribles puntadas como puñaladas, con el acompañamiento de médicos fui encontrando la dosis necesaria para poder vivir, así volví a caminar sin miedo al dolor, a mover mis manos, a levantar el mate o un vaso con agua”, explicó la mujer, al sitio Nuevo Diario de Santiago del Estero.

Por último, recibió con gusto esta noticia que les permitirá a los pacientes dejar de sentirse en la “clandestinidad”. “Junto a mi hijo Jorge participamos en actividades para que se legalice y despenalice el uso de la marihuana, fue muy triste andar como ladrones para conseguir el aceite, que hayan cerrado el laboratorio y detenido a las personas que lo producían”.

“Le rogaba a la Virgen del Valle que se apruebe la ley de cannabis medicinal, porque se perseguía a las personas que hacen tanto bien por la salud, me alegra tanto que hayan sido liberadas y que sea el 1º laboratorio aprobado de Argentina, gracias a Dios y a la Virgen que se aprobó la ley, ya no vamos a andar en la clandestinidad para conseguir mis gotitas”, sentenció la mujer.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar