la pandemia || Un paciente relató su afección

Cómo vive un catamarqueño con COVID en la zona con más infectados del país

Los contagios en Buenos Aires son constantes. Un catamarqueño contó cómo la solidaridad lo ayuda en su aislamiento.
domingo, 28 de junio de 2020 · 01:09

Carlos Casuse,  es un catamarqueño que vive en el  Gran Buenos Aires, denominado AMBA, hace más de una semana dio positivo de COVID-19 y aunque su evolución es buena, le queda un largo camino para su recuperación total.  Ayer relató a El Ancasti lo difícil que es recibir el resultado de estar infectado, pero agradeció el trato médico, y de todo el sistema sanitario de Buenos Aires como de los amigos que hizo en los últimos años en la zona con mayor cantidad de infectados del país.

“Carlitos”, como sus amigos lo conocen, estuvo en Catamarca en enero pasado visitando a su familia, luego volvió a Buenos Aires donde trabaja como encargado de edificio. Contó que tomaba todas las medidas para no contraer el  virus, ya que por su trabajo tiene contacto con mucha gente y utiliza el transporte público de pasajeros. 

El viernes 19 de junio, luego de hacer toda su rutina diaria, llegó a su departamento, participó de un zoom, ya que es estudiante, cenó y se acostó. A la madrugada del sábado se despertó con mucha fiebre y con fuerte dolor muscular, “tenía síntomas gripales”, dijo. 

“El sábado a la madrugada me desperté empapado con fiebre, hice el curso virtual y me quedé en casa,  el domingo no daba más y me fui al sanatorio. El médico me ordenó un hisopado a las 16 de ese día y a las 19 ya estaba internado, pasé días espantosos. Hasta que el martes por la tarde ingresó una médica a la habitación y me dijo que tenía coronavirus, pero que mi evolución era buena. De forma inmediata me sacaron y me trasladaron a un hotel de mi obra social donde permanezco  en recuperación hasta el miércoles próximo cuando debo retirarme a mi domicilio a seguir con el tratamiento y quedarme aislado por 15 días”, explicó. 

Relató, que la mayor preocupación fue enterarse del diagnóstico, ya que pensó que podría perder su vida. Mientras los síntomas fueron leves, tanto de fiebre como tos seca, aunque aseguró que lo peor es perder todas las fuerzas del cuerpo y tener que quedarse en cama.  

“Esto es jodido, te juega la cabeza, no poder creer que te tocó a vos,  yo me cuidaba todo el tiempo, el barbijo y el alcohol en  gel se volvieron parte de mi vestimenta diaria. Pensaba que todo debía estar bien porque hice muy bien las cosas. El lavado de manos, los cuidados al circular, el calzado, la ropa todo. Pero cuando entró la médica y me dice estás infectado se te cae el mundo, decís no sé si zafo de esta, pero gracias a Dios y a la virgencita del Valle y a los médicos de aquí en Buenos Aires que se portaron muy bien conmigo, me estoy recuperando”, contó. 

En cuanto a la estadía en el hotel, dijo que tiene un compañero de cuarto también con COVID -19 en recuperación, “te llevan a los hoteles cuando no necesitas un respirador, pero sí muchos cuidados, pasando por todas las etapas de la enfermedad, me dijeron que me sacaron del sanatorio para evitar que me pueda  contagiar de un cuadro aún más grave, tengo 59 años y mi recuperación será lenta. En los próximos días me voy a mi casa, sino levanto fiebre, debo cumplir mi aislamiento fuera del hotel, es lo que me dijeron”.

Agregó que la atención de los médicos es “barbará, una médica me llama todos los días y me pregunta cómo estoy, la doctora me hace el seguimiento todas las mañanas y luego me asisten con todo lo que necesito. Tenemos una App donde llenás un formulario diario,  la atención es completa conmigo y con todos, aquí te tratan como a todos, no importa si sos rico, pobre o si sos porteño o catamarqueño”.

Carlos desconoce dónde contrajo el virus, vive a pocos kilómetros del hotel donde trabaja, ubicado en pleno corazón de Avenellada. 

Finalmente, pidió a la comunidad que no subestime al virus y que nadie se relaje por ser casos 0. 

“Aquí las cosas son muy crudas, vemos cosas impensadas. Si yo supiera dónde estaba el virus no lo tocaba, nadie se contagia porque quiere y en mi caso no fue por irresponsable, pero lamentablemente el virus está en todas partes. Le pido a gente de Catamarca que se cuide, que use barbijo, que no piense que porque no hay no llegará, uno que llegue con COVID-19 mañana serán muchos más. Nadie se debe confiar porque no hay casos o pensar que no te puede alcanzar. La gente habla mal de Buenos Aires, del porteño por tener el virus, pero aquí la gente se pone a la par tuya no importa de donde venís, sos un ser humano y te brindan su apoyo, yo como muchos, aquí me hice de buenos amigo que me llaman, se ponen a disposición. A la gente del edificio donde estoy encargado les pedí disculpas, pero todos me llamaron y me dijeron que a cualquiera le puede pasar”, finalizó. 

Otras Noticias