Análisis

El coronavirus asociado a las condiciones del tiempo y del clima

Por el Lic. Uriel Flores (*)
martes, 7 de abril de 2020 · 09:47

El gran interrogante actual debido a la propagación de COVID19 en distintos sectores del Planeta es si existe relación directa entre lo ambiental respecto de que las condiciones climáticas y meteorológicas inciden, o no, en la repulsión o frenado del avance de contagios de esta enfermedad viral, declarada como pandemia por distintos organismos internacionales. 

Bradford Barrett, meteorólogo y profesor de la Academia Naval de EE.UU, afirmó en twitter el viernes 20 de marzo: “Los casos en Florida complican la idea de que las condiciones cálidas / húmedas reducen mucho la transmisión”, donde se esperaba con coincidencia de pronósticos meteorológicos, un repunte de temperaturas. 

Diane Jacobs responde asimismo que en Escocia, con días muy húmedos y lluviosos, no ha parado de haber casos.
 Científicos de la Universidad de Mariland, a comienzo de este año 2020, comunicaban previamente en principio que las manifestaciones de los mayores casos de coronavirus SARS-CoV-2, geográficamente, se localizaron en latitudes entre los 30°N y 50°N con condiciones de temperatura superficial entre 4 y 20 grados, sumado a que la humedad relativa este entre 47% y 79%, el factor de estacionalidad del ambiente frío y seco, era exclusividad de circulación viral, similar al de influenza o gripe A. Pero la aparición de nuevos casos barriendo las fronteras latitudinales y hemisféricas, hacia lugares australes del sur cerrando sus veranos, sectores del tórrido Caribe, Singapur, Sudáfrica, Brasil, Australia, etc., evidencian que los estados del tiempo con crecimiento de las temperaturas no apaciguan en teoría el avance y ritmo de contagio del virus, rompiendo la supuesta estacionalidad que se presumía previamente. 

A fines de diciembre una facción de médicos y científicos también habían manifestado que no había información que indicaba que los casos de la enfermedad COVID-19 comenzarían a disminuir, una vez que aumenten las temperaturas. 

Cabe otra pregunta: ¿en transición hacia estaciones con reducción gradual térmica con el avance del otoño e invierno, donde todavía en la región del NOA Argentino y Catamarca, persistirán periodos cálidos hasta mediados de abril, según la estimación a mediano plazo de pronóstico mensual del IRI (Internacional Research Institute for Climate and Society) con temperaturas de normales a un 35% por encima del promedio habitual y precipitaciones de normal a debajo de lo normal: nos debemos relajar o no, en cuanto a las acciones de prevención de esta epidemia?. 

La respuesta más acertada ante tanta incertidumbre y dinámica respecto de la epidemiología de esta enfermedad, es que, por el momento, se encuentra difusa la probabilidad de obtener un panorama conciso y claro de los patrones atmosféricos, que reflejan una ecuación directa en la circulación del coronavirus ligado a temperatura, precipitaciones y humedad relativa. 

(*) Responsable del Observatorio Climatológico de la Facultad de Humanidades de la UNCA.

Otras Noticias