Hace un mes que está postrada

Mujer con obesidad pide asistencia urgente y poder acceder a un tratamiento

Estima que su peso es de 200 kilos. Fue operada en el año 2009, pero no pudo costear su alimentación.
viernes, 18 de octubre de 2019 · 02:15

Cristina Rosa Sigampa, tiene 39 años y fue sometida a una cirugía bariátrica en el año 2009, y pasó de 360 kilos a 90 kilos en pocos meses, fue noticia nacional por su condición de obesidad mórbida y tras haber sido rescatada de su domicilio volvió a engordar y ahora tiene serios problemas de salud que comprometen su vida. Hace un mes que no puede salir de su casa y solicita asistencia urgente para comenzar a tratar su obesidad y también la de sus hijos, quienes heredaron su condición y ya padecen sobrepeso.

En diálogo con El Ancasti, la joven madre, de 4 chicos menores, dio a conocer que padece obesidad mórbida, artrosis en las rodillas, fibromialgia, taquicardias, hernia abdominal, problemas de tiroides –causada por su obesidad- y azúcar alta, al borde de la diabetes más depresión. 

“Hace mucho que no puedo salir de mi casa, los chicos me asisten, estoy postrada en la cama. Sé que mi caso fue conocido, que me ayudaron, pero necesito que me traten. Cuando fui al Hospital San Juan Bautista a buscar ayuda no conseguí, a pesar de que anunciaron que había un equipo para tratar mi enfermedad, pero es mentira. A los obesos no nos quieren cerca, la psicóloga me atendió en el Hospital, es la única que me escuchó y nadie más. Cuando me vieron la hernia dijeron que hasta que no baje de peso no me van a operar, la psicóloga me ayudó, hizo un informe, pero no avanzó nada. Ahora no puedo siquiera salir a buscar los remedios, soy una mujer sola con mis hijos y necesito ayuda. Necesito que me hagan los estudios de tiroides, las piernas tengo muy hinchadas y no puedo caminar, pido que me ayuden a mejorar por mis hijos porque tengo miedo de quedar postrada”, suplicó la mujer. 

Rosa contó que sufre de presión alta y en muchas veces llama al SAME, sus hijos de entre 12 y 17 años ayudan a su madre, pero no pueden movilizarla, por lo que necesita un bastón, ya que tiene desplazamiento de cadera. 

Por otra parte, mostró que su vivienda carece de las condiciones óptimas para poder caminar sobre todo al baño, ya que se trata de una vivienda de barrio y no tiene comodidades para su condición.

“Quiero pedir a el IPV que me arregle el baño, no podemos usarlo, también los techos están agrietados y solo tenemos 2 habitaciones para 5 personas. Mi hijo, que también sufre la misma enfermedad, no tiene cama porque se rompió por su sobrepeso”, lamentó la mujer. 

Comentó que cobra una pensión, es su único ingreso y no le alcanza para adquirir los alimentos para su familia. 
"Tengo todos los chicos en la escuela, mi hijo va a la Industrial con ayuda de los docentes y los padres. Mi otra hija está en el Seminario. Cuando me sentía bien, hasta hace algunos años atrás, yo trabajaba en limpieza y cuidaba enfermos, pero ahora no lo puedo hacer. El ministro de Desarrollo Social me dio herramientas de trabajo y estoy muy agradecida, pero no puedo trabajar. Primero que las condiciones de mi vivienda no está apta para vender comida, está toda agrietada y segundo porque no estoy bien de salud. Tengo una hija con retraso madurativo y también necesita asistencia", concluyó en forma de ruego.

Otras Noticias