UN ejemplo de superación

Laura vive con su familia en un colectivo y ahora es profesora

Sin las necesidades básicas logró estudiar Lengua y Literatura con la esperanza de un futuro mejor. Hasta ahora solo la ayudó el intendente Raúl Jalil.
lunes, 14 de octubre de 2019 · 02:07

Hace un año en las páginas de este diario se daba a conocer la dramática situación de una mujer que vivía con su familia en un colectivo viejo, en un terreno ubicado en inmediaciones del “Camino de la Virgen” en Valle Viejo. Hasta ahora los integrantes de esta familia siguen viviendo en las mismas condiciones, pero luchan a diario para poder salir adelante. Como una muestra de querer cambiar hasta ahora su realidad, comenzaron con mucho esfuerzo a juntar materiales de construcción para levantar una pieza y un baño.

Laura y su familia decidieron instalarse dentro de una vieja unidad de transporte que unos amigos les proporcionaron, y allí sigue viviendo junto a su pareja y un niño de 4 años en condiciones muy precarias: sin baño y sin los servicios elementales. Sin embargo, esa realidad jamás fue un impedimento para alcanzar sus sueños y recientemente logró uno: su título de profesora de Lengua y Literatura, y así espera que se le abran las puertas de un porvenir mejor.

Su pareja vende planes de ahorro en una firma automotriz y lo que allí percibe apenas les alcanza para comer, pero también con esos pocos ingresos y la ayuda de mucha gente comenzaron a levantar su casita en la zona de Polcos, en el mismo departamento Valle Viejo.

En diálogo con El Ancasti, Laura comentó que con mucho sacrificio pudo estudiar y ahora espera poder trabajar para mejorar sus condiciones de vida. “Me ha costado mucho porque es muy difícil estudiar sin tener los recursos necesarios y viviendo en estas condiciones, pero sí se puede, y yo me he recibido de profesora de Lengua y Literatura en el IES Gobernador José Cubas; estoy contenta de este logro y espero pronto poder conseguir trabajo para que podamos terminar nuestra casita para darle a nuestro hijo un techo. He dejado currículum en muchos lugares y espero tener la suerte de que me llamen”, dijo la joven madre visiblemente emocionada, pero con orgullo por el logro alcanzado.

Recordó que después de la nota publicada por este diario el año pasado, pudo obtener la ayuda de algunas familias, pero, paradójicamente, muchos organismos no dieron respuesta a sus pedidos.

“Cuando salió la nota en el diario vino gente a colaborarnos, pero lamentablemente tengo que decir que me he cansado de golpear las puertas en muchos organismos oficiales sin que me den una respuesta. Solo de la Municipalidad de Capital he recibido una ayuda importante, pero nadie más, ni siquiera el intendente de Valle Viejo (Gustavo Jalile) -a quien conocemos y conoce a mis padres porque lo acompañaron en su actividad política-, nos ha escuchado a pesar de que vivimos en Valle Viejo. Es triste escuchar como respuesta que no tienen recursos para ayudar a las familias que necesitan cuando vemos que dilapidan dinero en las campañas políticas con la impresión de cartillas, carteles y otras tantas cosas en que malgastan el dinero”, cuestionó.

Esperanza

Por último, Laura remarcó que para poder trasladarse a su casa necesita terminar el techo y algunas aberturas. “Hemos levantado nuestra casita en un terreno que heredé de mis abuelos en Polcos hasta la altura del techo, y ahí paramos porque la plata ya no alcanza para nada; nos faltan las chapas, una puerta y una ventana”, expresó.

Otras Noticias