harán el primer chacco y esquila de vicuña

La Comunidad Aborigen de La Angostura lucha para evitar la migración

En noviembre, la comunidad tendrá la oportunidad de esquilar por primera vez los animales preservados.
domingo, 13 de octubre de 2019 · 02:05

Bernardo Gutiérrez, cacique de la Comunidad Originaria La Angostura, en el departamento Belén, dijo que a través de la presentación de proyectos y mejoras que tuvieron en la comunidad pronto podrán hacer su primer chacco (encierro) y esquila de vicuña como comunidad aborigen. La actividad, además de ser una lucha ganada para los originarios, podrá incrementar las ganancias de los pobladores ya que contarán con lana para hacer tejidos. Estiman que tienen en el territorio ancestral cerca de 2.000 ejemplares, que por estar protegidos no podían ser esquiladas. Gutiérrez dijo que la comunidad necesita generar mayores ingresos para evitar el éxodo de los jóvenes, quienes acorralados por la falta de posibilidades se deben ir del lugar, quedando hoy solo 14 familias.
La Comunidad Aborigen La Angostura está a más de 500 kilómetros de la Capital catamarqueña; allí los más de 60 habitantes de la comunidad originaria viven del tejido, la cría de llamas y plantación de papas andinas. Los chicos asisten a la escuela primaria pero el nivel secundario lo deben hacer a 50 kilómetros, en Laguna Blanca.

Gutiérrez contó a El Ancasti que durante los últimos años tuvieron grandes avances en la zona, pero que el objetivo principal es que las familias tengan ingresos para subsistir en el lugar.

El primer chacco y esquila de vicuñas será un avance y se realizará el 16 de noviembre; el segundo, al terminar el mes próximo e invita a toda la comunidad a participar de esta tarea.

Contó que a través del Programa Alianzas Productivas como instrumento del Proyecto de Inclusión Socioeconómica en Áreas Rurales (Pisear) pueden contar con el corral para las vicuñas, también con baños, cuadriciclo, agua potable y energía solar.

“Fueron años de muchos avances. El gobierno actual nos ayudó a conseguir el financiamiento de programas y con el esfuerzo de toda la comunidad logramos invertir los fondos en todo lo que nos hacía falta y que estaba incluido en el proyecto. Pero nos faltan mayores recursos, es decir que la gente pueda tener más ingresos y no deba irse. Solo dos personas trabajan en el Estado, los demás viven del tejido y el ganado. Cuando la gente se va no vuelve. Aquí pasaron generaciones sin agua y sin luz; ahora tenemos todo y queremos seguir trabajando para preservar nuestros territorios, donde vivieron nuestros ancestros, y nuestras riquezas naturales", concluyó.

Otras Noticias