EZEQUIEL CAMPA

"Con Dicky Del Solar quise hacer una exageración pero a veces está cerca de la realidad"

jueves, 3 de diciembre de 2020 · 13:29

Esta semana, junto con la difusión de antiguos tuits en los que el capitán de los Pumas, Pablo Matera, y otros dos integrantes del plantel (Guido Petti y Santiago Socino) realizaban comentarios discriminatorios, "Dicky Del Solar" se convirtió en tendencia en las redes. Dicky es un personaje de ficción creado por el humorista Ezequiel Campa (44). Se trata de un rugbier de la zona norte, muy apegado a sus valores morales y a sus privilegios de clase, que expresa en sus videos -difundidos en su canal de Youtube- ideas similares a las de los integrantes de la selección nacional de rugby.

“Sería muy soberbio de mi parte decir que esto lo vengo diciendo desde hace tres años --cuenta Campa, el padre de la “criatura” a Télam--. Me parece que hay cosas que son producto de la casualidad y otras que tienen que ver con que ellos me dan tema. El rugby me gana siempre. Con Dicky intenté hacer un subrayado, una exageración, pero noté que a veces no está tan alejado de la realidad, sino bastante cerca”, asegura y explica que entiende las sanciones que se le aplicaron a Matera y a los demás, por ser capitán e integrantes de la Selección argentina.

“De todos modos, en este contexto creo que los tuits con expresiones discriminatorias son algo menor. Son cosas que suceden en las redes, esas cloacas en las que vale todo. Más grave es la muerte a patadas de Fernando Báez Sosa, en enero en Villa Gesell. Grave es maltratar a las empleadas domésticas, fajar a un pibe en una disco. Grave es hacerle bullying a un chico en un club porque no tiene doble apellido”, enumera Campa quien de inmediato aclara que, como humorista, no se siente con derecho a erigirse en faro moral del ambiente del rugby ni de la sociedad.



También se ocupa de señalar que ciertas conductas no son solo patrimonio del ambiente del rugby: “Sería hipócrita decir que el éxito de Dicky es porque denuncia a un estereotipo. Creo que a la gente le gusta porque todos tenemos algo de fachos y de miserables, que son conductas inherente a la condición humana. Todos alguna vez y en alguna circunstancia fuimos un poco xenófobos o detestamos a una minoría”.

(21) Ezequiel Campa en Twitter: "acá, esperando que algún pelotudo me escriba NO TODOS LOS RUGBIERS SOMOS IGUALES..." / Twitter

Un rugbier con valores morales

El humorista especialista en stand up recuerda que el personaje del rugby cristiano y conservador nació a fines de 2017. Había ido a San Isidro a hacer un trámite y encontró las calles empapeladas de carteles y consignas en contra del aborto, un tema que por entonces debatía el Senado.

“Imaginé un personaje que fuese rugbier ultra-mega-católico y conservador que estuviera en contra del aborto. Empezó con ese tema y se fue transformando en un opinólogo de cualquier otro", explica Campa, que tiene 140 mil seguidores en su canal de Youtube, 131 mil en Twitter, 213 mil en Instagram y 112 mil su página de Facebook.

Esta semana, solo en Youtube, el video en el que Dicky Del Solar justificaba que los Pumas no habían realizado un homenaje a Diego Maradona fue visto por más de 200 mil personas en un solo día. “No sabíamos que Villa Fiorito quedaba en la Argentina. No figura en el mapa de Nordelta”, dice el personaje, dotado de toda la ironía y el humor negro de su creador.
"El mundo del rugby está teñido por la hipocresía y el clasismo". había dicho Campa en febrero, tras el asesinato de Fernando Báez Sosa, bajo las patadas de un grupo de rugbiers de Zárate. Sabe de qué habla porque jugó en el Club Atlético San Isidro (CASI) entre los 6 y los 19 años.

“Me fui porque me cansé. Me metí en el mundo del teatro y me interesó más. No me quedan amigos de esa época, cuando empecé a actuar cambié de círculo”, aclara el hombre que estudió en el Colegio Marín de San Isidro, y vivió en esa localidad pero también en Olivos, en Pilar, en Núñez y en varios barrios porteños. “La gente cree que soy 'cheto' pero yo les re mil juro que no. Antes 'cheto' era el que tenía campos y se iba de vacaciones a Punta del Este. Hoy la vara bajó y 'cheto' es el que puede llegar a fin de mes”, argumenta.

En tren de marcar sus diferencias con aquel ambiente que frecuentó durante su niñez y su adolescencia, Campa cuenta que hace treinta años que lo dejó, y que ni siquiera sabe si los códigos son los mismos.



“Cuando surgió Dicky algunos de mis conocidos de esa época me agradecieronque contase lo que pasaba, ya que habían tenido experiencias feas de discriminación o violencia. Me resultó curioso porque era gente que yo pensé que la pasaba bien ahí”.

Pero también hubo otras repercusiones: “Todos los días me escriben para quejarse, que los rugbiers no son así o que al menos todos no son así. A veces son agresivos pero desde la impunidad de las redes, sin un nombre, un rostro. Nunca me pasó que viniesen de frente a putearme por la calle, mano a mano”. Campa acepta estas críticas como parte del juego de estar en las redes, de las que le gustaría irse, pero que le resultan esenciales para publicar contenidos y difundir la agenda de sus espectáculos.

Otras Noticias