sábado 2 de julio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Abuso en el Norte

"Yo gritaba por ayuda, pero él me pegaba y amenazaba diciendo 'te voy a cortar'"

Estremecedor relato de la víctima en la denuncia. El autor fue reconocido anoche. Gravísimo hecho de ataque sexual y robo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de mayo de 2022 - 23:22

La mujer de 47 años, víctima de un gravísimo hecho de abuso sexual y robo ocurrido en el norte de la ciudad el viernes a la mañana, reconoció anoche a su victimario en la rueda de reconocimiento. El individuo pasó a calidad de detenido y el fiscal Alejandro Gober, a cargo de la investigación del hecho, determinará la imputación y posteriormente será indagado.

La víctima realizó un estremecedor relato en la denuncia tras al hecho, en el que se evidencia la gravedad del caso, enmarcado en un complejo contexto social de inseguridad en donde las mujeres son las víctimas más vulnerables.

En su testimonio, al que El Ancasti tuvo acceso, la mujer relató en detalle lo sucedido. Todo ocurrió alrededor de las 5.50 del viernes. Ella había salido para ir a su trabajo y esperaba a un compañero que pasa en su automóvil por la esquina de su casa.

"A unos 30 metros de donde yo estaba, hacia el este de mi domicilio, veo que una persona de sexo masculino que se trasladaba en una bicicleta, dio dos vueltas a la manzana en actitud sospechosa, pasando por frente de donde yo estaba por sobre avenida Choya, luego de completar la segunda vuelta, dejó tirada esta bicicleta en la esquina de avenida Choya y 20 de Junio y se dirigió hacia mí", contó.

Dijo que rápidamente ella intentó correr pero el sujeto la alcanzó. "Tras un forcejeo en el cual yo solamente pude defenderme con un empujón, este individuo me agarró fuertemente desde mi espalda cruzando uno de sus brazos por mi cuello y me llevó hacia el portón de una casa que queda sobre la avenida Choya (casi esquina Panamá) y da justo al lado de un terreno baldío, logrando con este accionar debilitarme sin permitir que yo pueda escapar, ya que sentía que me estaba asfixiando", relató.

Dijo que en todo momento le pidió que la dejara y que se llevara su cartera, "pero su intención evidentemente no era solo robarme, por lo que mientras me apretaba con su brazo en el cuello, me apoyaba con algo punzante que tenía. Entre el miedo y la falta de aire, yo sentía que se me iban las fuerzas, por lo que aprovechando mi situación, esta persona me arrastró hasta el sitio baldío y ya con mi movilidad reducida al haberse roto mi campera, este hombre me tiró en medio de la vegetación, basura y escombros que hay en el lugar", aseguró.

Contó que en todo momento gritaba pidiendo ayuda, "pero él todo el tiempo agresivo, con golpes de puño en distintas partes de mi cuerpo y mi cara, me decía que me callara, mientras que se subía sobre mí y comenzó a tocarme (...) haciéndolo, como dije, siempre de modo agresivo", relató la víctima.

Expresó que el individuo logró sacarle parte de sus prendas como también se sacó las suyas para abusar de ella. Que estuvo siempre bajo constantes amenazas y diciéndole que no grite: "'Te voy a cortar, no grités', me decía y como yo sabía que tenía un elemento punzante, no gritaba, pero sí luché contra él para sacarlo de encima, llegando a rasguñar su rostro, pero esto no lo detuvo; todo lo contrario", relató.

Tras cometer el ataque contó que el malviviente le exigió que le entregara el celular, se vistió y huyó en la bicicleta.

Dijo que después se levantó como pudo y al ver que había gente en la parada de colectivos se dirigió hasta allí y dos mujeres que estaban en el lugar la ayudaron. Subieron en el colectivo de la línea La Rubí 106 que justo pasaba y, en ese mismo vehículo la trasladaron hacia la sede del Grupo GIR, en donde fue asistida y se solicitó personal del SAME.

Detenido

El fiscal Alejandro Gober ordenó inmediatas medidas tras tomar conocimiento del hecho. El sospechoso fue arrestado esa tarde del viernes. Fue identificado como Aaron Yuseel Sierras, de 30 años.

Mónica Acosta: una agresión sexual seguida de muerte

El 22 de enero de 2010, Gloria Mónica Acosta (28), una joven médica, había salido a caminar sobre la avenida Virgen del Valle. En inmediaciones de la Gruta de la Virgen, fue interceptada por Julio Alberto Lucero (28), un conocido del sistema judicial. Al momento de cometer el crimen, Lucero había cumplido una condena de ocho años por la violación de un niño. Ayer el tribunal lo declaró reincidente por primera vez.

Lucero sorprendió a su víctima, la golpeó y arrastró hacia un descampado, allí abusó de ella y la mató golpeándola con una piedra. A finales de abril, fue juzgado en la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Tercera Nominación y por unanimidad fue hallado culpable del delito “abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte”. En consecuencia, fue condenado a prisión perpetua.

Inicialmente Lucero admitió su participación en el hecho pero dijo que ese día había mantenido relaciones sexuales consentidas con la víctima y que ésta había muerto al caérsele accidentalmente una piedra encima. El fiscal Ruben Carrizo, entre otras pruebas, destacó los testimonios de dos personas –una de ellas patrón de Lucero-. Ambos habían afirmado que habían dejado al acusado en la ciudad el 22 a las 4 de la madrugada.

También se aludió a las prendas de vestir que se le secuestraron al imputado, todas manchadas con sangre de la víctima, según corroboraron estudios de ADN. A la vez, mencionó que al allanarse la casa de Lucero se halló en el lugar el chip del celular de la mujer.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar