jueves 29 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
"Javito" Álvarez, el primer antecedente

Viejas rencillas que terminaron con una "emoción violenta"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
4 de septiembre de 2022 - 00:10

“Ese día fueron aproximadamente tres o cuatros piedras. Era normal que cayeran piedras por eso no nos metimos adentro; siempre ocurre. Cuando hay pelea y cuando no hay también”, había contado un vecino. Entre los Juárez y los Álvarez hubo una serie de hechos previos, que de un modo u otro enfrentaban a estas familias. Las rencillas habían comenzado hacía unos años y jamás se habían resuelto.

La noche del 9 de enero de 2013, dos familias se enfrentaron en una gresca.

Los Juárez y los Álvarez pelearon. No faltaron insultos ni golpes de puño; se golpearon con fierros, palos y una pala ultimó la vida de Javier Álvarez, más conocido como ‘Javito’. Ambas familias resultaron con graves heridas.

Entre las 21.30 y las 22, Javier Álvarez se encontraba frente a su casa y luego de un intercambio de insultos y de arrojar piedras al taller de chapas pintura (propiedad de la familia Juárez), sale Juárez (h), quien portaba un elemento. Algunos testigos dijeron un trozo de madera y otros un hierro de unos 80 centímetros de largo. También salió su padre, Juan Carlos, con un elemento similar al de su hijo en las manos y acompañados de un perro de raza rottweiler. Los Juárez llegaron frente a la vivienda de Álvarez, donde se encontraban padre e hijo.

De esta manera, se produjo una pelea entre ambas parejas de padre e hijo. En esa contienda, resultó agredido físicamente Álvarez (p) en el brazo izquierdo, lo que ocasionó su caída al piso y luego el perro de la familia Juárez le causó otras lesiones de consideración. Después de esta agresión, la reyerta continuó aún más enfervorizada, esta vez entre Juárez (hijo) y “Javito” Álvarez. Ambos jóvenes tenían en sus manos elementos contundentes. Juárez (hijo) al parecer tenía una pieza de madera o hierro de unos 80 centímetros de largo y Álvarez (hijo) una pala de mango corto. De este modo, Juárez (h) con reiterados y certeros golpes en la cabeza con el elemento contundente que portaba, ultimó a Javito. Las lesiones recibidas le causaron un traumatismo severo de cráneo, con fractura ósea y pérdida de masa encefálica.

En julio de 2014, la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Primera Nominación, declaró culpable a Juárez (hijo) como autor penalmente responsable del delito de “homicidio en estado de emoción violenta”, condenándolo a la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo y a Juárez (padre) culpable en el delito de “lesiones graves”, con una condena de dos años de prisión de ejecución condicional.

Los magistrados de esta Cámara indicaron que se acreditó como antecedente la existencia de una intolerancia vecinal. En el fundamento de la sentencia, los magistrados citaron una frase del célebre maestro español José Ortega y Gasset: “El hombre no es solo él sino también sus circunstancias”.

Tras las jornada de debate, quedó en evidencia la existencia de hechos previos, de agresiones personales verificadas en contra de los integrantes de la familia Juárez, hechos circunstanciados en presentaciones judiciales en las que se denuncian desde situaciones similares a las que se observaron (escaramuza sobre el taller de los Juárez) hasta la imputación de hechos contra la propiedad presuntamente llevados a cabo por personas integrantes de la otra familia involucrada. Tales actos demostrativos de contrastes existentes entre los mencionados (de carácter vecinal, personal y hasta por motivos laborales), los que fueron vivenciados y relatados en audiencia de debate por los testigos que tuvieron ocasión de sufrir dichos embates.

Al momento del examen médico pertinente, se observó a Juárez hijo avergonzado y angustiado, rompiendo en llanto en reiteradas ocasiones, estimación a la que debe sumarse lo por él expuesto al finalizar el debate. Esta ocasión se manifestó arrepentido por lo sucedido, pidiendo perdón a los padres de Javito, exaltando que su intención no fue la de matar.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Juicio. En la Cámara de Sentencia en lo Criminal de tercera nominación.

Te Puede Interesar