sábado 17 de febrero de 2024
Cara y cruz

Un gabinete para la cincha

Los misterios que envuelven la conducta que asumirá Javier Milei como Presidente y la certeza de que habrá una restricción importante de los ingresos provinciales signan la reconfiguración del gabinete de Raúl Jalil en el inicio de su segundo mandato como gobernador.

Los cambios consisten en enroques, no hay figuras nuevas salvo que se considere como tal al secretario de Hacienda de la Municipalidad de la Capital, Juan Marchetti.

La novedad, sin embargo, es relativa: Marchetti fue director en el equipo de Hacienda que comandaba Susana Peralta durante la intendencia de Jalil en la Capital y continuó durante la gestión de Gustavo Saadi. Su incorporación al equipo provincial, en calidad de ministro de Infraestructura y Obras Civiles, es la que indica con mayor claridad el sentido de los cambios introducidos, que apuntan a ajustar la administración de los menguados recursos para sacarles el mayor provecho posible.

Jalil entiende que Marchetti ha acumulado la suficiente experiencia en el terreno económico como para desempeñarse eficazmente en una cartera sobre la que basa gran parte de la identidad política de su gestión. El de las obras públicas es precisamente uno de los campos en los que Milei ha puesto el ojo para reducir gastos y el gobernador considera que será necesaria allí más pericia para la economía y las finanzas en tren de obtener recursos que para la ejecución de las obras propiamente dichas.

El actual titular de Infraestructura y Obras Civiles, Eduardo Niederle pasará a comandar el Ministerio de Agua, Energía y Medio Ambiente, que tendrán prioridad en la inversión por tratarse la prestación de servicios de un tema particularmente sensible para la orientación del humor político.

En la misma línea de adaptar la administración a los tiempos de alforjas flacas se inscribe el pase de Lucas Zampieri desde Agua, Energía y Medio Ambiente a Salud, y del ministro de Gobierno, Juan Cruz Miranda, a Producción.

Zampieri asumirá en lugar de Manuela Ávila en una cartera tradicionalmente conflictiva, en la que se invirtió en infraestructura hospitalaria pero las dificultades son severas en lo que concierne al personal y los insumos. La misión del nuevo ministro será poner la gestión a la altura de las inversiones ya hechas, que incluyen los trabajos de ampliación y refacción del Hospital San Juan Bautista.

Miranda reemplazará en Producción a Dalmacio Mera. También se ve venir la tijera en los fondos para promover la actividad productiva y habrá que afinar el lápiz para su asignación.

En el ministerio de Gobierno tomará las riendas Fernando “Fano” Ávila, un hombre de estrechísima confianza de Jalil que enfrentará de entrada el fuerte conflicto que hay entre el Gobierno y el Poder Judicial, que empieza a impactar en la prestación del servicio de justicia. Se trata de una controversia singular, para cuya resolución no puede contarse con el auxilio de la conciliación obligatoria: la patronal de los judiciales es la Corte y patronal y empleados presionan juntos por fondos adicionales sobre el Gobierno. Es un conflicto de poderes en toda la línea y requiere una solución política tendiente a unificar criterios administrativos.

Fueron ratificadas Alejandra Nazareno en Hacienda y Verónica Soria en Trabajo, dos carteras que acentuarán su rol clave en la etapa que viene. También fue confirmado Fidel Sáenz como ministro de Vivienda, Jalil quiere que la cartera continúe teniendo protagonismo y calado político.

En muy buenos términos se aleja de Cultura y Turismo Roberto Brunello. Su puesto será cubierto por la actual secretaria de Cultura, Daiana Roldán. También deja el puesto de ministro de Industria Lisandro Álvarez, que será suplantado por el secretario de Política Industrial, Sebastián Caria.

En términos generales, es un gabinete para la cincha, que en cualquier lectura será más benévola que la motosierra.

Los intendentes recibieron ayer un mensaje menos cifrado en este sentido. El Gobierno les dará auxilio para pagar el aguinaldo, pero no en forma de aportes extra sino a través de un crédito.

Se acabó el potrero de engorde y hay que adecuar la dieta para no caer en el ayuno compulsivo.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar