miércoles 17 de abril de 2024
Cara y Cruz

Tensión inmobiliaria

El flamante jefe regional de la ANSES, Pablo Agüero, anunció apenas confirmó su asunción que se propone...

El flamante jefe regional de la ANSES, Pablo Agüero, anunció apenas confirmó su asunción que se propone recuperar para la Nación la manzana capitalina formada por las calles Chacabuco, Ayacucho, Mota Botello y Caseros, donde funcionan dependencias del Ministerio de Salud de la Provincia.

El funcionario inscribe esta idea en la política de restricción de gastos que lleva adelante la gestión libertaria a la que responde. Proyecta instalar en ese espacio todas las delegaciones de organismos nacionales que hay en Catamarca, lo que permitiría economizar en alquileres.

El problema es que el dominio de la manzana le fue transferido a la Provincia por una ley que se publicó en el Boletín Oficial el 17 de noviembre de 2021, formalizando una situación de hecho que llevaba décadas.

La administración de la salud pública de Catamarca tiene su sede allí desde 1950, cuando se terminó de edificar el Centro Sanitario diseñado por el arquitecto Mario Roberto Álvarez, quien proyectó también los centros sanitarios de Tucumán, Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Corrientes en el marco del plan de salud pública del doctor Ramón Carrillo, primer ministro de Salud Pública de Juan Domingo Perón. Dista una cuadra del Hospital de Niños, inaugurado también en 1950 por Eva Perón junto con el Hogar Escuela. Es decir: se trata de un espacio de alto valor arquitectónico, histórico y cultural para los catamarqueños, que está en manos de la Provincia desde hace más de 70 años.

“La transferencia – consigna la ley sancionada y promulgada en 2021- se efectúa a título gratuito, con el cargo a que la beneficiaria destine el inmueble al desarrollo exclusivo de la actividad y gestión de la salud pública”.

La norma establece un plazo de diez años para el cumplimiento del cargo bajo pena de que el dominio se restituyera a la Nación, condición más bien superflua porque las instalaciones nunca se utilizaron para otra cosa.

No puede negársele astucia política a Agüero.

Como dirigente libertario se mantuvo hasta ahora más bien entre bambalinas, desempeñando tareas operativas de organización proselitista y cumplimento de requisitos formales del sector que no estuvieron exentas de polémicas, aunque obtuvieron su reconocimiento en el acceso de su esposa, Verónica Vallejos, a una banca de la Cámara de Diputados.

La Libertad Avanza se circunscribió hasta ahora defender retóricamente la motosierra de Milei y cuestionar en el mismo terreno la gestión de Raúl Jalil. Agüero le proporciona ahora un asunto muy específico y local para confrontar con el Gobierno. Bien podría traducirse en propuesta para debatir en la Legislatura.

Los libertarios tienen cinco brazos para remar en Diputados un proyecto que sería toda una novedad, ya que en lugar de los tradicionales reclamos a la Nación por predios y recursos se pasaría a pedirle que acepte la devolución de una manzana después de siete décadas de usufructo.

Lo extraño de la propuesta, que consiste en hacerle a la Casa Rosada concesiones adicionales a los recortes que viene ejecutando sobre el presupuesto provincial, no solo serviría para plantarse frente al oficialismo, sino también para diferenciarse de radicales y macristas.

Esto demandaría la sanción de una nueva ley en el Congreso para derogar lo decidido en 2021. Habría que ver qué opinan al respecto los ocho legisladores nacionales catamarqueños.

“Toda esa manzana es de la Nación. La Provincia tiene un comodato y entiendo que tranquilamente los organismos públicos nacionales podrían funcionar allí”, consideró Agüero, quien aporta a la pelea Nación- Provincia la tensión inmobiliaria.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar