jueves 23 de junio de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Lo expresó Vilma Molina

"Tengo una carrera judicial escalón por escalón, completa"

A principios de mes presentó su renuncia para retirarse. Hasta el 30 de junio continuará en funciones.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de junio de 2022 - 01:10

"Es un honor inmenso que me hayan designado como trabajadora del Poder Judicial y como mujer también", había expresado Vilma Molina el día que juró como ministra de la Corte de Justicia de Catamarca, en noviembre de 2016. Tras una carrera de más de 40 años como abogada, con 35 años de ejercicio en el ámbito judicial, a principios de mes presentó su renuncia al gobernador Raúl Jalil. Hasta el 30 de junio continuará en funciones y a partir del 1 de julio comenzará una nueva etapa en su vida.

“Tengo una carrera judicial escalón por escalón, completa”, expresó la ministra Molina. Su actividad profesional comenzó en 1981 tras recibirse de abogada en Córdoba, donde ejerció la profesión durante un tiempo. En 1985 regresó a Catamarca y se desempeñó como asesora en la Fiscalía de Estado durante un par de años. Luego, ejerció como secretaria en el Fuero Civil.

Durante 20 años ejerció como jueza Laboral, hasta que en 2010 ascendió a camarista en la Cámara Civil, Laboral, Comercial, Menores, Familia y Minas. Molina remarcó que se desempeñó durante casi una década en una Cámara Multifuero, con todas las materias, menos Penal.

En 2016, la entonces gobernadora Lucía Corpacci presentó un proyecto para ampliar el número de la Corte de Justicia. De tres integrantes se pasó a cinco. La exprimera mandataria había propuesto a Molina y a Miguel Figueroa Vicario.

“Haber participado durante tantos años en todas las áreas del Poder Judicial, menos en la parte Penal, me dio, primero, el contacto con la gente y mucha experiencia sobre las necesidades, urgencias, problemáticas y necesidades de transformación. El Poder Judicial tiene la responsabilidad de responder a una cantidad inmensa de problemáticas que son inagotables, permanentes y constantes. Creo que no hay trabajo individual que pueda dar respuesta. Siempre el trabajo es institucional, en grupo, en el que uno se desempeña. No hay un trabajo individual. Las respuestas son en la medida que se puede. Siempre evoluciona, se transforma, crece pero nunca es suficiente”, consideró.

Decisión personal

Al haber alcanzado la edad jubilatoria, la ministra Molina consideró que ya había cumplido un ciclo. Por ello decidió presentar su renuncia para acogerse al beneficio jubilatorio. De esta manera, cumplió con el mandato constitucional y, a la vez, la magistrada puso en evidencia su vocación republicana.

“Cumplo con mi deber legal de renunciar a la Justicia al haber obtenido el beneficio jubilatorio”, había expresado, al presentar su carta de renuncia al gobernador Jalil. Sobre esta decisión, remarcó que todas las personas que se jubilan tienen una experiencia personal distinta.

“Creo que aporté todo lo que he podido. El valor principal en la vida es el trabajo y he trabajado incansablemente. Es tiempo de descansar. Las herramientas indispensables en la vida son el compromiso con la tarea y permanente”, aseguró.

Vilma Molina es la tercera mujer que integra la Corte de Justicia de Catamarca. El precedente lo sentó Juana Vaccaroni. Luego, la exministra Amelia Sesto de Leiva. Durante 2019 y 2020, Molina ejerció la presidencia del máximo tribunal de Justicia catamarqueño. “Antes hubo mujeres. Siempre la mirada de la mujer es fundamental. Ante todo, el compromiso”, enfatizó.

Sobre su historia familiar, la ministra destacó que es hija de Manuel Isauro Molina, un nombre asociado con el “Catamarcazo” de 1970. “Cuando uno crece en una familia, en la que la vida social no le es indiferente y que lucha por mejorar desde donde está, es una lucha permanente el reconocimiento de los derechos. Hacer justicia es muy pretencioso, pero sí se pueden resolver los conflictos en el menor tiempo posible, ajustado a la Ley. Es una cuestión que se vincula con el compromiso que tuvo mi familia históricamente”, valoró. n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Adhemar Capital. según la denuncia, la escribana era parte de la empresa.

Te Puede Interesar